Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Al día
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
 
La cruzada insular


Por Ulric Trotz


Doce países del Caribe, cuya prosperidad depende de las áreas costeras, unieron fuerzas para enfrentar a tiempo los desafíos del calentamiento global

BARBADOS.- Pequeños Estados insulares con frágiles ecosistemas son los principales miembros de la comunidad caribeña (CARICOM).

Su prosperidad depende de las áreas costeras, donde habita la mayor parte de la población y se desarrolla la actividad económica.

Se trata de las zonas que albergan importantes recursos marinos, una gran diversidad biológica y los estratégicos sectores industrial, turístico, energético, de transporte y comunicaciones.

Las costas, con toda esta inmensa riqueza, están particularmente amenazadas por los efectos adversos del cambio climático.

Para responder a tiempo a dichos riesgos, doce países caribeños decidieron unir esfuerzos en un proyecto de cuatro años (1997-2001) denominado Plan Caribeño de Adaptación al Cambio Climático Global (CPACC).

Financiado por el Fondo Mundial del Medio Ambiente (GEF, por sus siglas en inglés), el proyecto es ejecutado por la Organización de Estados Americanos (OEA) en sociedad con el Centro para el Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad de West Indies, Barbados.

Por medio de la asesoría en vulnerabilidad, la planificación para la adaptación y el fomento de capacidades, el proyecto pretende fortalecer las respuestas ante el cambio climático a Antigua y Barbuda, Barbados, Bahamas, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, San Cristóbal y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y Las Granadinas y Trinidad y Tobago.

El proyecto, convertido en el punto de referencia en la región para cumplir con los objetivos de la Convención de Cambio Climático, ha desarrollado un exitoso modelo de cooperación y logrado importantes avances hacia el establecimiento de insumos técnicos e institucionales.

Desde un punto de vista institucional, el mayor logro está en el establecimiento de la Unidad de Implementación Regional (RPIU), y en el ámbito técnico, resalta el diseño de una red de 18 estaciones de monitoreo climático y del nivel de mar, que constituye el más original sistema multinacional de su tipo en el mundo.

El proyecto cuenta además con una red computarizada que vincula la mayor parte de instituciones nacionales y regionales, para facilitar el intercambio de información y la diseminación de datos sobre clima.

En el marco del CPACC, se avanzó, además, en el desarrollo de un sistema de inventario de los recursos costeros que servirá como un instrumento importante para la toma de decisiones, y apoyó a cada país para desarrollar sus políticas nacionales de adaptación al cambio climático.

El Plan quedó legitimado por el liderazgo político de la región. La propuesta de que el RPIU se transforme en un Centro Regional de Cambio Climático más allá del 2001 fue aprobada en diversos foros políticos y por los gobiernos de los países del CARICOM en su reunión de Canouan, en julio de 2000.

El centro recopilará, analizará y divulgará información sobre cambio climático, además de facilitar las posiciones de los países del Caribe en la Convención de Cambio Climático y apoyar la toma de conciencia ciudadana.

Asimismo, el centro promoverá beneficios equitativos a nivel nacional y regional a través de los mecanismos flexibles del Protocolo de Kyoto e impulsará la investigación y el intercambio de información con América Latina.

Actualmente, se desarrolla un programa de seguimiento al proyecto CPACC una vez que finalice, en diciembre de 2001. Dicho programa se construirá sobre la base del CPACC para continuar fortaleciendo la capacidad de los países caribeños con el fin de responder a los desafíos del cambio climático.


* El autor es director de la Unidad de Implementación Regional del CPACC.

Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados