17 de diciembre del 2000
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Al día
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
 
Hoyo en capa de ozono quita el sueño


Por Judith Achieng
*

El mundo se apresta a apuntalar los pasos dados para abatir el debilitamiento de la capa de ozono y a forjar nuevas rutas en ese mismo sentido

NAIROBI.- Mientras los gobiernos del mundo se preparan para la crucial reunión sobre la capa de ozono a celebrarse en Burkina Faso del 11 al 14 de diciembre, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) advierte que el daño causado a este escudo natural alcanzó niveles sin precedente y es acelerado por el recalentamiento global.

Las últimas mediciones satelitales revelan que la extensión del "hueco" en la estratosfera sobre la Antártida llegó a 28,3 millones de kilómetros cuadrados en septiembre de este año, su mayor tamaño desde el 19 de septiembre de 1998, cuando fue de 27,2 millones.

La degradación de la capa de ozono sobre las latitudes nórdicas también alcanzó niveles sin precedentes, dando lugar a predicciones de un segundo hueco sobre la región ártica.

"Aunque se avanzó enormemente en la última década en la supresión paulatina de los agentes químicos que destruyen el ozono, el estado de la capa de ozono sigue siendo crítico", afirmó Klaus Toepfer, director ejecutivo del PNUMA, que auspició el Protocolo de Montreal sobre Sustancias que Disminuyen la Capa de Ozono en 1987.

"Nuestra principal tarea para la próxima década y para la reunión en Ouagadougou, (capital de Burkina Faso) es completar el esfuerzo de los 90 para asegurar que los países en desarrollo tengan los recursos financieros y tecnológicos necesarios para una transición completa a economías que no dañen el ozono".

La reunión analizará los informes de 1999 sobre producción y uso de clorofluorocarbonos (CFC), considerados los principales responsables del deterioro de la capa de ozono, en los países en desarrollo, comprometidos a acelerar la eliminación progresiva para llegar a un recorte de 50 por ciento para 2005.

La fecha límite para la eliminación completa de la producción y uso de CFC es el año 2010. Los países industrializados cumplieron con sus plazos, mientras las naciones en desarrollo contaron con un periodo de gracia de diez años antes de comenzar a suprimir paulatinamente sus CFC, halones y tetracloruro de carbono a los niveles promedio de 1995, el primero de julio de 1999.

Los científicos sostienen que el debilitamiento de la capa de ozono permite que una cantidad mayor de radiaciones ultravioleta de tipo B lleguen a la superficie de la Tierra, con potenciales efectos dañinos sobre la salud de los humanos, los animales y las plantas. "El calentamiento de la atmósfera cerca del suelo hace que la estratosfera se vuelva aún más fría. Las bajas temperaturas catalizan los procesos químicos que destruyen las moléculas de ozono", reveló el PNUMA.

El Panel Científico del Protocolo de Montreal sostiene que la capa de ozono podría recuperar los niveles anteriores a 1980 para 2050, pero sólo si dicho protocolo es implementado al pie de la letra.

* La autora es corresponsal de Inter Press Service.

Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados