Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate

Inmunodeficiencia humana

La aparición del Virus de la Inmunodeficiencia Humana o VIH tuvo un impacto asteroidal sobre las sociedades humanas. Es el causante del SIDA, un síndrome tristemente famoso por sus efectos devastadores, ya que deja a su paso una secuela de muerte y pobreza.

Desde los años 80, cuando fueron detectados los primeros casos de Sindrome de Inmunodeficiencia Humana (SIDA) el mundo ha aprendido mucho sobre esta afección, sobre sus causas, sobre la forma de entorpecer el trabajo del virus, o sobre la clave para luchar contra su difusión: la prevención.

Los hombres son aliados indispensables para controlar la expansión del VIH, advirtieron los organizadores del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA 2001, celebrado en todo el mundo el 1 de diciembre. El lema internacional de este año fue: "A mí me importa, ¿y a tí?".

A comienzos de 2001 el SIDA está presente en todo el planeta Tierra. En la actualidad se combate el virus con un cóctel de remedios que ha demostrado su eficiencia, también en la prevención de contagios, pero muchos pobres, que son los más afectados, no los pueden comprar.

Entretanto, los investigadores insisten en la búsqueda de una vacuna, pero el proceso podría demorar años.

La región más afectada del mundo es Africa. En algunos países de ese continente está atentando contra el desarrollo de generaciones enteras. Y más allá del drama social, plantea un reto económico pues las estrategias de combate al virus y sus secuelas generan un altísimo costo para la humanidad.

En América Latina y el Caribe la intensidad con que se presenta el VIH/SIDA difiere mucho de país en país. También las poblaciones de riesgo son diversas. Según los especialistas, esas características plantean un desafío particular para las estrategias de prevención.

El primer paso para esas estrategias de prevención, sin embargo, siempre es el mismo: la información. Y en ningún lugar de la Tierra se consigue tanta información sobre el SIDA como en Internet, donde hay consultorios virtuales, portales y directorios dedicados a este tema.

Especial: Día Mundial de la Lucha contra el SIDA
ONUSIDA: Día Mundial de la lucha contra el SIDA 2001
ONUSIDA, Programa Conjunto de las Naciones Unidas contra el VIH/SIDA
Banco Mundial: economía del SIDA
OMS: Departamento de VIH/SIDA
OMS/ONUSIDA: Iniciativa para una vacuna contra el VIH
OPS: SIDA en las Américas
Aegis: Un amplio directorio... ¿cómo usar la Internet para informarse?
The Body en español (español)
VIHSIDA.cl: todo tipo de preguntas y respuestas sobre el SIDA (español)

El poder del viento

La energía eólica es considerada por muchos especialistas como la energía del futuro. El uso de nuevas tecnologías permite un aprovechamiento cada vez más eficiente del poder del viento, que es limpio, renovable y abundante en todo el planeta.

Pero pese a que la energía eólica tiene mucho futuro, es bien conocida desde un pasado lejano. La técnica de los molinos de viento, que aprovechaban el viento para mover maquinarias como moledoras de granos, fue utilizada en muchos países desde hace siglos. La energía eólica moderna también es producida por molinos, pero de otra generación. Son calificados como aerogeneradores, y consisten de un elevado mástil con una gran hélice que recoge el viento necesario para mover una productora de energía, una turbina.

El interés por la energía eólica y otras fuentes alternativas fue intenso durante la crisis petrolera de los años 70 pero luego decayó. Sin embargo, volvió con mucha fuerza durante los años 90, esta vez por motivos ambientales.

Los investigadores de la energía eólica han producido avances destinados a conjurar las objeciones de sus críticos: aerogeneradores más silenciosos y capaces de aprovechar al máximo los vientos, parques eólicos (conjuntos de aerogeneradores) que tienen usos paralelos como pasturas o cultivos, instalación de molinos en el mar.

La tecnología eólica "esta en evolución", advierten en el magnífico portal de Internet de la Asociación Danesa de Energía Eólica. En ese país europeo los vientos ya aportan 13 por ciento de la demanda de la población.

En países latinoamericanos como Brasil y Argentina ya existe un renovado interés por aprovechar el inmenso potencial de los vientos. Y de acuerdo con información recopilada en Internet en Europa tienen como meta inmediata generar 10 por ciento de toda la energía con aerogeneradores.

La información sobre este tipo de energía abunda en Internet. Hay directorios donde se puede navegar largamente, pues contienen sitios de organizaciones de investigación, asociaciones y empresas dedicadas a fabricar piezas de los aerogeneradores.

Windpower: portal danés (en español)
Directorio web: eolica.net
La energía eólica (en español)
Centro Brasileño de Energía Eólica (portugués e inglés)
Investigación sobre energía eólica en EE.UU. (en inglés)
Asociación europea de energía eólica (en inglés)
Ventajas de la energía eólica (en español)
Explicación: energía eólica (en español)
Yahoo!: energía eólica: organizaciones, empresas, etc...
Búsqueda en Google: energía eólica en Tierramérica

Una bacteria peligrosa

El ántrax irrumpió en el siglo XXI como una amenaza concreta: en medio de un mundo convulsionado el contagio se propaga a través de misteriosos envíos bioterroristas. Y más allá del conflicto, renace el interés científico por controlar este mal.

La enfermedad, también conocida como carbunco, es una infección bacteriana causada por las esporas del bacillus anthracis. La verdad es que el ántrax es conocido desde hace mucho tiempo, pero nunca antes generó tanto temor.

Los casos de ántrax siempre estuvieron asociados al contacto directo con animales o con sus productos, explica la Organización Panamericana de la Salud. Sin embargo el bacillus anthracis fue manipulado en laboratorios para utilizarlo como arma.

Hay tres tipos de manifestaciones de esta enfermedad: la dermatológica, que es a nivel cutáneo, la gastrointestinal y la pulmonar, la de mayor letalidad.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, la Organización Mundial de la Salud alertó sobre el peligro de atentados con armas biológicas.

Cuando esa alerta se transformó en una realidad, la demanda de información sobre esta afección bactereológica poco conocida explotó.

Oficinas gubernamentales, centros de información médica y laboratorios de investigación precisaron rápidamente los alcances de esta amenaza biológica, y las herramientas para combatirla, incluida una vacuna.

Organización Panamericana de la Salud (en español)
OMS: directrices sobre ántrax (en inglés)
Casos de ántrax en el mundo (en inglés)
Centro de control y prevención de enfermedades, EE.UU. (en español)
Departamento de Defensa EE.UU.: Alerta (en inglés)
LatinSalud: información general (en español)
Cobertura de Yahoo! sobre Antrax
La búsqueda de una vacuna (en inglés)


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

UNAIDS/S. Noorani
UNAIDS/S. Noorani



Gatos feroces y amenazados

Astro Rey

Camino a Johannesburgo

Dientes feroces

El gran pájaro

Hielos australes

Montañas de fuego

Un agujero amenazante

Seres reptantes

Un pequeño gran mundo

Luz de vida

Centellas tormentosas

Capturas acuáticas

Aullidos ascentrales

El otro reino

Alas sutiles

Grandeza Fluvial

 

 

 

Fuente: ARS/USDA, http://www.ars.usda.gov/
Fuente: ARS/USDA, http://www.ars.usda.gov/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Fuente: Sandia National Lab, www.sandia.gov
Fuente: Sandia National Lab, www.sandia.gov