Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón
  Noticias
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
 
El tiempo se agota

Por Elena Martínez y Ricardo Sánchez*

CIUDAD DE MÉXICO-NUEVA YORK.- Cuando hablamos de cambio climático, ¿nos referimos sólo a la mitigación de emisiones de efecto invernadero? La respuesta es no, pues ningún país tiene incentivos suficientes para reducir las emisiones sólo por reducirlas.

Esto es especialmente cierto para los países en desarrollo, que no pueden sacrificar su desarrollo, incluyendo las metas de erradicación de la pobreza, en aras del medio ambiente global.

La Convención de Cambio Climático sólo será efectiva si los países industrializados y en desarrollo asumen sus responsabilidades comunes pero diferenciadas al enfrentar los asuntos ambientales globales.

El cambio climático afecta a todo el mundo, pero sobre todo a los países en desarrollo que están menos capacitados para enfrentar los cada vez más frecuentes y extremos cambios de clima. Por eso, las acciones de adaptación al cambio climático deben ser prioritarias.

Pero, ¿qué está en juego en la COP6? El Protocolo de Kyoto debe ser ratificado por los parlamentos de los países que generan al menos 55 por ciento de los gases de efecto invernadero, es decir, los principales países industrializados.

Las decisiones que se tomen en la COP6 pueden ya sea frenar o incentivar la participación de estas naciones en la implementación del Protocolo.

Los países en desarrollo, por su parte, requieren apoyo para incrementar su capacidad de respuesta al cambio climático y hacer sostenible su desarrollo.

La Cumbre del Milenio (Nueva York, septiembre, 2000) respaldó las acciones para controlar el cambio climático y promovió la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto para 2002. Y el tiempo se agota.

Se espera que en el seno de la COP6 se tomen diversas decisiones sobre temas vitales para el mundo en desarrollo, incluida América Latina y El Caribe. Entre ellos, el fortalecimiento de capacidades, el desarrollo y

transferencia de tecnología, los mecanismos flexibles y el tema conocido con las siglas LULUCF, que comprende el uso de la tierra, el cambio del uso de la tierra y la silvicultura.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) respaldan los esfuerzos de los países en desarrollo para encarar los desafíos del cambio climático.

El Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe identificó el cambio climático como una de sus cuatro prioridades y, desde 1998, ha promovido talleres anuales para fomentar el intercambio entre países.

En los países en desarrollo, las acciones para controlar el cambio climático deben también promover el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza. Y debe fortalecerse el vínculo entre las actividades de energía sustentable y las acciones de adaptación, con énfasis en los países menos desarrollados y los miembros de la AOSIS (Asociación de Pequeños Estados Insulares).

El debate sobre estos temas es promovido conjuntamente por PNUD y PNUMA, a través de Tierramérica, la plataforma de comunicación para el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe.


* La autora es administradora auxiliar y directora regional para América Latina y el Caribe del PNUD, y el autor es director regional para América Latina y el Caribe del PNUMA.

 



Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados