14 de enero del 2001
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón Audio
  Al DIA
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

Grandes Plumas

"El centro global de la pobreza"

Por K.Y.Amoako
*

ADDIS ABEBA.- De acuerdo con las proyecciones del Banco Mundial, en el año 2020 Africa tendrá una escasez de 250 millones de toneladas de alimentos. Si no se adoptan desde ahora medidas concertadas para revertir las tendencias negativas, el centro global de la pobreza será cada vez más el Africa rural.

Según el análisis de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Africa (ECA), la mitad del Africa subsahariana vive en la pobreza.

El continente se halla atrapado en la clásica trampa formada por la inseguridad alimentaria, el rápido deterioro ambiental y un elevado crecimiento poblacional. A todo ello se agrega el cambio climático, que podría provocar en la zona ciclos más acelerados de calamidades ambientales.

Los conflictos han disminuido en otras partes del mundo, pero no en Africa. Estudios indican que los países en conflicto producen 12,4 por ciento menos alimentos per cápita en los años de guerra que en los de paz. Y la mayoría de políticos africanos aún no considera el nexo entre agricultura, ambiente y población como factor esencial para el desarrollo.

En Nigeria, el país más poblado del continente, el presidente Olusegun Obasanjo, en un inusual acto de liderazgo, quiere ubicar a la agricultura en el centro de la agenda de desarrollo. La agricultura comprende 32 por ciento del PIB nigeriano y emplea 70 por ciento de la población trabajadora. Pero gran parte de la "intelligentsia" política nigeriana argumenta que, debido a los precios declinantes de los productos agrícolas, invertir en ese sector es riesgoso.

Los hechos, sin embargo, la contradicen. La liberalización y mejores políticas agrícolas parecen estar cambiando las cosas. Por ejemplo, Mozambique registró 9 por ciento de crecimiento en la agricultura en los últimos años. La producción de alimentos de Uganda, con el estímulo de políticas liberalizadoras, aumentó en cerca de 14 por ciento en 1999. Y el cambio en la paridad monetaria dio un importante estímulo a la agricultura de países como Burkina Faso.

La tasa interna media de rédito de los gastos en investigación agrícola en Africa alcanza 37 por ciento. Esto debería constituir un estímulo para mayores niveles de inversión en el área.

Estudios del Instituto sobre Recursos Naturales en Africa (INRA) muestran que una combinación de buenas políticas, de semillas de alta productividad y de suelos enriquecidos podría duplicar las cosechas de arroz y trigo, triplicar las de sorgo y cuadruplicar las de maíz.

¿Qué hacer entonces? En primer lugar, debe ser salvada la brecha entre los conocimientos disponibles y su aplicación por parte de la comunidad agrícola. En esta nueva era de la información, las dificultades pueden ser superadas.

En segundo lugar, se requiere revisar los métodos en el manejo de los recursos del suelo y del agua. Como advierte el INRA, la revolución verde será imposible a menos que se mejore la calidad del suelo. Según este instituto, 72 por cierto de las tierras de cultivo y 31 por ciento de las de pastoreo están degradadas en Africa subsahariana.

En tercer lugar, Africa debe fortalecer sus instituciones de apoyo a la agricultura, así como modernizar su infraestructura física, incluyendo telecomunicaciones, transporte e instalaciones eléctricas.

En cuarto lugar, se deben crear mayores y más abiertos mercados dentro y fuera del continente. Y, en quinto lugar, se requiere una base de producción más diversificada. Los cereales no autóctonos y la horticultura tienen un enorme potencial, como lo demostraron países como Zimbabwe y Kenia. Debe ponerse más atención en cultivos tradicionales largamente descuidados como la mandioca, así como de una amplia variedad de plantas comestibles y medicinales.

Para hacer todo esto se requieren inversiones masivas y un uso intensivo de las nuevas tecnologías. Pero ello debe ser hecho, porque de lo contrario la alternativa será el hambre para los habitantes del continente.

(Copyright IPS)

*Amoako es Secretario Ejecutivo de la Comisión Económica para Africa (ECA, www.un.org/depts/eca)

Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados