Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Noticias

ECUADOR: Cuarteles fronterizos, entre el ecoturismo y la guerra
por Kintto Lucas

QUITO, ene (IPS) Los cuarteles del ejército de Ecuador en la frontera con Perú, el ex enemigo, se convierten en centros de ecoturismo, pero en la zona limítrofe con Colombia, los preparativos son de guerra.

Mediante el plan Amarun Huasi (casa de la boa, en lengua kichwa), el ejército y la fuerza aérea, con el apoyo de operadores de turismo nacionales y extranjeros, impulsaron un proyecto ecoturístico en cuatro destacamentos de la frontera centro-sur de la Amazonia ecuatoriana.

El proyecto surgió tras la firma del acuerdo de paz con Perú, en octubre de 1998, cuando fue abandonada parte de la infraestructura construida para albergar a las tropas ecuatorianas preparadas para combatir con las fuerzas peruanas.

Ecuador y Perú mantuvieron por más de cincuenta años un conflicto fronterizo que los llevó a enfrentarse varias veces, la ultima en 1995.

El plan Amarun Huasi fue lanzado en mayo de 2001 en la Brigada de Selva Pastaza, en la provincia del mismo nombre, pero comenzó a implementarse en los últimos meses del año, luego de estudios de mercado, promoción de rutas y destinos,.

Los cuarteles Sangay y Capitán Chiriboga, en la oriental provincia de Pastaza, Morona y Santiago, Morona Santiago, al sur de la anterior, se han convertido en hoteles para quienes deseen hacer turismo en la Amazonia ecuatoriana.

Hacia el norte, en cambio, en las provincias de Sucumbíos, Orellana y Napo, se intensificaron las actividades militares y policiales "para prevenir que el conflicto armado colombiano se traslade a Ecuador", según portavoces militares.

El reacondicionamiento de los destacamentos existentes y la construcción de otros es parte de esa labor.

Las Fuerzas Armadas tuvieron que reorganizar sus áreas de acción operativa de acuerdo con las exigencias que demanda el Plan Colombia, en marcha en el vecino país.

El Plan Colombia, que tiene el apoyo de Estados Unidos, fue presentado por el presidente colombiano Andrés Pastrana como un esfuerzo de su gobierno contra el tráfico de drogas. Pero analistas y organizaciones sociales aseguran que está dirigido contra la guerrilla y que estimulará la guerra.

El general Oswaldo Jarrín, comandante de la IV División Amazonas del ejército de Ecuador, señaló a la prensa que el mando está dispuesto a ''mantener la hegemonía militar ecuatoriana'' en esa zona.

La construcción de un nuevo destacamento a pocos kilómetros de Lago Agrio, capital de Sucumbíos, y la implementación de nuevos controles fijos y móviles en las carreteras de la Amazonia, apuntan en ese sentido, dijo Jarrín.

Por su parte, portavoces de la fuerza aérea informaron que se dispone de equipos de rastreo para la Amazonia, y los aviones de la base de Combate 31, ubicada en el aeropuerto de Lago Agrio, tienen la misión de "garantizar la inviolabilidad del espacio aéreo ecuatoriano".

El aeropuerto de la compañía petrolera CITY, a pocos kilómetros de Lago Agrio, es operado ahora por las Fuerzas Armadas, para el transporte y abastecimiento de las unidades destinadas a la zona.

El coronel Miguel Maldonado, comandante de la Brigada Napo número 19, afirmó que la misión de los soldados ecuatorianos en la frontera con Colombia es "velar por el orden jurídico establecido y defender la soberanía nacional".

Mientras, los cuarteles habilitados para promover el ecoturismo en la frontera sur son una nueva fuente de recursos económicos para el ejército y la fuerza aérea.

Jorge Véjar, representante de TourisVéjar, una de las agencia asociadas al Plan Ecoturístico Amarun Huasi, dijo que el proyecto tiene apoyo del Ministerio de Defensa y la Comandancia General de la Fuerza Terrestre.

"Durante los últimos meses, se han arreglado las unidades para ajustar sus comodidades a los requerimientos de los turistas. Se han hecho adecuaciones imprescindibles en las villas y en los casinos de oficiales", informó Véjar.

Los viajeros llegan a los cuatro destinos turísticos habilitados en un avión militar acondicionado para pasajeros, que parte de la pequeña localidad de Shell, en la provincia de Pastaza.

Los destacamentos están ubicados en medio de la selva, junto a ríos que facilitan la navegación hacia el interior de la Amazonia ecuatoriana y peruana.

"En cada cuartel se capacitó a los cocineros militares a través del Secap (Servicio Ecuatoriano de Capacitación Profesional), para que se especializaran en la preparación de menús nacionales e internacionales", dijo Véjar.

Los guías que llevan a los turistas por la selva son soldados indígenas de la Amazonia, que conducen canoas con motores fuera de borda.

Las comunidades aledañas a los cuarteles turísticos, a las que se llega a pie o por vía fluvial, venden sus artesanías y hacen demostraciones chamánicas.

Según el capitán Claudio Pinto, encargado del proyecto, los visitantes pueden navegar, pasear por la selva, bañarse en cascadas sagradas, pasear en bicicleta o a caballo por senderos abiertos, pescar de pirañas, observar aves, y visitar cuevas y lagunas escondidas.

Pero en los dos últimos meses de 2001 también aumentó la participación de militares y policías ecuatorianos en operativos antidrogas dirigidos por el Departamento de Administración de Drogas de los Estados Unidos (DEA) en las provincias amazónicas del norte.

Esas acciones, según portavoces militares, están encaminadas a combatir a los narcotraficantes colombianos que utilizan el territorio ecuatoriano como zona de tránsito.

Desde hace tres años, personal de la DEA capacita al Grupo Especial Antinarcóticos de la Policía Nacional, para la lucha contra la droga en la región amazónica ecuatoriano-colombiana.

Como parte del plan, fue construido un moderno cuartel en Baeza, de la provincia de Napo, vecina por el sur de Sucumbíos, que contempla también operaciones de contrainsurgencia.

El cuartel de Baeza puede albergar a más de 500 hombres y ha sido equipado con un moderno sistema de comunicación. Está ubicado en un punto en el que convergen caminos utilizados para el transporte a Colombia de precursores químicos de drogas, armas y municiones, ha asegurado la DEA.


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados