26 de noviembre del 2000
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Al DIA
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

 
Exclusivo para la red
Entrevista con la directora de la Comisión Nacional de Medio Ambiente de Chile

América Latina, por un planeta apto para la vida
 
por Pilar Franco

Los países latinoamericanos formaron un ramillete de "buenas intenciones" en la búsqueda de soluciones a los problemas ambientales que asolan a la región. Es hora ya de consolidar los análisis de diagnóstico en la materia, afirmó Adriana Hoffman

Este es el momento justo de que América Latina pase de las "buenas intenciones" a la consolidación de los análisis de diagnóstico sobre medio ambiente y de que los países del hemisferio asuman una posición regional para abatir las secuelas de un largo período de uso exhaustivo e irracional de los recursos naturales, advirtió Adriana Hoffman, directora de la Comisión Nacional de Medio Ambiente de Chile, CONAMA.

La funcionaria conversó con Tierramérica en la ciudad de México, donde participó los días 2 y 3 de octubre en la Quinta Reunión del Comité Intersesional del Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe, coordinada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA.

Aún cuando en los últimos años se dieron pasos importantes para diseñar un marco legislativo que garantice la preservación del medio ambiente, los avances no alcanzaron el ritmo necesario para proteger la riqueza natural del subcontinente.

"El gran problema de América Latina es que se trata de una zona impregnada de muy buenas intenciones, pero al ir hacia la aplicación de los reglamentos que rigen el uso de los recursos, tropieza con enormes obstáculos", afirmó Hoffman.

El uso exhaustivo e irracional de la biodiversidad, principalmente porque la economía regional depende en forma importante de sus recursos madereros, marinos y pesqueros, entre otros, "obliga a que los gobiernos asuman sin demora un papel más responsable" incorporando el carácter ambiental a sus proyectos de desarrollo.

Ahora, en la antesala de "Río más 10, hay que pagar la factura de que no se haya logrado aún consolidar los análisis de diagnóstico ni conformar una posición común sobre la base del caudal de experiencias compartidas", explicó Hoffman.

La etapa previa a los diez años desde la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro, Brasil, en 1992, marca el límite para que los países "estructuren un plan que incluya todos los elementos para establecer que el planeta está apto para la vida".

Esta es la ocasión precisa para apuntalar un esquema de desarrollo sustentable en la administración de las riquezas que alberga el hemisferio, destacó la funcionaria chilena.

Pero sobre todo, es hora de que los países latinoamericanos asuman que "todavía es tiempo de revertir los procesos de deterioro ambiental. Si eso es así, tal vez no hayamos perdido la guerra que se bate contra los elementos que nos dan vida", señaló.

América Latina, con una superficie de 20 millones de kilómetros cuadrados que comprende grandes y variadas zonas ecológicas en sus 32 países, alberga a 8,5 por ciento de la población mundial, 23 por ciento de los bosques del mundo y a 20 por ciento de las especies animales, de acuerdo con datos de la Red Latinoamericana de Agricultura Sostenible.

Aunque posee doce por ciento de las tierras cultivables del planeta, la zona obtiene sólo cinco por ciento de la producción total de granos y ocho por ciento de raíces y tubérculos, según la misma fuente.

Hoffman explicó que las causas de la degradación ambiental son ya muy conocidas. Sin embargo, hace falta comprender que los efectos ecológicos acarrean consecuencias sociales que derivan siempre en pobreza, subrayó.

En el caso de Chile, el presidente Ricardo Lagos "ha dado gran impulso al desarrollo del país basado en un concepto de sustentabilidad", dijo Hoffman, quien aceptó la invitación a dirigir la CONAMA con una vasta experiencia acumulada en muchos años de participar en actividades a favor del medio ambiente desde las filas de organizaciones no gubernamentales.

En la década pasada, esa nación sudamericana, que llegó a ser modelo latinoamericano de éxito en los niveles macro de la economía, caminó, no obstante, en una ruta "de gran asimetría entre los indicadores sociales y los ambientales", declaró la funcionaria.

Es hasta ahora que "el gobierno entiende la importancia de valorar el tema del medio ambiente como un factor decisivo en la meta de alcanzar la equidad social, así como las consecuencias que se derivan de relegar a un segundo nivel de preocupación los asuntos ambientales", sostuvo.

Según Hoffman, la relación entre comercio y medio ambiente es crucial. "Los gobiernos enfrentan el reto de hacer compatibles los intereses del sector comercial y la defensa de los recursos naturales, sometidos éstos a fuertes presiones en la medida en que aumentan las inversiones de capitales privados", explicó.

Y subrayó la necesidad de abrir canales de participación ciudadana, pues considera fundamental que la gente colabore en la creación de normas y en toda política pública para conservar los bienes brindados por la naturaleza: los suelos, el agua, los bosques, la biodiversidad y los recursos del mar.

La directora de la CONAMA, especialista en la flora de Chile luego de años de trabajo en el área de la botánica, confió a Tierramérica que "me sorprendió mucho" el llamado del presidente Lagos a formar parte del gobierno en la búsqueda de soluciones a "problemas que ya no pueden esperar más".

Sin militancia política, Hoffman decidió sumarse a las tareas oficiales en una lucha que defendió durante años como ciudadana, "convencida de que esta nueva etapa significa un gran desafío y una responsabilidad enorme", afirmó.

 

Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados