26 de noviembre del 2000
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Al día
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
 
El ganado calienta el mundo

Por Mario Osava
*

La ganadería es una de las mayores fuentes de gases de efecto invernadero en Brasil, que posee el segundo rebaño vacuno del mundo, después de India

RIO DE JANEIRO.- Brasil podría reducir buena parte de su responsabilidad en el calentamiento de la Tierra sólo mejorando su actividad ganadera. Los rumiantes herbívoros, como los vacunos, producen gran cantidad de metano, uno de los principales causantes del efecto invernadero. Brasil posee el segundo rebaño vacuno del mundo, después de India, con más de 160 millones de bovinos, una cantidad equivalente a su población humana y suficiente para inundar el mercado internacional de carne y leche, si su productividad no fuera baja.

En ese país sudamericano aún está en elaboración el inventario de emisiones de los distintos gases, pero se sabe que la ganadería es una de las mayores fuentes, luego de la quema de bosques.

El ganado aporta 29 por ciento del volumen de metano emitido en el territorio nacional, ya sea por la fermentación entérica en el proceso digestivo o por las deyecciones, dijo a IPS Magda Lima, coordinadora del inventario de esa área. Ese gas es también producido por combustibles fósiles, la agricultura, residuos y procesos naturales de los pantanos, por ejemplo. Además de los animales rumiantes, el cultivo de arroz inundado es otra gran fuente, concentrada en Asia en 90 por ciento.

Las emisiones ganaderas mundiales suman cerca de 94 teragramos (Tg=millones de toneladas) al año y Brasil contribuyó con 9,97 por ciento del total en el período 1986-1995, de acuerdo con cálculos de la estatal Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria, en la que trabaja Lima. Pero esa participación podría reducirse, ya que el país no necesita tanto ganado para mantener su producción actual de alimentos. En el caso de la leche, por ejemplo, bastaría con un quinto de las vacas, estimó la investigadora. Esto sería posible si Brasil alcanzara la productividad de Australia y Nueva Zelanda, expresó Paulo Machado, profesor de la Escuela de Agronomía de la Universidad de Sao Paulo, que asesora por convenio a la Asociación Brasileña de Criadores de Vacunos de Raza Holandesa.

Con vacas como las de Estados Unidos, que producen siete toneladas anuales de leche, se podría reducir el rebaño lechero brasileño a un décimo del actual, añadió.

La tendencia es a una disminución drástica de la cantidad de animales, aunque por ahora sea lenta y en un futuro no muy lejano se duplique el consumo nacional de leche, evaluó el catedrático. Para eso deberá contribuir un Programa Nacional de Calidad, anunciado por el gobierno.

Aunque admitió el exceso de ganado existente en Brasil y su responsabilidad en el efecto invernadero, Machado subrayó la importancia de los animales capaces de transformar pastizales, y otros vegetales no comestibles por el ser humano, en alimentos nobles, como carne y leche, y materias primas como el cuero.

Pero el ganado no solo genera el gas que contribuye a calentar la Tierra. En Brasil está también asociado al mayor problema ambiental nacional, los incendios forestales, y a la fuerte concentración de la propiedad rural, fuente de graves conflictos sociales.

En muchos casos, especialmente en la frontera agrícola, se queman los bosques para abrir pastizales, y allí se instalan y se abandonan miles de vacunos, sólo para asegurar la tenencia de grandes extensones de tierra, como una señal de ocupación. La producción de carne y leche no es el objetivo central.

Esto es lo que más preocupa a ambientalistas como Rubens Born, director de la organización no gubernamental Vitae Civilis: la ganadería como impulsor de las "quemadas" en la Amazonia, que generan las mayores emisiones de gases en Brasil, en este caso el dióxido de carbono, mayor responsable del efecto invernadero.

Born, quien participó en La Haya en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco sobre Cambio Climático, prefiere esperar la conclusión del inventario nacional para tener una idea más precisa de la responsabilidad proporcional del metano ganadero.

* El autor es corresponsal de IPS.

Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados