5 de noviembre del 2000
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Al día
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
 
El milagro del desierto florido

Por Gustavo González


SANTIAGO.- El milagro del desierto florido irrumpió nuevamente este año en el norte de Chile, en un fenómeno multicolor que atrae a los visitantes por su belleza y que también concita el interés de los científicos.

Las abundantes lluvias que cayeron esta temporada en el desierto de Atacama, considerado el más seco y árido del mundo, reprodujeron la maravillosa floración que no tenía lugar desde 1997, al "despertar" las semillas que durante años permanecen sepultadas entre riscos y arenas.

El paisaje gris de la tercera región de Atacama, entre 600 y mil kilómetros al norte de Santiago, se ve ahora interrumpido por manchones multicolores de tonos verdes, violetas, rojos y amarillos.

Las floraciones, que comenzaron a manifestarse en septiembre, se mantendrán por lo menos hasta diciembre, explicó a Tierramérica Jéssica Acuña, encargada de Comunicaciones del gobierno regional de Atacama.

"El ciclo termina en marzo (de 2001), porque si bien se torna invisible en enero en cuanto a la presencia de flores, empiezan luego a salir los 'bichitos' (insectos), dando lugar así al proceso biológico", explicó la periodista.

Son más de 200 plantas silvestres las que adornan el paisaje y algunas de ellas, como las añañucas y la garra de león, son endémicas. Es decir, crecen únicamente en esta parte del mundo.

El "desierto florido" es así un tesoro natural, con una fragilidad que nace de su propia belleza, porque está permanentemente expuesto a la acción depredadora de turistas que dejan desperdicios y no se conforman con mirar las flores, sino que se las llevan. A comienzos de septiembre, el intendente (autoridad gubernamental) de Atacama, Armando Arancibia, creó una comisión "Desierto Florido", integrada por representantes de los servicios públicos, los municipios, asociaciones de excursionistas, la policía de Carabineros, el ejército y la empresa privada.

La tarea de esta comisión ha sido cuidar esta obra de la naturaleza, disponiendo medidas de resguardo de las plantas e insectos y poniendo en marcha también medidas de educación para que el público -sobre todo los niños- comprenda la necesidad de cuidar este recurso. "Ha habido un gran aumento del turismo, tanto nacional como extranjero, con numerosas delegaciones que llegan en buses hasta aquí. Gracias a las medidas de protección, que incluyeron el trazo de senderos y la planificación de circuitos, hemos evitado que la gente destroce o ensucie el lugar, así como saqueos masivos de flores", señaló Acuña.

Junto al entusiasmo del turismo se abre paso el interés de los científicos. El gobierno regional de Atacama recibió propuestas de crear viveros de conservación de las flores, así como de proyectos de experimentación con las flores y los bulbos de las plantas, señaló la encargada de Comunicaciones. y.

* El autor es corresponsal de IPS.

Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados

 
Una frágil belleza/Claudio Contreras
  Una frágil belleza/Claudio Contreras.