Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Vacuna estaría lista en dos años

La estocada contra la malaria

Por Yadira Ferrer*

SANTAFE DE BOGOTA.- El trabajo que desde hace cerca de dos décadas desarrolla el Instituto Colombiano de Inmunología para lograr el ciento por ciento de eficacia de la vacuna contra la malaria podría dar resultados definitivos en los próximos dos años.

"Estamos trabajando arduamente para entregarle a la humanidad en uno o dos años la vacuna funcionando y hemos avanzado mucho", dijo a Tierramérica el científico colombiano Manuel Elkin Patarroyo, inventor de la vacuna contra una enfermedad que causa la muerte a tres millones de personas al año y afecta a otros 300 millones.

El Instituto Colombiano de Inmunología ha logrado avances que superan el margen de eficacia de 30 a 50 por ciento que se había logrado en la vacuna Spf 66 hasta 1999 y que serán divulgados en breve, informó Patarroyo, quien encabeza un equipo de 140 profesionales, entre químicos, físicos, biólogos, matemáticos, microbiólogos y médicos.

De 53 años, Patarroyo es uno de los científicos latinoamericanos más célebres.

De niño, sus héroes eran Luis Pasteur y Robert Koch en lugar de Superman, y desde entonces soñaba con rescatar a la gente de la enfermedad. Patarroyo comenzó a trabajar inicialmente en el desarrollo de la vacuna sintética contra la tuberculosis, pero en 1983, por sugerencia de una pareja de colegas suecos que investigaba la malaria, inició su labor en ese campo.

Y lo hizo con un grupo de 18 personas en una restaurada casona de fachada republicana que queda en los patios del Hospital San Juan de Dios, en el centro de Bogotá, donde aún labora.

En enero de 1986 finalizó la primera etapa, con el descubrimiento de la vacuna, en la que superó a otros grupos de investigación de países industrializados que habían comenzado el trabajo una década antes.

El éxito de Patarroyo y de su equipo radica en que las vacunas tradicionales son efectivas para combatir varios de los virus que atacan al hombre, pero no han sido muy eficaces en la lucha contra bacterias o parásitos como el género Plasmodium, causante de la malaria, algo que logra la Spf 66, comentó el inmunólogo Sócrates Herrera.

La vacuna sintética contra la malaria, que fue patentada por Patarroyo y se producirá en Colombia en una fábrica que se creará con apoyo del gobierno español, se entregará a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que la distribuya a los países.

La donación de los derechos de la patente de la Spf 66 a la OMS ha sido considerada como una manifestación de solidaridad humana de Patarroyo.

El control de la Spf 66 por la OMS permitirá el acceso a la vacuna a las personas de escasos recursos y el Instituto Colombiano de Inmunología estudia la posibilidad de que, al producirla a un costo muy bajo, pueda legarla a la humanidad.

Además de obtener cien por ciento de efectividad en la Spf 66, Patarroyo y su equipo se proponen como meta inmediata lograr un método racional, lógico y universal para desarrollar vacunas contra cualquier enfermedad, incluyendo el sida y la lepra.

En su trabajo al frente del más prestigioso centro de investigaciones de Colombia, Patarroyo se considera afortunado por el apoyo recibido del gobierno.

Pero el Instituto no está al margen de los problemas económicos que afectan al país y que se han reflejado en una reducción de personal de once por ciento para este año.

Por otra parte, la comunidad científica recibió con alarma el pasado 10 de enero un anuncio de embargo contra el Hospital San Juan de Dios, del cual depende el Instituto, por parte del BBV-Banco Ganadero (del grupo Bilbao Vizcaya de España) debido a una deuda cercana a 29 millones de dólares.

El embargo afectaría a los equipos del Instituto y, en consecuencia, al proceso de investigación que lleva a cabo, aunque se espera un pronto arreglo.

El Instituto Colombiano de Inmunología fue creado en 1972 y sus estudios iniciales estuvieron dirigidos a la investigación de enfermedades autoinmunes como la tuberculosis, que dio base a la idea de desarrollar un método para la creación de vacunas sintéticas.

* La autora es corresponsal de IPS

Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados

 

Enlaces Externos


Malaria en las Américas - OPS

Temas sobre la malaria - OPS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre Malaria

Biografía sobre Patarroyo

Más sobre Patarroyo

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos