3 de septiembre del 2000
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Al DIA
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

 
Exclusivo para la red
Más de 150 líderes se reúnen en Nueva York

Arranca Cumbre del Milenio
 
Redacción/Tierramérica

El propio desempeño de la ONU estará en la mesa del debate. Muchos opinan que es urgente retomar la reforma del organismo para evitar que su papel se reduzca al de "madre" de todas las reuniones

Con la pobreza como telón de fondo, la mayor reunión de jefes de Estado y de gobierno se apresta a elaborar un diagnóstico del mundo al despuntar el siglo XXI. Más de 150 líderes de todos los rincones del planeta plasmarán su percepción de los asuntos globales de primer orden en una declaración a ser aprobada al término de la mega cita, que tendrá lugar del 6 al 8 de septiembre en la ciudad de Nueva York.

El 2000 fue elegido como un momento simbólico para que los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) configuren una visión que inspire al organismo mundial en una nueva era. La vasta agenda incluye entre sus capítulos más importantes la definición de mecanismos que conviertan en realidad los anhelos de reducir -para 2015- a la mitad el número de personas que vive en la miseria en el mundo, así como enfrentar el flagelo del VIH/sida y equilibrar los índices de educación en niñas y niños, entre otros acuciantes problemas.

La gran asignatura pendiente sigue siendo poder reducir la brecha que separa a las naciones pobres y ricas. En la actualidad, el producto bruto interno por habitante en los países industrializados corresponde a 25 mil 510 dólares por año, mientras alcanza sólo 520 dólares en promedio en aquellos de bajos ingresos.

Previo a la cumbre, múltiples voces se alzaron para exhortar a los políticos y a la propia ONU a traducir en hechos los propósitos de abatir la pobreza que lacera a unos tres mil millones de seres humanos, aliviar a las naciones en desarrollo de la carga de la deuda y adoptar medidas definitivas a favor del desarme mundial.

El cumplimiento de antiguos propósitos, como dotar de una nueva estructura a la ONU y reformar su máximo órgano de decisión, el Consejo de Seguridad, es indispensable si se quiere evitar que el papel del organismo internacional se reduzca al de "madre" de todas las reuniones.

Entre el desencanto y la preocupación, organizaciones no gubernamentales han subrayado que los principales puntos de la agenda de la Cumbre del Milenio ya estuvieron incorporados en pasadas reuniones globales, sin haberse registrado logros sustanciales.

Por ejemplo, el número de pobres crece, en vez de disminuir, al igual que el armamentismo, cuyo ejemplo más claro es la incorporación de India y Pakistán a la nómina de naciones que poseen armas atómicas.

Pero la ONU se defiende: Louise Fletcher, subsecretaria general del organismo, rechaza que la Cumbre del Milenio se pueda convertir en una reunión más. "Las cumbres siempre ayudaron a poner en descubierto algunos temas políticos o económicos clave", sostiene.

En todo caso, la funcionaria pondera la oportunidad que brinda la cita para la realización de encuentros bilaterales. En 1995, la sede la ONU fue el marco propicio para la celebración de 703 reuniones interestatales, señaló Fletcher.

En medio de la polémica, la Cumbre del Milenio constituirá el más grande foro de discusión de los enormes problemas globales. Los países miembros tendrán la ocasión ideal de examinar la situación de la humanidad, poniendo el acento en las fórmulas para rescatar de la miseria a miles de millones de personas, fortalecer a las misiones de paz desplegadas para la solución de los conflictos armados y dar salida a agobiantes crisis ambientales.

En ese sentido, el secretario general de la ONU, Kofi Annan pidió a los líderes mundiales asumir compromisos de fondo ante los asuntos urgentes. "Confío en que los líderes acuerden plazos específicos e identifiquen problemas" para "tratar de solucionarlos durante los próximos 15 años", dijo.

Según cálculos de los expertos, la población mundial que sobrevive con ingresos diarios menores a un dólar -unos mil 300 millones de personas- irá en aumento. Así, en la primera década del siglo XXI la cifra de hombres y mujeres en condición de pobreza extrema ascenderá a mil 500 millones.

De acuerdo con datos de la ONU, para 2015 la legión de pobres que habita la Tierra será superior a mil 900 millones de personas, si no se da una respuesta efectiva y rápida a los problemas sobre la base de la cooperación de los 188 Estados miembros de la ONU.

Al comenzar la cumbre el gran reto consiste en que los jefes de Estado y de gobierno definan una Declaración del Milenio que deje de lado divisiones y desacuerdos, de modo que el documento final se traduzca en estrategias viables que permitan cumplir los puntos torales de la agenda, incluida una reforma profunda de la ONU.

 

Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados