Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

 
Accents


Japón extraña a Ling Ling

Por Suvendrini Kakuchi*

"Se respira una atmósfera de melancolía" en el zoológico de Ueno, dijo a Tierramérica el cuidador japonés del panda que viajó a México

TOKIO.- El zoológico Ueno, el más antiguo y prestigioso de Japón, ya no es el mismo luego de que su más famoso huésped, el panda gigante Ling Ling, partió hace una semana hacia México.

"Disminuyó la cantidad de visitantes, se respira una atmósfera de melancolía y hasta yo extraño terriblemente a Ling Ling", dijo a Tierramérica Fukuharu Sugimoto, cuidador de 52 años, quien estaba a cargo del panda. Ling Ling, que se pronuncia "rinrin" en japonés, es un panda macho de 15 años que ahora se encuentra en México, donde participará en un programa de reproducción de tres meses aprobado por los gobiernos japonés y mexicano, y auspiciado por el zoológico de San Diego.

Por primera vez desde 1972, cuando China regaló a Japón los dos primeros pandas, el zoológico de Ueno colocó un aviso pidiendo disculpas por la ausencia de Ling Ling, su principal atracción. "Ling Ling se fue a México pero volverá pronto. Les pedimos paciencia", dice un cartel en la jaula de Ling Ling, una pequeña habitación de concreto, con cerramiento de vidrio y un pozo de agua, hoy vacío. El zoológico Ueno ha tenido 8 pandas incluyendo a Ling Ling, quien es, según su cuidador, el más simpático de todos. "Es tan dócil e inteligente", expresó Sugimoto, quien esboza una sonrisa cuando recuerda las travesuras del panda gigante. "Nunca tuvo actitudes agresivas ni salvajes con nosotros, los humanos", dijo. El viaje de Ling Ling, cuya especie aparece en el logo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) como un símbolo de los animales en peligro de extinción, representa para Japón una oportunidad única para mantener viva a su propia comunidad de pandas. Se espera que en México Ling Ling logre reproducirse con alguna de las tres pandas gigantes hembras, Xin Xin, Xin Hua y Shuan Shuan, que habitan en el zoológico de Chapultepec, en la capital azteca. Según las estipulaciones del programa, el zoológico Ueno será el primero en recibir a una de las crías de Ling Ling, si la visita es exitosa.

Existen en todo el orbe alrededor de mil pandas gigantes en libertad y 114 en cautiverio, y los zoológicos de China tienen 99 del total.

Ling Ling, que nació gracias a un exitoso programa de inseminación artificial, llegó a Tokio cuando tenía 7 años a través de un programa de intercambio con China.

Le encantaba jugar con sus cuidadores quienes escondían por toda su jaula azúcar en amuletos japoneses para la buena suerte, según Sugimoto quien asegura que Ling Ling reconocía su voz y se le acercaba cada vez que lo llamaba por su nombre.

En un esfuerzo por convertirlo en padre, le presentaron a la atractiva Tong Tong, pero nunca hicieron buenas migas. "El se acercaba amablemente, pero ella lo rechazaba", explicó Sugimoto.

Se realizaron siete intentos de inseminación artificial, uno por año, pero todos fracasaron. Tong Tong, que tenía "ojos muy grandes e incluso más adorables que los de Ling Ling", según Sugimoto, murió en julio pasado a los 14 años. Esto causó conmoción en todo Japón. Los medios de comunicación locales cubrieron extensamente el triste suceso y durante semanas hordas de visitantes colocaron flores fuera de la jaula. Los japoneses esperan con ansiedad los resultados de la visita de Ling Ling.

En Japón, los pandas tienen una posición privilegiada. En las afueras del zoológico Ueno, se venden juguetes, calcomanías y otros recuerdos relacionados con los pandas, como pequeños pasteles con forma de la especie rellenos de dulce de habas.

Japón atraviesa por olas de "pandamanía". Takatoshi Furukawa, director del Panda Institute, una asociación de amigos del panda, dice que hace poco un miembro pagó 100 mil yenes (casi mil dólares) por una estatua de panda. El espera que el próximo "boom" se produzca cuando nazcan las crías de Ling Ling.


* La autora es corresponsal de IPS

 

Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados

 

¿Futura novia de Ling Ling? Crédito: Sergio Dorantes
  Xin Hua, noiva de Ling Ling Crédito: Sergio Dorantes

Enlaces Externos



El portal de los pandas (inglés)

Ficha del oso panda (español)

Todo sobre los pandas (inglés)

Un turista fotografió a Ling Ling

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos