Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate

Dientes feroces

Las pirañas son protagonistas de una leyenda negra que las retrata como pequeños monstruos hambrientos y agresivos capaces de devorar un ser humano apenas cae al agua. Pero en la vida real es apenas un habitante más de los ricos ecosistemas fluviales sudamericanos.

Hay unas 20 especies agrupadas bajo el nombre científico de serrasalmus, que define a las pirañas, peces de agua dulce de la familia serrasalmidae, con ancestros que ya existían hace unos 100 millones de años.

En medio de esa diversidad hay pirañas agresivas, como la 'roja', hay otras peligrosas, como la 'negra' que tiene una mordedura poderosa, y también hay algunas que prefieren comer una mayor cantidad de vegetales.

La fascinación por este pez creada por relatos de exploradores y después por películas o novelas que suelen exagerar su capacidad de acción está reflejada en Internet, donde hay portales dedicados a proveer información sobre este ser vivo tan singular, adornado con mandíbulas intimidantes.

Los sitios dedicados a las pirañas tratan de desactivar los mitos sobre este pez. Pero también advierten que algunas especies sí pueden ser peligrosas, y que si bien es poco probable que devoren un humano en segundos, algunas especies si pueden provocar mordeduras de cuidado cuando son estimuladas por el movimiento o la sangre.

Hay quienes nadan en medio de ríos que literariamente se describen como "infestados de pirañas". Hay quienes se comen las pirañas. Hay quienes usan sus mandíbulas como herramientas. Y hay quienes las colocan en acuarios en sus casas.

Estos peces son exclusivamente sudamericanos, habitantes de cuencas importantes como las del Amazonas, Orinoco o San Francisco. En un sitio de Internet aseguran que la palabra piraña significa "pez de dientes cortantes".

Portal educativo: Piranha.org (en inglés)
Portal: Piranha Hut (en inglés)
Pezpersonaje: pirañas (en español)
Biología de las pirañas (en inglés)
Serrasalmus Nattereri (en español)
Especies de pirañas (en inglés)
Ficha técnica: pirañas (en español)
Ficha técnica: piraña roja (en inglés)
Película: Piranha
Caldo de piranha (portugués)

El gran pájaro

Las montañas de los Andes sudamericanos tienen un habitante de lujo: el cóndor andino, el ave rapaz más grande de la Tierra. Pero también se trata de una especie que ha sido diezmada y llevada al borde de la amenaza de extinción. Los cóndores andinos tienen, por supuesto, un nombre científico: Vultur Griphus. Y cuando tienen las alas abiertas en pleno vuelo pueden llegar a medir hasta tres metros de ancho.

Hace algún tiempo estas aves abundaban en toda la Cordillera de Los Andes, desde Venezuela hasta Tierra del Fuego. Pero su número fue decreciendo, principalmente porque han sido diezmados por los humanos e impactados por cambios en su hábitat.

El cóndor andino es un ave de carroña, al igual que su primo el cóndor californiano. Se alimenta también de crías recien nacidas de algunos animales de la zona. Cuando está en cautiverio, lejos de la amenaza de sus depredadores, puede vivir hasta 70 años.

La depredación colocó al cóndor andino en las listas de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y en el libro rojo de la Unión Internacional para la Conservación (IUCN).

En la actualidad hay programas para la conservación del cóndor y para la repoblación de las cumbres andinas con esta especie.

Una navegación por Internet demuestra que esta empresa de conservación es popular: hay portales sobre el cóndor andino y numerosos sitios dedicados a describir la especie.

Portal: Condor Andino (en español e inglés)
Proyecto Cóndor Andino (en español)
Condor Andino: Información general (en español)
Cóndor andino: clasificación PNUMA-WCMC (del CITES)
Vultur Gryphus en la Lista Roja de la IUCN
Programa de Conservación del cóndor de California
Ficha técnica: cóndor andino (en inglés)
Vultur Gryphus
La magia del cóndor

Hielos australes

La región antártica, también conocida como Antártida, alberga el gélido Polo Sur, uno de los rincones más apasionantes del planeta. Se trata de una zona del mundo donde imperan los hielos en medio de un ecosistema que desafía la lógica terrestre.

Los datos sobre esta región son elocuentes: contiene 90 por ciento del hielo del mundo, lo cual le permite ser el mayor depósito de agua dulce del planeta, con 70 por ciento de las reservas conocidas. Y sin embargo, es un desierto.

En los sitios de Internet dedicados a los misterios de la Antártida describen este lugar como el más seco, el más frío y el más ventoso de la Tierra.

Un lugar así plantea numerosos desafíos que desde hace más de un siglo atraen exploradores, aventureros, científicos y ecologístas. La conquista del Polo Sur prácticamente el resultado de una carrera por vencer la geografía y el clima, ganada el 14 de diciembre por el equipo del noruego Roald Amundsen (en la foto).

Muchos años después la Antártida es reconocida como un ecosistema único cuyo estudio atrajo la instalación de bases científicas de numerosos países que realizan sus investigaciones en condiciones extremas.

Los científicos han alertado que la preservación del ecosistema antártico es fundamental para todo el planeta. Proteger este medio ambiente es un reto que impulsan numerosas organizaciones ambientalistas, y al cual son convocados los gobiernos a través de un Tratado Antártico que periódicamente plantea nuevas metas de conservación.

Pero más allá de esos esfuerzos la región es escenario de uno de los problemas ecológicos que podrían tener efectos más devastadores: se afirma que el problema del calentamiento mundial está provocando la reducción del hielo por derretimiento. Hielos que, por cierto, también deben soportar la mayor carga de rayos ultravioletas, a causa del adelgazamiento en la capa de ozono justo allí, sobre el Polo Sur.

Encyclopaedia Antarctica (en inglés)
La conquista del Polo Sur (en español)
The Antarctica Project (ecología, en inglés)
Exploradores y filatelia antártica (en inglés)
Antártida, la última esperanza (en español)
Educativo: NOVA y la Antártida (en inglés)
Tratado antártico (texto en español)
Antartic Treaty (en inglés)
Faq del Polo Sur
Virtual Antarctica


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Fuente: Fotoclipart.com
Fuente: Fotoclipart.com



Montañas de fuego

Un agujero amenazante

Seres reptantes

Un pequeño gran mundo

Luz de vida

Centellas tormentosas

Capturas acuáticas

Aullidos ascentrales

El otro reino

Alas sutiles

Grandeza Fluvial

Plantas.com

El arte de volar

Soberanos melenudos

Aire de saurios

Ocho patas

 

 

 

 

 

Fuente: Fotoclipart.com
Fuente: Fotoclipart.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El noruego Admunsen desafió el hielo. Fuente: south-pole.com
El noruego Admunsen desafió el hielo. Fuente: south-pole.com