Grandes Plumas
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Grandes Plumas


El valor de los sitios sagrados

Por Rigoberta Menchú*

No es casualidad que muchas "áreas protegidas" sean zonas que han sido pobladas y conservadas por indígenas, sostiene la Premio Nobel de la Paz. "Desde nuestro origen y bajo cualquier latitud... hemos considerado a la tierra como algo sagrado".

CIUDAD DE MEXICO- La madre tierra es para nosotros, los pueblos indígenas, sinónimo de fuente de riqueza económica y medio de subsistencia gracias a que nos da el maíz, elemento esencial de nuestras vidas. Pero no sólo eso: la madre tierra también nos permite concebir el mundo desde una perspectiva integral.

Desde nuestro origen y bajo cualquier latitud, los pueblos indígenas hemos considerado a la tierra como algo sagrado. Ella nos da la vida y es parte fundamental de nuestra cosmovisión, por lo que la respetamos y la veneramos. Hemos heredado de nuestros abuelos una convivencia armoniosa con la naturaleza, lejos de pretender someterla como si fuéramos sus dueños.

La tierra es raíz y fuente de nuestra cultura, a la cual tenemos que acudir diariamente para regenerarnos. Ella contiene nuestra memoria, ella acoge a nuestros antepasados y requiere, por lo tanto, que la honremos y le devolvamos con ternura y respeto los bienes que nos brinda.

Hay que cuidar y guardar la madre tierra para que nuestros hijos y nuestros nietos sigan percibiendo sus beneficios. Si el mundo no aprende ahora a respetar la naturaleza ¿qué futuro tendrán las nuevas generaciones?.

A lo largo de estos últimos años, nuestra madre naturaleza ha sufrido un deterioro, en numerosos casos irreversible. La destrucción de bosques, la contaminación de ríos, lagos y mares, el calentamiento global se han convertido, en este naciente siglo XXI, en una temática de carácter prioritario si no queremos vernos convertidos en testigos de la lenta agonía de la Humanidad.

Sin embargo, a pesar de esa marcha acelerada de la todopoderosa modernidad hambrienta de espacios y pulmones siempre menos vírgenes, diversas iniciativas impulsadas por personas, instituciones y movimientos interesados en la conservación de la vida han logrado, en muchos casos, crear las llamadas áreas protegidas y frenar la despiadada depredación que parecía encaminada hacia un trágico destino. Esta comunidad "conservacionista" ha actuado de manera paralela a la experiencia ancestral que han desarrollado nuestros pueblos.

Desde siempre, los pueblos originarios han preservado entre sus valores la importancia de mantener una convivencia armoniosa, equilibrada, de respeto espiritual con la naturaleza.

Por ello es que muchos de los lugares que rodean las comunidades, la tierra donde se siembra, los bosques, los cerros, los ríos, los lagos y otros, tienen una dimensión espiritual mayor que los convierte en “sitios sagrados”.

Esta práctica ancestral ha sido sistemáticamente olvidada por los gobiernos y otros sectores de las grandes ciudades. Sin embargo, durante los últimos años existe un creciente reconocimiento a la importancia histórica que tienen los lugares sagrados y las prácticas tradicionales de protección de las zonas naturales que han cultivado los pueblos indígenas.

No es casualidad que muchas de las áreas protegidas por los ambientalistas sean zonas que han sido pobladas, trabajadas y conservadas por pueblos indígenas, los cuales, por medio de su tradición, su cultura y sus propios contextos ambientales, han sabido transmitir por generaciones el respeto a la madre tierra.

Muchos de las iniciativas de los gobiernos o las instituciones nacionales e internacionales para conservar la naturaleza chocan con los pueblos indígenas, ya que se desconoce el valor de sus lugares sagrados y sus prácticas tradicionales.

Por eso es necesario impulsar nuevos procesos de intercambio de experiencias y posteriores alianzas entre la comunidad interesada en preservar la naturaleza y los pueblos indígenas.

Con una mejor comunicación, una disposición a escuchar, entender y asimilar las prácticas ancestrales de los pueblos indígenas, los organismos nacionales e internacionales genuinamente preocupados por nuestra fauna y flora, enriquecerían sus estrategias para establecer iniciativas viables y perdurables para revertir el terrible deterioro ambiental. Eso permitiría además lograr la supervivencia y el manejo efectivo de los sitios sagrados y tradicionales de nuestros pueblos.

Con iniciativas de este tipo podremos revertir, no sólo el deterioro ambiental, sino asimismo otros aspectos discriminatorios del conocimiento indígena.

(Copyright IPS)

* Premio Nobel de la Paz y embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO.




Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

El río de mi corazón.
Por Raúl Zurita

El día después de Trinidad
Por Manfred Max Neef

La "modernidad" indígena
Por Rigoberta Menchú Tum

El amanecer de un nuevo día
Por Marcos Terena

El arroyo.
Por Carlos Verdecia

La década del ambiente.
Por Al Gore

Yo soy indio.
Por Natalio Hernández

Para no matar lo que da vida.
Por Gabriel Trujillo Muñoz

Estados Unidos, en el ojo del huracán.
Por Mark Sommer

Los rostros del éxodo.
Por Mary Robinson

El centro global de la pobreza.
Por K.Y.Amoako

Las trampas del petróleo.
Por Rubens Ricupero

El Sur exige reformar el comercio.
Por Mike Moore

Una conquista indígena. Por Marcos Terena

Tras un nuevo ideal ético.
Por Ignacio Ávalos Gutiérrez

La nueva esclavitud es peor.
Por Thanh-Dam Truong

La ingeniería genética amenaza la vida.
Por Vandana Shiva

La otra cara del sida
Por Noeleen Heyzer

El valor de los sitios sagrados
Por Rigoberta Menchú