Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Al DIA
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Análisis de Noticias
 
El Mercado del Carbono

Los bosques, la mejor opción


P o r   R e n é   C a s t r o

"Noventa y dos por ciento del carbono capturado mediante la expansión de las áreas protegidas y las actividades forestales en Costa Rica costaría menos de 50 dólares por tonelada"

MSAN JOSE.- Se calcula que la mitigación del calentamiento global podría representar alrededor del dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. Ante tal cifra, resulta apremiante buscar opciones para reducir costos y diversos estudios sugieren que hay un camino para lograrlo: la captura de carbono a través de los bosques.

Como sabemos, la deforestación, uno de los focos rojos del panorama ambiental global, aumenta las emisiones de carbono hacia la atmósfera y contribuye a su calentamiento. Si se reduce la deforestación y se preservan los bosques naturales o se incrementa la siembra de árboles, se puede capturar mayor carbono y reducir las emisiones.

Según la literatura existente, la reducción de las emisiones en el sector energético de los países industrializados excedería los cien dólares por tonelada.

En contraste, el costo de la captura del carbono a través de los bosques en Estados Unidos costaría de diez a cien dólares por tonelada, dependiendo de la magnitud de los proyectos forestales y del creciente costo de oportunidad de las tierras.

Pero, ¿qué pasa con los costos en los países tropicales? ¿Pueden los bosques del mundo en desarrollo representar una opción de menor costo para reducir las emisiones de los países industrializados? Y, ¿cómo impactaría el comercio del carbono a los países del Sur?

El comercio de carbono puede convertirse en un mercado de compradores donde el mundo industrializado se quede con la mayor parte de los ahorros potenciales. O puede consolidarse como un instrumento de transferencia de recursos financieros de los países del Norte a los del Sur. Y, por tanto, como uno de los primeros casos exitosos de la globalización de la economía mundial.

En una investigación realizada en Costa Rica, con base en las Areas de Conservación de Vida Silvestre (ACVs), intentamos demostrar cómo la inclusión de las opciones forestales de países tropicales reduciría aún más el costo de la mitigación global, al tiempo de promover la conservación de los bosques y el desarrollo sostenible a nivel rural.

Iniciado a principios de los años 70, el sistema de ACVs de Costa Rica cubría en 1999 el 15 por ciento del territorio nacional. Hoy, para aprovechar las oportunidades del mercado de carbono propuestas en el Protocolo de Kyoto, está en proceso de ampliarse para abarcar hasta el 25 por ciento del país.

En nuestro análisis, recogido en el libro "Los servicios ambientales de los bosques: el caso de cambio climático", constatamos que 92 por ciento del carbono capturado en la ampliación propuesta a las ACVs costaría menos de 50 dólares por tonelada. Calculamos la cantidad de carbono producida en 260 mil hectáreas de bosque tropical de Costa Rica. Para fines de comparación con otros países y regiones, estimamos la cantidad total de carbono producida en varios proyectos y con diferentes precios.

Los resultados señalan la importancia del comercio para ahorrar recursos y para mitigar el cambio climático: si se establece un precio de diez dólares por tonelada, los ACVS de Costa Rica, el estado de Wisconsin y el delta del Mississipi estarían en disposición de vender 15, nueve y ocho por ciento, respectivamente, de su correspondiente producción anual de toneladas de carbono.

Según lo previsto, al aumentar el precio, cada uno de los vendedores estaría dispuesto a ofrecer un porcentaje mayor de su carbono y en la mayoría de los casos los proyectos de Costa Rica costarían menos que las opciones internas de Estados Unidos.

Si se tomasen en cuenta sólo los beneficios derivados de la captura de carbono, aún sin incluir otros servicios ambientales como proteger la diversidad biológica o la preservación de los ecosistemas frágiles, se podría proteger una superficie mayor de bosques.

Por ejemplo, con precios de 50 a cien dólares por tonelada, las áreas protegidas costarricenses de La Amistad, Barbilla y Palo Verde podrían ampliarse más de lo propuesto por los ecologistas. Y con precios cercanos a cien dólares, parece viable el objetivo de consolidar y ampliar las áreas protegidas hasta 25 por ciento del territorio nacional.

Además, si se pagara la captura de carbono , algunos propietarios de tierras en Costa Rica podrían cambiar sus cultivos por actividades forestales. No obstante, es poco probable que éstas lleguen a sustituir a los cultivos más rentables de exportación como café, banana y piña, pero sí podrían, en cambio, reemplazar algunas actividades tradicionales -ganadería y cultivo del arroz- que requieren una considerable extensión de tierras.

Las cifras calculadas para Costa Rica pueden aplicarse a los países de la red de áreas protegidas denominada Corredor Biológico Mesoamericano, que abarcará ocho millones de hectáreas en América Central y dos millones en el sur de México. El proyecto se basa en el concepto de que los países del área comparten entre 60 y 80 por ciento de las mismas especies vivientes, que tendrían mayores oportunidades de sobrevivir en grandes áreas protegidas conectadas entre sí.

Consideramos que el mercado mundial de carbono ofrece a los países en desarrollo y a los organismos dedicados a la conservación ecológica un instrumento para financiar la ampliación de sus áreas ecológicamente frágiles, y mejorar la situación económica y política de muchas de sus zonas rurales.

El mercado de carbono representa una fuente de ingresos completamente nueva y aumentaría la rentabilidad de algunas actividades actuales, frenando así la migración a las ciudades. Y, en el nivel político, tan fundamental, podría además fomentar en las comunidades rurales un interés directo en las convenciones y negociaciones globales.



* El autor es ex ministro de Ambiente y Energía de Costa Rica, el estudio completo se puede consultar en el sitio www.cdmcentral.com



Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados