Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


El retorno de los “pájaros niños”

Por Sandra Guijarro*

De octubre a marzo los pingüinos magallánicos regresan a tierra en el sur chileno para aparearse en un espectáculo enternecedor que atrae miles de visitantes hasta el seno de Otway, donde un día estuvieron a punto de desaparecer.

SENO OTWAY, CHILE.- Cada año, los pingüinos magallánicos regresan a tierra para procrearse y convivir en grupos en la playa, como en una reunión de bañistas, en seno Otway, 70 kilómetros al noroeste de Punta Arenas, la ciudad más austral de Chile.

Los también llamados “pájaros niños” son pequeños -llegan a medir hasta 70 centímetros de altura-, tienen pecho blanco y espalda negra, y el sólo contemplarlos caminar por la playa o deslizarse hacia el mar produce en los seres humanos sentimientos de ternura, encanto y paz.

Eso explica que unas 35 mil personas los visiten cada temporada.

Los pingüinos magallánicos (Sphenicus Magellanicus), una de las nueve especies que vive en Chile, retornan cada octubre para procrearse en pequeñas islas de la Patagonia, en Tierra del Fuego y en estas playas en la ribera oriental del seno (golfo) Otway.

El clima de esta región, la más sureña del país, a unos dos mil kilómetros al sur de Santiago de Chile, se mantiene frío, nubloso y con vientos que provienen de la Antártica. El viento marca la vida de esta parte del mundo y puede sobrepasar los 120 kilómetros por hora.

Los pingüinos magallánicos pueden vivir hasta 20 años. Suelen tener la misma pareja durante toda la vida y cada año vuelven a estas tierras a ocupar los mismos nidos que dejaron la temporada anterior. Una pareja de pingüinos tiene comúnmente dos crías y excepcionalmente tres, pero sólo sobrevive la más fuerte.

Estas aves pueden sumergirse hasta 120 metros de profundidad y nadar a 40 kilómetros por hora en las heladas aguas, donde se alimentan de krill (crustáceo) y plancton.

Durante muchos años, los pescadores artesanales usaban a los pingüinos como carnada en la pesca de la centolla, un gran crustáceo de carne muy apreciada. También se vendían embalsamados o eran capturados para zoológicos públicos y privados.

Desde hace una década, la Fundación Otway administra el lugar. “Cuando iniciamos la labor de protección de la zona, sólo quedaban unos 400 pingüinos, la colonia estaba por extinguirse”, dice a Tierramérica Kai Horst, doctor en ciencias naturales y actual director de la fundación.

Hoy la colonia tiene más de 10 mil individuos. Sin embargo, persisten graves amenazas relacionadas al cambio climático, la sobre-pesca y los derrames de petróleo.

En la zona, hay otra pingüinera en el parque nacional Los Pingüinos ubicado en Isla Magdalena, en el corazón del Estrecho de Magallanes.

Una barcaza transportando turistas sale desde Punta Arenas y recorre 35 kilómetros al norte. Además de los adorables pingüinos magallánicos -la colonia se estima en 185 mil individuos-, los visitantes pueden ver a la gaviota austral, la dominicana y el cormorán, que completan la biodiversidad de una zona esteparia donde no existen lagunas o ríos.

El Parque está protegido y administrado por la Conaf (Corporación Nacional Forestal) y la temporada de visitas se inicia en diciembre.

Terminada la dura tarea de procrear en marzo, los pingüinos magallánicos regresarán a vivir en el mar. Volverán nuevamente en octubre, y con ellos miles de turistas ansiosos por asistir a este fabuloso espectáculo natural.

* La autora es periodista y colaboradora de Tierramérica




Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Los pingüinos magallánicos suelen tener la misma pareja durante toda la vida.  Crédito: Photo Stock
 
Los pingüinos magallánicos suelen tener la misma pareja durante toda la vida. Crédito: Photo Stock

Enlaces Externos

Fundación Otway

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos