8 de abril del 2001
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón Audio
  Al DIA
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 

Los océanos, que contienen el 90 por ciento de la biomasa viviente del mundo y son fuente primaria de alimento para más de tres mil millones y medio de personas, sufren una grave degradación debido a la contaminación, la pesca excesiva y el desmesurado crecimiento urbano costero. Aunque los mayores esfuerzos para preservar los océanos deben registrarse a nivel gubernamental, la sociedad civil puede también aportar soluciones. Como miembro de tu comunidad, tú puedes:

  • Localizar la contaminación marina y su origen. Los océanos y las áreas costeras necesitan ser protegidos de los desechos dañinos, entre ellos, los desperdicios tóxicos industriales, la basura radioactiva y el lodo sucio. Tú puedes participar en algún proyecto de investigación para ubicar el origen de la contaminación, el primer paso indispensable para emprender cualquier acción ambiental.
  • Trabajar en cooperación con otros grupos, con los gobiernos locales, así como con industriales y comerciantes a fin de encontrar alternativas para erradicar la colocación en el océano de sedimentos de lodo sucio y basuras municipales, muchas veces peligrosas y radioactivas.
  • Apoyar acciones de remoción de los desechos que flotan en las aguas o llegaron hasta las orillas de las playas. El guardia costero o militar puede involucrarse en esas tareas, al lado de grupos locales de ciudadanos que desplieguen campañas los fines de semanas bajo el lema que rece: "Vamos a limpiar por completo la playa".
  • Controlar las aguas de desagüe urbano, importante fuente de contaminación del océano. Todo lo que aparece arrojado a las calles, dentro de los sumideros o barrancas y en lotes baldíos es posible que llegue hasta el mar, los ríos o lagos del área. La lluvia lava los desperdicios dentro de alcantarillas locales y contribuye con cantidades grandes de sedimento, alimentos, bacterias y químicos tóxicos (orgánicos, metales pesados, petróleo y grasa).
  • Apoyar iniciativas de autoridades y organismos internacionales para prohibir el uso de redes de acarreo a gran escala, así como otras técnicas destructoras en alta mar en cualquier parte del mundo. En los países con grandes flotas pesqueras, este punto es fundamental.
  • Trabajar con las autoridades estatales y federales para proteger un hábitat donde exista una situación crítica, ya sea estableciendo áreas protegidas o santuarios marinos.En esta definición deben incluirse todos los arrecifes importantes de coral. Cada ciudadano puede animar a su gobierno a establecer incentivos económicos con miras a proteger ecosistemas amenazados y a desactivar la tendencia a destruirlos, solicitando suspender iniciativas de inversión económica que promuevan desarrollos en áreas costeras vulnerables.

Fuente: Taking Action, PNUMA.

Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados