Reportajes
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportajes


50 millones tienen hambre

Por Gustavo González*

En América Latina y el Caribe alrededor de 10 por ciento de la población sufre de hambre y desnutrición. Se requerirá un renovado compromiso político para reducir esas cifras a la mitad en 15 años, una meta asumida en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996.

SANTIAGO.-Cincuenta millones de habitantes de América Latina y el Caribe, alrededor de 10 por ciento de la población, sufren hambre y desnutrición. Son los protagonistas, a menudo pasivos, de la lucha por la seguridad alimentaria en la región.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), advirtió el 18 de abril que es necesario un nuevo compromiso político de la comunidad mundial para cumplir la meta establecida en 1996 de reducir en 2015 a la mitad el número de personas hambrientas en el planeta, calculado entonces en 800 millones.

Los progresos cinco años después de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación han sido mínimos. En su informe sobre “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo” de 2000, FAO calculó en 791 millones la cantidad de personas mal alimentadas en el período 1996-1998 en los países en desarrollo.

Según las proyecciones de FAO, el número se reducirá a 576 millones en 2015 y a 400 millones en 2030. Para América Latina y el Caribe, se calculó en 1996-1998 una cantidad de 55 millones de desnutridos, que se reduciría a 45 millones en 2015 y a 32 millones en 2030.

El informe de FAO explica que “la magnitud del hambre se mide comparando el promedio de energía dietética que las personas subnutridas obtienen de los alimentos que ingieren con la energía dietética mínima que necesitan para mantener el peso corporal y realizar una actividad ligera”.

Es con estos criterios que se establecen los déficits promedio de energía dietética para estas personas subnutridas, que se expresan en kilocalorías por persona al día.La organización cita el caso de Pedro Quispe, un campesino de la zona de Lago Titicaca en Bolivia, que cada día camina una hora para llegar a su trabajo y cuya dieta alimenticia comprende habitualmente maíz, papas, cebollas, tocino, sal, arroz, zanahoria, quinua y pescado dos o tres veces por semana.

De acuerdo con la magnitud de su esfuerzo físico, tanto en su trabajo como en actividades hogareñas, Quispe necesitaría ingerir diariamente 2 mil 800 kilocalorías, pero su régimen alimenticio le proporciona sólo 75 por ciento de esa energía. Tiene un déficit de 700 kilocalorías al día.

El mayor déficit promedio de energía dietética en la región corresponde a Haití, con 460 kilocalorías. Le siguen Nicaragua (300), Honduras (270) y Brasil, República Dominicana y Guatemala, con 250 kilocalorías.

La estadística de FAO, correspondiente al período 1996-1998, ubica a continuación a Perú (déficit de 240 kilocalorías), Bolivia, Guyana, Panamá y Trinidad y Tobago (con 230 cada uno) y Colombia y Paraguay (220).

Con un déficit diario de 210 kilocalorías se ubican a continuación Cuba, México y Venezuela, seguidos por El Salvador y Jamaica (200) y Suriname, con 190.

Los países de menor déficit en la región son Costa Rica y Ecuador, con 160 kilocalorías, Chile y Uruguay, con 150, cerrando la lista Argentina, cuya insuficiencia dietética entre la población subnutrida se estima en 140 kilocalorías por persona al día.

América Latina no ofrece los cuadros patéticos de hambruna con multitudes esqueléticas que los canales de televisión muestran desde Africa subsahariana, pero ello no significa que el problema no tenga gravedad, puntualizó la FAO.

El hambre crónica no siempre es evidente, porque el cuerpo la compensa frenando la actividad física en los adultos y deteniendo el crecimiento en los niños. Aumenta así la exposición a las enfermedades y disminuye el rendimiento de los menores en la escuela, mientras las madres dan a luz criaturas con falta de peso.

La FAO implementa en América Latina una serie de programas de asistencia alimenticia, con estrategias combinadas, que se orientan tanto a aumentar la productividad agrícola como la distribución de alimentos, e incluso a apoyar la capacidad exportadora, para disponer de excedentes que permitan importar alimentos.

Uno de los propósitos de estos programas consiste en potenciar el aporte de los pequeños campesinos, que en la mayoría de los países de la región suministran la mayor parte de las hortalizas.

El desarrollo de una capacidad propia de los campesinos es esencial para la FAO, que destaca el ejemplo de un grupo nicaragüenses que se unieron para invertir cada uno 40 dólares y construir una red de silos de metal para proteger su maíz de la humedad y las plagas.

* El autor es corresponsal de IPS.




Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Crédito:  Photo Stock
 
Crédito: Photo Stock

Enlaces Externos

FAO, Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación

Cumbre Mundial sobre la Alimentación

FAO: Inseguridad alimentaria (en inglés)

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos