25 de marzo del 2001
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

 
Conectate


Mamíferos acorazados

Quienes deseen encontrarlos en Internet podrán probar con muchos nombres: armadillo, mulita, quirquincho, tatú, cachicamo. Todos describen, en diferentes países y regiones, a uno de los habitantes más extraños de América: un mamífero acorazado.

Desde el punto de vista científico tienen otra denominación: forman parte de la orden Edentata y de la familia Dasypodidae. Existen unas veinte especies distintas de armadillos, que habitan en diferentes latitudes e incluso tienen hábitos distintos, aunque todos comparten como característica fundamental la caparazón, hecha de huesos.

Los armadillos o quirquinchos aparecieron hace unos 50 millones de años en el territorio de América del Sur. Hay numerosos restos fósiles que evidencian su presencia, y la de antiguos parientes ya extintos, como el gliptodonte. Su curiosa apariencia maravilló a los primeros europeos que los vieron, pero su existencia para entonces ya nutría el conocimiento de los pueblos indígenas.

Su presencia es escurridiza. Pero sin embargo es fácil de detectarlos en nuestra cultura: en cuentos y leyendas de lugares como Perú, México y Bolivia. El caparazón del quirquincho ha sido utilizado para fabricar un tipo de charango, instrumento de cuerdas originario de Bolivia. Y en algunas zonas, esta especie es considerada comestible.

En la actualidad es posible encontrar armadillos desde el sur de Chile hasta la parte meridional de EE.UU. Su presencia en América del Norte data de mediados del siglo pasado, y en algunos lugares, como en Texas, son tan abundantes que muchos los consideran una plaga.

Pero en otras regiones hay especies de armadillos que enfrentan el peligro de extinción, ya sea por depredación o por la destrucción de su hábitat. Es lo que sucede, por ejemplo, con el armadillo gigante.

Portal armadillo Online (en inglés)
El mundo científico de los armadillos (en inglés)
Quirquincho según enciclopedia (en español)
Sobre la mulita argentina (en español)
Biología del tatú (en portugués)
Invasión de armadillos a EE.UU. (en inglés)
Armadillos en texas (en inglés)
Breve leyenda sobre el armadillo mexicano (en español)
Leyenda boliviana (en español)
Leyenda peruana (en español)
El cachicamo en la gastronomía (en español)
Armadillo guisado (en español)
Tatú canastra/Armadillo gigante (en portugués)
Origen del charango (en español)

El otro mundo

Los océanos y mares representan un misterio sin fin. Sus aguas abarcan la mayor parte del planeta y aportan 99 por ciento de todo el espacio habitable por seres vivos, vale decir animales y plantas, en un mundo que irónicamente conocemos como 'Tierra'.

Una tierra donde las costas representan la frontera con un más allá conocido a medias, en cuyas profundidades exploraciones tan desafiantes como las del espacio exterior buscan explicaciones y oportunidades. La ciencia asegura que la vida surgió primero en los océanos, y algunos visionarios consideran que allí está la clave para el futuro de la humanidad. Para comenzar, como fuente de recursos.

Los océanos suelen estar asociados a la inmensidad, dadas sus dimensiones y la despampanante biodiversidad que albergan sus aguas saladas, y sin embargo están amenazadados: su principal enemigo son la contaminación y la sobreexplotación dirigidas desde la superficie terrestre.

La relación de nuestra civilización con los océanos está signada por su ineludible presencia en nuestras vidas, origen de numerosas actividades humanas, y por cierto de muchas culturas, vocabularios, travesías. Y ahora también por las iniciativas para defender la calidad de su medio ambiente.

El planeta, según la geografía humana, tiene tres océanos con nombre propio y unos 18 mares, con una vocación regional más definida. "El mar une a las naciones en vez de dividirlas", ha asegurado el director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Klaus Topfer, al referirse a la necesidad de actuar coordinadamente para evitar su degradación.

Quienes quieran navegar a través de los océanos, pero desde Internet, tendrán la oportunidad de descubrir un mundo plagado de sitios web. La fascinación y la urgencia por evitar la pérdida de esta fuente de vida tienen conquistado el ciberespacio:

Ocean Planet, Smithsonian Institute (en inglés)
Comisión Oceanográfica Intergubernamental, Unesco (en inglés)
Año internacional del Océano, 1998 (en inglés)
Mares regionales, PNUMA (en inglés)
Programa Mundial de Acción para la Protección del Medio Marino, PNUMA (en español)
Mare Nostrum (en español)
Glosario (en español)
Directorio del Océano (en inglés)
El océano desde el espacio (en inglés)
Oceanic, Ocean Information Center
Ocean Pilot (directorio), Unesco
Tsunami (en inglés)

Sube la temperatura

Cuando tratamos de imaginar el 'efecto de invernadero' podemos pensar en esto: una capa de gases que envuelve la atmósfera y atrapa la energía emitida por el planeta. Se trata de un fenómeno natural, pero durante los últimos años se puso en evidencia una nueva realidad: ha crecido más allá de lo normal como resultado de la actividad humana.

La emisión de los 'gases de invernadero' puede ser atribuida a incendios casuales o erupciones volcánicas. Pero en los últimos años una fuente fundamental han sido los procesos de combustión de nuestra civilización, entre los cuales figuran en forma relevante los asociados a la quema de hidrocarburos, ya sea en fábricas o en automóviles.

El problema de un efecto de invernadero anormal, es que genera un cambio climático en el planeta, en este caso un calentamiento. Los científicos prevén variaciones que parecen mínimas, de unos pocos grados centígrados, pero que pueden dañar severamente los ecosistemas.

Este fenómeno ha generado alarma mundial. Los países del mundo han sido convocados a participar activamente en una Convención Marco sobre Cambio Climático auspiciada por Naciones Unidas, y a firmar el Protocolo de Kyoto, un documento que llama a la acción para tratar de contrarrestar el efecto de invernadero y sus consecuencias.

Las naciones industrializadas, mayores consumidoras de energía, han sido convocadas a tomar la delantera en el control de las emisiones de los gases de invernadero.

El director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Klaus Topfer, ha planteado que "la amenaza más profunda que enfrenta la humanidad en este momento es la perspectiva de que nuestras actividades económicas produzcan un calentamiento global".

Algunas de las consecuencias previstas por los científicos son el derretimiento de los hielos, el aumento en el nivel de los mares e incluso la desaparición o migración de especies. Y esos síntomas ya se están manifestando.

Tierramérica: el cambio climático (en español)
A qué se llama cambio climático (en español)
Mapa de la emisión de gases de invernadero
Efecto de Invernadero y cambio climático en Unep.net (en inglés)
Convención sobre Cambio Climático - Sitio oficial
Protocolo de Kyoto (en español)
Sobre Cambio Climático (en español)
¿Qué es el efecto de invernadero? (en español)
El ganado también aporta (en español)

 

 

 

 


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados

 

 

venta de armadillo en Tixkokob, Yucatan, méxico

Venta de armadillo en Tixkokob, Yucatan, México. Crédito: Claudio Contreras


Una familia numerosa

Humo y niebla

Caparazones marinos

Un aroma planetario

Tesoro Submarino

La miel de la vida

Las pequeñas devoradoras

El americano solitario

Murciélagos guaneros, volcanes y ballena gris

Monos en peligro, paleontólogos y zoo

 

 

 

 

 

El otro mundo