Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Noticias

ECUADOR: Galápagos con problemas en seguridad de fauna
por Kintto Lucas

QUITO, (IPS) Una matanza de lobos marinos en las Islas Galápagos volvió a poner de manifiesto problemas en la protección ambiental de ese archipiélago ecuatoriano del océano Pacífico, cuya fauna estuvo en peligro hace cuatro meses, a causa de un derrame de combustible.

Ambientalistas reclamaron al gobierno de Ecuador un mayor control sobre este santuario ecológico mundial, luego de que se denunciara la muerte de 35 lobos en el Parque Nacional Galápagos.

La persona que se comunicó con las autoridades del parque, sin identificarse, aseguró que los animales habían sido lanzados al océano, pero hasta este jueves sólo fueron encontrados 11 machos, que habían sido castrados, y cuatro hembras a las que les habían arrancado los colmillos.

Portavoces del Parque y de la Fundación Charles Darwin indicaron que las hembras deben haber sido matadas por error, ya que no tienen valor comercial.

En cambio, los cartílagos de los órganos sexuales de los lobos machos son comercializados a los países asiáticos, donde son utilizados como afrodisíacos y por los cuales pagan precios muy altos.

"Las hembras fueron muertas por error, porque a los cazadores ilegales lo que más les interesa son los órganos reproductores de los machos, pues son muy buscados en los mercados asiáticos por sus supuestos poderes afrodisíacos", aseguró la bióloga Sandie Salazar, de la Fundación Charles Darwin.

Por su parte, Edwin Naula, jefe técnico del Parque Nacional Galápagos, informó que se ha intensificado la vigilancia en el muelle y en el aeropuerto del lugar.

"Los culpables intentarán sacar los órganos, ojalá podamos descubrirlos en ese intento", apuntó Naula.

También precisó que todos los lobos marinos encontrados en la playa La Lobería, donde está la mayor colonia de esta especie del archipiélago, fueron muertos con un golpe certero en la región parietal izquierda.

"La muerte fue rápida, porque son mansos, ya que sólo en época de celo los adultos suelen tener un comportamiento algo agresivo", explicó el experto.

Mientras, el Ministerio de Ambiente, la Fiscalía y la marina de guerra iniciaron una investigación para tratar de encontrar a los responsables de la matanza.

La ministra de Ambiente, Lourdes Luque, dirigió sus sospechas a los pescadores artesanales. "Tiene que ser gente del lugar. Tiene relación con la caída del precio del pepino de mar y la merma en la captura que afrontan los pescadores artesanales", señaló.

"El año pasado se hallaron otros 12 animales, que presentaban las mismas características, es decir, castrados", arguyó la ministra.

En tanto, los ambientalistas no descartaron esa hipótesis, pero añadieron que los genitales de los lobos deben haber sido sacados del archipiélago por barco o avión para comercializarlos en el exterior, y eso ocurre por "la falta de control".

Luque pidió "que la población tome conciencia y denuncie a los autores de esta barbarie", a la par de que se comprometió a reforzar los controles gubernamentales de las islas.

Naula también se sumó para indicar que "el Parque Nacional Galápagos pedirá la colaboración de los oriundos para que proporcionen información sobre este hecho".

Las Islas Galápago, ubicadas a 1.000 kilómetros de la costa ecuatoriana, fueron declaradas patrimonio de la humanidad en 1978 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Representantes de distintas organizaciones ecologistas solicitaron el año pasado a la Unesco que también sea declarada patrimonio de la humanidad la reserva marina del archipiélago, lo cual podría ocurrir en los próximos meses.

Los ambientalistas argumentaron que esta nueva declaración podría influenciar para que las autoridades asuman una verdadera protección, "no sólo de las islas, si no de toda la reserva marina que las rodea".

La imagen de los lobos muertos tirados en la arena contrasta con lo ocurrido en febrero, cuando voluntarios internacionales salvaron a más de 30 animales de ser afectados por el combustible derramado tras el encallamiento del buque Jéssica.

En esa oportunidad los voluntarios de la Estación Charles Darwin evitaron una mortandad de lobos y protegieron la playa La Lobería, que según un censo realizado en enero tenía 150 lobos adultos, sin considerar sus crías.

La muerte de 35 animales representa una reducción importante en una de las especies más admiradas de Galápagos.

Sin embargo la muerte de los lobos no es el único hecho que demuestra la fragilidad de estas islas.

Hace dos semanas, dos barcos pesqueros, uno de Costa Rica y otro de Colombia, fueron capturados mientras pescaban tiburones en una zona protegida cercana a la isla de Darwin, que sirve para investigación científica.

El Parque Nacional Galápagos, en coordinación con la Capitanía del Puerto Ayora y de la Comandancia de la Segunda Zona Naval, montó el operativo e interceptó estas embarcaciones.

Las autoridades del Parque denunciaron que la conservación de los ecosistemas frágiles de las islas "se ven seriamente afectados por la presencia de barcos pesqueros industriales extranjeros, que invaden las aguas de la reserva marina, con el único afán de destruir la biodiversidad".

En la ley de Régimen Especial para la Conservación y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Galápagos, vigente desde marzo de 1998, se determinó que las actividades pesqueras en esa área se someterán a los principios de conservación.

La ley establece cuotas, calendarios pesqueros y artes de pesca autorizadas en las islas, y prohibe la pesca industrial dentro del área de la reserva marina protegida, que comprende 74 kilómetros desde el continente.

Los ambientalistas denuncian desde hace dos años el descuido en la conservación de la reserva marina por parte de las autoridades y el incumplimiento de la ley.

"Es urgente que se establezca un mayor control y sanciones a los barcos que pescan en las aguas de Islas Galápagos, tanto extranjeros como nacionales que no respetan la prohibición", aseguró Naula.


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados