10 de diciembre del 2000
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Al DIA
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
Noticias


Activistas temen menor protección a especies amenazadas

por Danielle Knight

WASHINGTON, 6 dic (IPS) Activistas defensores de los animales y el ambiente temen que el alcance de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) sea reducido en una reunión que comenzará este jueves en Estados Unidos.

Cientos de delegados de 143 países firmantes de esa convención discutirán hasta el día 15 en Shepherdstown, en el estado oriental estadounidense de Virginia Occidental, una serie de propuestas para reducir las tareas administrativas de la secretaría de la CITES.

Una de esas propuestas implica disminuir las actuales restricciones al comercio de animales vivos pertenecientes a especies amenazadas, o de partes de sus cuerpos, cuando se trate de especímenes criados en cautiverio y sólo con propósitos comerciales.

Eso significaría que especímenes de cientos de especies muy amenazadas, y en especial de osos, tigres y rinocerontes, sean mercancías legales en un lucrativo mercado internacional, señaló Will Travers, presidente de la Red de Supervivencia de Especies, una coalición de grupos defensores de los animales y el ambiente.

En la actualidad, la CITES exige el acuerdo de todos los países firmantes para autorizar el comercio de las especies más protegidas por esa convención y mencionadas en el Apéndice I del acuerdo, aunque se trate de animales criados en cautiverio.

En Shepherdstown se prevé elaborar una lista de especies "en peligro crítico" o cuya cría y mantenimiento en cautiverio es difícil. Todas las especies que no sean incluidas en esa lista podrían ser criadas en cautiverio con fines comerciales, si el país en el cual se realice la cría lo aprueba.

Los participantes en el encuentro de la CITES "decidirán cuáles especies amenazadas podrán ser comercializadas y cuáles serán protegidas del comercio", indicó Travers.

Eso no sólo podría estimular el comercio de especies en peligro, sino que también "permitiría modalidades muy crueles de su cría en cautiverio", advirtió en un comunicado de prensa la Sociedad Humana de Estados Unidos, una organización defensora de los derechos de los animales.

Conservacionistas y activistas por el bienestar de los animales están preocupados en especial por la posibilidad de que se legalice la cría de osos en cautiverio para la explotación comercial de partes de esos animales, practicada en la actualidad en China.

Durante miles de años, la bilis y las vesículas biliares de los osos se han empleado en la medicina tradicional de China, donde desde los años 80 se practica en forma intensiva la cría en "granjas" de esos animales con fines comerciales.

Según la Sociedad Mundial para la Protección de los Animales (WSPA), con sede en Londres, los operadores de esas "granjas" capturan osos silvestres para explotar su producción de bilis.

El proceso de "ordeñar" la bilis implica un sufrimiento atroz para los osos, los cuales a menudo muerden sus propias zarpas hasta hacerlas sangrar, para distraerse del dolor que se les causa, enfatizó Phillip Wilson, de la WSPA.

Durante 1999 y en este año, la WSPA investigó varias "granjas de osos" en China, en las cuales la mayoría de los animales en cautiverio permanecían encerrados en pequeñas jaulas y eran sometidos en forma diaria a operaciones quirúrgicas para extraerles bilis.

La organización informó que los operadores de esas "granjas" admitieron que se proveían mediante la captura de cachorros de oso silvestres.

La bilis y las vesículas biliares de osos usadas en medicina tradicional china se obtenían antes de las especies amenazadas de osos negros asiáticos y osos pardos tibetanos, pero en la actualidad se extraen de osos negros americanos, osos polares y osos pardos del Himalaya, apuntó.

Se ha detectado la exportación ilegal de productos chinos que contienen bilis de oso a países de Asia, entre ellos Corea, Filipinas, Japón, Singapur y Taiwan, así como a Canadá y Estados Unidos.

Wilson destacó que las actividades de las "granjas de osos" no sólo son crueles e inhumanas, sino que además establecen un precedente peligroso.

"Si China obtiene permiso para el comercio internacional legal de productos derivados de los osos, podría desencadenarse una serie de acontecimientos que afectarían a poblaciones de osos en todo el mundo", explicó.

La WSPA detalló en un documento divulgado el martes el alcance del comercio de productos derivados de los osos en Canadá y Estados Unidos.

En ese informe se indicó que en 51 de 65 comercios que venden productos medicinales tradicionales chinos en esos países se ofrecían medicamentos elaborados a partir de bilis o de vesículas biliares de oso, a precios de hasta 650 dólares.

Wilson afirmó que en la actualidad se captura a osos norteamericanos para explotar su bilis.

Dos propietarios de comercios de venta de medicamentos tradicionales chinos en Canadá ofrecieron a activistas que realizaron la investigación de la WSPA venderles vesículas biliares de oso y aseguraron que provendrían de animales cazados en ese país, explicó.

El propietario de otro comercio de ese ramo en la ciudad sudoriental canadiense de Toronto afirmó que vendía vesículas biliares de oso provenientes de Rusia, según el activista.

Practicantes de medicina tradicional china de otros dos comercios dijeron que la demanda de productos elaborados a partir de bilis de oso podía causar la caza de osos silvestres en Canadá, cuyas vesículas biliares no pueden diferenciarse de las de osos chinos, indicó la WSPA en su informe.

La propietaria de otro comercio confió a los investigadores que alguien le había ofrecido venderle vesículas biliares de oso, añadió.

Cualquier decisión de la CITES que legalice el comercio de productos derivados de animales criados en cautiverio amenazará también a los tigres silvestres, dijo Debbie Banks, una activista en campañas de defensa de la naturaleza de la Agencia de Investigación Ambiental, una de cuyas oficinas está en Washington.

"El impacto sobre las poblaciones silvestres de tigres puede ser devastador, ya que la captura de especímenes de esas poblaciones sería más barata y más fácil de disimular si existiera un mercado legal" de productos obtenidos mediante la cría con fines comerciales", explicó.

Por lo tanto, es crucial que los tigres sean incluidos en la lista de animales cuya cría con fines comerciales sea prohibida por la CITES, enfatizó.

Banks sostuvo que hay razones legítimas para preocuparse, ya que un criador de tigres en Tailandia pidió en forma pública que ese país cambiara sus leyes para permitir la venta de partes de tigres cautivos mediante Internet, la red mundial de computadoras.

En Camboya, las fuerzas de seguridad incautaron hace poco tigres que según se presume fueron criados con fines comerciales en "granjas" de Tailandia.


Inicio


Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados