23 de julio del 2000
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Al DIA
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Entrevista

Theodore Panayotou  
El Norte debe pagar

En diálogo con Tierramérica,   el reconocido especialista de Harvard Theodore Panayotou analiza el rol de los países del Sur en el control del cambio climático.   El académico apoya la tesis   de que en lugar de exigir costosos compromisos de reducción de emisiones a las naciones del Sur, el mundo industrializado debe compensarlas por los daños que les ha causado desde la Revolución Industrial.
Theodore Panayotou
 

La comunidad internacional se prepara para la conferencia de La Haya en noviembre, donde se intentará dar un nuevo vigor al Protocolo de Kyoto, firmado en 1997. Entonces, los países industrializados, principales causantes del calentamiento global a través de emisiones de gases de efecto invernadero, se comprometieron a reducirlas a niveles de 1990 para el año 2008-2012. Ahora, quieren que el Sur también reduzca sus emisiones. Esa es la condición interpuesta por Estados Unidos para ratificar el Protocolo, y algunos países del Sur ya están diseñando propuestas en ese sentido. ¿Estamos en el camino correcto?

 
 

El reconocido especialista de Harvard Theodore Panayotou analiza el rol de los países del sur en el control del cambio climático.

Director de programas ambientales en el Institute for International Development y en el Center for International Development, en la Universidad de Harvard, Theodore Panayotou ha investigado durante los últimos años las relaciones entre cambio climático y desarrollo. Este especialista considera que los compromisos de Kyoto se quedaron cortos frente a la magnitud del problema y sugiere que en la búsqueda de soluciones prime el criterio de equidad.

¿El calentamiento global afectará igual al Sur que al Norte?

Se presume que habrá diferentes grados de incremento de temperatura en las diversas regiones del mundo y, por lo tanto, que los efectos serán diversos.

Lo interesante aquí es que no importa de dónde vengan las emisiones, los impactos serán distribuidos desigualmente en el planeta. Aunque la evidencia es limitada, se cree que estos impactos serán más serios en los países tropicales (Sur) que en los temperados (Norte). Sobre todo en la agricultura (crisis alimenticia), la salud (mayor incidencia de enfermedades como malaria, dengue, fiebre amarilla) y en las zonas costeras, debido a los efectos del aumento del nivel del mar..

¿Por qué los trópicos?

Por varias razones. Una es que en los trópicos, la temperatura no cambia de estación a estación y por ello, un pequeño cambio aunque sea de uno o dos grados- puede tener efectos significativos. Además, los trópicos son más vulnerables a las condiciones extremas del clima, sus suelos, por ejemplo, son más propensos a la erosión. Por otro lado, estos países dependen más de la agricultura y de los recursos naturales que el mundo industrializado y, tienen menos capacidad de respuesta, no tienen infraestructura, ni recursos para enfrentar o adaptarse a los efectos del cambio climático.

En cambio, los países temperados se verían poco afectados en general, e incluso se verían beneficiados, por ejemplo, al aumentar la productividad agrícola debido a estaciones de siembra más larga o al incrementarse las actividades de esparcimiento a causa de inviernos más cortos.

Aunque para muchos la variable Norte Sur está pasada de moda, en el tema del cambio climático parece no ser así ¿Está de acuerdo?

Sí totalmente, especialmente si por Sur nos referimos a los países tropicales y por Norte, a los temperados. Y hay cuatro claves para entender la posición actual de los países del Sur. Primero: son quienes contribuyeron menos al problema del calentamiento global, pues si analizamos históricamente las emisiones durante los últimos 150 años, la mayor parte de éstas provinieron del Norte. Segundo, los países del Sur recibieron la mayor parte de los daños, y ya lo estamos comenzando a ver, con los desastres naturales, el Niño, etcétera. Tercero, son los menos preparados para defenderse o adaptarse al cambio. Y cuarto, los países industrializados les piden hoy que asuman compromisos para reducir sus emisiones en un momento de su desarrollo en que se están moviendo de la agricultura a la era industrial, y por tanto sus emisiones crecen. Mientras en el Norte, la tendencia es contraria, ya que se mueven de una sociedad industrial a una de servicios, a una sociedad postindustrial.
Muchos están estabilizando sus emisiones y algunos incluso las reducen.

¿Deberían o no los países del Sur asumir compromisos de reducción de emisiones, tal como lo propone Estados Unidos?

-Debo decir que lo que los países desarrollados hicieron en Kyoto no es muy impresionante. Fueron a Kyoto y después de mucho protestar, accedieron a firmar lo inevitable, es decir, se comprometieron a hacer algo que ya estaba pasando, que ya pasó, que es la reducción de las emisiones en el Norte. Ellos ya sabían esto, fueron, firmaron y dijeron que hicieron la gran cosa. Y ahora esperan que los países en desarrollo firmen lo imposible. Ellos firman lo inevitable y quieren que el Sur firme lo imposible.

¿La comunidad internacional está entonces perdiendo el tiempo tratando de dilucidar como llegar a la "participación significativa" del Sur en el Protocolo?

-Pienso que en las condiciones actuales, los países en desarrollo no deberían hacer nada. Pienso que Kyoto no ayudará a controlar el cambio climático, pero tampoco se logrará hacerlo sin la participación de los países en desarrollo.

¿Es un problema de tiempo, de decidir cuándo los países en desarrollo pueden empezar a asumir compromisos?


-No, es un problema de equidad. Nosotros proponemos que los países desarrollados paguen a los países del Sur por los daños que les han causado, durante el siglo y medio en que produjeron emisiones a la atmósfera. Debería hacerse una evaluación de cuánto daño ha producido esta concentración de gases desde la Revolución Industrial, en América Latina, en el sudeste asiático, en el Africa subsahariana, etc... y proponer una compensación. En este sistema, se evalúa, país por país, cuál ha sido su contribución al cambio climático global, y al mismo tiempo, en qué medida ha sido víctima de los daños. Si la contribución es mayor al daño sufrido, entonces paga. Si es al contrario, recibe un pago.

¿A través de qué instrumentos concretos se llevaría a cabo?

-Hay varios instrumentos. Por ejemplo, se puede otorgar a los países en desarrollo grandes presupuestos de carbón. Es decir, si un país crece al 5 por ciento pero, debido al estado de su desarrollo, produce 7 por ciento de emisiones, le permites seguir con ese 7 por ciento, no lo obligas a reducirlas. Se trata de dar mucho espacio a los países del Sur, para que sigan creciendo y, al mismo tiempo, puedan encontrar nuevas tecnologías para ir reduciendo sus emisiones.

¿Sería popular una idea como esa en Estados Unidos?

-No, nadie quiere pagar, pero entonces los países en desarrollo no hacen nada y fin de la historia. Pero tengo otra idea, que quizás es incluso mejor: deberíamos estimar cuánto el mundo industrializado debe al mundo en desarrollo y crear un Fondo Global de Cambio Climático y poner todo el dinero de las compensaciones allí, y usarlo para la creación de nuevas tecnologías para el Sur. Y permitir que el Sur crezca rápido, pero con menos emisiones.

¿No es utópico pensar en un sistema de compensaciones en el sistema internacional actual?

-¿Utopía? Si uno tiene una casa y su vecino viene y la daña, él debe compensar por eso. Si él causa un daño, yo llamo a la policía y arreglo el tema. Si hay un derrame de petróleo de un buque japonés en aguas estadounidenses, Japón debe compensar por los daños. Es lo mismo.


Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados