Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

 
Conectate

Tesoro submarino

Desde épocas remotas el fondo del mar alberga uno de los tesoros más impresionantes de todo el planeta Tierra: son los arrecifes de coral, una fuente de vida. Pero a comienzos del siglo XXI su futuro es riesgoso, y algunos de los augurios más tenebrosos sugieren que incluso podrían desaparecer en unas pocas décadas. Por eso tienen muchos defensores, incluso en el ciberespacio.

Los corales primitivos surgieron en las aguas cuando aún no existía vida terrestre. Y los que conocemos en la actualidad tienen unos 25 millones de años. Son formados por placas de carbonato de calcio producidas durante miles de años por criaturas pequeñas y trabajadoras, los pólipos.

Todos los arrecifes de coral están ubicados en los mares del trópico. Los especialistas los sitúan en tres zonas principales: el Indo-Pacífico, el Atlántico occidental y el Mar Rojo. La formación más espectacular es la gran barrera coralífera de Australia.

La importancia de los corales es fácil de entender: albergan la mayor diversidad biológica de los océanos con formaciones espectaculares entre las cuales merodean gran número de especies. Su desaparición afecta la vida. Y se estima que la cuarta parte de los corales ya han sido destruidos como consecuencia de actividades humanas, y más de la mitad están dañados.

Aunque los pólipos pueden generar nuevos corales, el proceso es lento. Hay quienes intentan soluciones artificiales, pero la exquisitez de la naturaleza no puede ser imitada. Además un nuevo enemigo en el horizonte, el 'efecto de invernadero' que recalienta el planeta y podría tener un efecto letal sobre estas formaciones por el aumento en la temperatura del mar.

CORAL. Un grupo que defiende los corales: hay un largo directorio de ONGs dedicadas a esta lucha. (inglés):
http://www.coralreefalliance.org/
Sitio oficial de la Gran Barrera de Arrecifes de Coral de Australia (inglés)
http://www.gbrmpa.gov.au
El arrecife de coral: material educativo para niños (español)
http://www.timeforkids.com/TFK/magazines/story/0,6277,59955,00.html
Módulo educativo sobre los arrecifes de coral (español)
http://www.acuarionacional.com/publicaciones/modulos/
arrecifesdecoral.htm

Mapa de las zonas con corales
http://www.reefrelief.org/Coral%20Forest/map.html
Reef Relief. Organización dedicada a salvar los corales (inglés)
http://www.reefrelief.org/
Iniciativa internacional por los arrecifes coralinos (inglés y francés)
http://www.environnement.gouv.fr/icri/
Busque los corales en Yahoo!
http://dir.yahoo.com/Science/Biology/Marine_Biology/Coral_Reefs/
Cómo bucear en arrecifes de coral (español) http://marenostrum.org/ecologia/medio_ambiente/buceo/arrecife.htm
Descripción del arrecife (español)
http://omega.ilce.edu.mx:3000/sites/ciencia/volumen1/ciencia2
/46/htm/SEC_11.HTM
Fábrica de arrecifes artificiales (inglés)
http://www.artificialreefs.com/
Conservación de coral en Belice (inglés)
http://www.ambergriscaye.com/greenreef/

La miel de la vida

Millones de años antes que existieran los seres humanos, ya había abejas coqueteando con las flores de este terrestre planeta. Los fósiles más antiguos de estos zumbadores insectos datan de hasta 40 millones de años, de acuerdo con una avalancha de datos que transforman Internet en una especie de panal.

En la actualidad las abejas, del género apis, familia apiidae, orden hymenóptera, clase insecta y fílum artrópoda, viven en casi toda la superficie del planeta, exceptuando los polos y algunas frías zonas aledañas. Y su presencia es fundamental pues además de producir miel, jalea real y cera son esenciales para la polinización de las plantas, que es uno de los orígenes de la vida.

"Si la abeja desapareciera del globo, al hombre le quedarían sólo cuatro años de vida", comentó Albert Einstein, de acuerdo con una frase citada en la Red.

La más frecuente de las abejas es la apis miellifera, cuyo principal habitat era Europa. Desde allí se expandió, principalmente hacia América, donde las abejas no existían, aunque las culturas indígenas sí cultivaban la miel de insectos similares pero sin aguijón, del género meliponinae.

El cultivo de la miel a partir de la creación de panales por parte del hombre tiene un nombre: apicultura. Es una actividad practicada desde tiempos remotos, que a comienzos del siglo XXI ha alcanzado altos niveles de desarrollo.

En estos tiempos futuristas las abejas son redescubiertas como poseedoras de un veneno capaz de sanar (apiterapia), y como habitantes frecuentes de Internet:

El portal de las abejas en: http://www.beehoo.com/ (inglés)
Historia de las abejas y la apicultura en: http://www.galeon.com/ttukun/ (español)
Cómo ven las abejas en: http://cvs.anu.edu.au/andy/beye/beyehome.html (inglés)
Biología de apis mellifera en: :http://koning.ecsu.ctstateu.edu/Plants_Human/bees/bees.html (inglés)
La apicultura antigua en América en: http://www.netcall.com.mx/abejas/alianza.html (español)
Una iniciación a la apiterapia en: http://www.curandote.com/ (español)
Portal de apiterapia en: http://www.apitherapy.org/aas/default.htm (inglés)
Museo viviente de la miel en: http://www.la-red.com/abelleiro/ (español)

Las pequeñas devoradoras

Una de las principales características de las hormigas arrieras es que parecen un desafío a la realidad: sus pequeños cuerpos pueden acarrear cargas increíbles, a veces varias veces superiores a su propio peso, y sus diminutas mandíbulas, multiplicadas por cientos de miles, son capaces de acabar con grandes extensiones de vegetación, pedacito a pedacito.

Las hormigas arrieras tienen colonizadas las zonas tropicales de América, donde también son conocidas como 'bachaco' o por denominaciones más cultas como 'atta sp', 'atta mexicana', 'atta cephalotes', y así... Dado el enorme poder de destrucción que albergan en su diminuta existencia, suelen ser calificadas como 'plaga', especialmente por los agricultores. Y con frecuencia son blanco de los plaguicidas o de otras formas menos depredadoras de control de pestes en los campos.

En otro reto a lo evidente, la materia vegetal que llevan hasta sus enormes hormigueros no se la comen, sino que la utilizan para cultivar un hongo. Ese sí, les sirve de alimento.

Estas pequeñas devoradoras son tan voraces, que hay quienes aseguran haber escuchado sus mordiscos. La variación en ese sonido puede servir como forma de comunicación, según algunas investigaciones. Y la mordida es tan fuerte, que en el pasado fue utilizada para suturar heridas humanas, de acuerdo con un texto encontrado en Internet.

Pero también ellas son objeto de mordiscos: en algunas zonas de América las hormigas arrieras han sido incorporadas a la gastronomía humana.

En español: siga a la hormiga arriera en:http://www.arts-
history.mx/kokone2/animal/bichos/arriera/home.html

En español: un insecto de leyenda
http://www.chiapascafe.com.mx/poemas/leyenda.html
En inglés: detalles y generalidades sobre la arriera
http://www.thewildones.org/Animals/atta.html
En inglés: teoría sobre hormigas que mastican y escuchan
http://sciencenews.org/20000205/bob2.asp
En ingles: todo sobre las hormigas, arrieras y de las otras
http://www.myrmecology.org/


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados

 


Claudio Contreras / Coral del Mar Caribe

 Las pequeñas devoradoras

 El americano solitario

 Murciélagos guaneros, volcanes y ballena gris

 Monos en peligro, paleontólogos y zoo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




Pequeñas devoradoras
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 






Pequeñas devoradoras
  Pequeñas devoradoras