Reportajes
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportajes


Las amenazas de una nube tóxica

Por Katherine Stapp*

Activistas y autoridades están preocupados por los efectos ambientales tras el derrumbe de las torres gemelas en Nueva York. Los especialistas buscan rastros de gases venenosos, amianto y compuestos químicos en torno al sitio de la tragedia.

NUEVA YORK.- Partículas de un polvo brillante se suspenden en el aire y pequeños focos ígneos continúan ardiendo en los escombros del World Trade Center, al tiempo que miles de personas regresan a sus trabajos en la parte sur de Manhattan.

Mientras los equipos de rescate continúan con el trabajoso proceso de examinar más de un millón de toneladas de escombros, las autoridades intentan protegerlos a ellos y a otros trabajadores de la mezcla de vapores, cenizas, polvo y humo que permanecen en el aire.

Grandes franjas del distrito financiero se abrieron desde el lunes, aunque tropas de la Guardia Nacional y oficiales de policía continúan formando barricadas para acordonar las manzanas en las inmediaciones de la plaza del World Trade Center, cuyas torres gemelas colapsaron tras el ataque terrorista del pasado día 11.

Inicialmente se temió que una nube tóxica de fibras de amianto se hubiera liberado cuando los edificios se derrumbaron, pero las muestras de aire y polvo tomadas desde el 13 de septiembre por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y la Administración de Salud y Seguridad Laboral del Departamento revelaron que no hay amianto en el aire, o que los niveles son relativamente bajos, entre 2,1 y 3,3 por ciento, en comparación con un umbral de uno por ciento.

Una flota de enormes camiones aspiradores fue desplegada el fin de semana pasado para absorber gran parte del polvo. Algunos oficinistas que regresaban al distrito financiero el martes llevaban máscaras faciales de papel, que de todos modos son ineficaces para bloquear las fibras de amianto ultra finas.

Los doctores recalcan que el daño permanente a la salud causado por las fibras de amianto, que antes se utilizaba como material aislante pero ahora está prohibido, generalmente resulta de una exposición prolongada.

Los muchos otros compuestos químicos liberados durante la explosión inicial y el derrumbe que le siguió son más difíciles de evaluar. Benceno, formaldehído, hidrocarburos policlorinados e incontables agentes carcinógenos todavía están presentes en el lugar, al igual que gases venenosos que contienen monóxido de carbono y cianuro.

La fusión de vidrio, concreto, componentes electrónicos, plásticos e incontables materiales más en las torres creó también nuevos y potencialmente mortales compuestos.

“Estamos ante una situación única que puede producir algunas combinaciones de productos químicos también únicas”, advirtió Cynthia Wilson, directora ejecutiva de Chemical Injury Information Network, un grupo de activistas sin fines de lucro.

“El cloro, por ejemplo, se unirá a cualquier otro elemento presente para crear compuestos desconocidos, con efectos generalmente devastadores”, agregó.

Sólo el combustible de los aviones libera unos cien mil derivados químicos cuando se quema y no se conoce con certeza los efectos que muchos de ellos pueden tener sobre la salud humana, señaló Wilson.

Según los especialistas, las consecuencias a largo plazo para las miles de personas que estuvieron expuestas a estas sustancias son imposibles de calcular.

“Si alguien está enfermo ahora, probablemente se recupere. Si todavía está enfermo en tres meses, entonces debe preocuparse”, dijo Wilson.

Los problemas derivados de la exposición a sustancias químicas y polvos tóxicos van desde irritación respiratoria temporal a daño neurológico permanente y tipos de cáncer como la leucemia.

Mientras la mayor parte del humo tóxico en el lugar se disipa, “los riesgos más serios ahora serán el contacto dérmico”, dijo Peter Bellin, profesor de salud ambiental y laboral de la California State University.

El martes, el Comité de Nueva York para la Salud y Seguridad Laboral (NYCOSH, por sus siglas en inglés), una coalición de 200 sindicatos locales y especialistas en salud y seguridad individuales, emitió pautas a miles de sus miembros acerca de cómo protegerse mientras las sustancias van desapareciendo del ambiente, lo que podría llevar un año o más.

“Es una obviedad decir que el humo tiene ingredientes tóxicos”, dijo Jonathan Bennett, el director de asuntos públicos de la coalición. “Tenemos gases tóxicos y partículas de materiales (como el hollín o las fibras de amianto). Las máscaras que filtran las partículas no protegen a las personas contra el monóxido de carbono, por ejemplo”.

Las recomendaciones en la octava página del comunicado de NYCOSH incluyen el uso adecuado de gafas, cremas protectoras de la piel y máscaras anti-gas no descartables con cambio frecuente de filtros. También se urge a los trabajadores a cambiarse de ropa antes de regresar a casa.

Los escombros se están retirando en camiones desde la parte sur de Manhattan hacia el basural Fresh Kills en Queens, que no se considera un lugar adecuado para el almacenamiento permanente. Aún no se sabe dónde terminarán éstos, pero es probable que sean dispersados en basurales de todo el país.

Mientras tanto, el basural de Queens parece un gigante laboratorio criminal, con especialistas forenses de la Oficina Federal de Investigaciones examinando los escombros en busca de pistas y pruebas.

* La autora es corresponsal de IPS




Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Crédito: William Farrington
 
Crédito: William Farrington

Enlaces Externos

Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA)

Comité de Nueva York para la Salud y Seguridad Laboral

Chemical Injury Information Center

Agencia Federal de Manejo de Emergencias (EE.UU.)

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos