Diálogos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Diálogos


“Ambientalistas avanzan un paso más en Porto Alegre”

Por Gustavo González*

El movimiento ciudadano prepara sus propuestas y exigencias para la cumbre "Río + 10". Y plantea una agenda en la cual la sustentabilidad abarca también la equidad social, según dijo la activista ambiental Sara Larraín, quien dialogó con Tierramérica durante el II Foro Social Mundial.

PORTO ALEGRE.- Convertido en el mayor evento anti-globalización neoliberal, el II Foro Social Mundial (FSM) celebrado en esta ciudad del sur de Brasil desde el 31 de enero al 5 de febrero, tocó también el tema de medio ambiente y el desarrollo sostenible.

¿Hubo propuestas concretas o puros discursos? ¿Se registraron avances hacia la Cumbre Río +10 de septiembre en Sudáfrica? Sara Larraín, una de las principales animadoras del FSM, cree que sí.

El encuentro, dice en entrevista con Tierramérica, representó un avance enorme para el movimiento ciudadano global, que empieza a estructurar una agenda socio-ambiental propia, con propuestas alternativas al paradigma de desarrollo neoliberal.

Larraín es una reconocida activista ambiental chilena, coordinadora del Programa Cono Sur Sustentable, que incluye los capítulos locales de ese programa en Brasil, Chile y Uruguay, y miembro del International Forum on Globalization.

P -¿Cuál es su evaluación del tratamiento de los temas ambientales en el segundo FSM?

R -Hubo un enorme avance en relación al primer foro el año pasado. Al tema de la sustentabilidad y el medio ambiente se le dedicó un día completo, con talleres y conferencias acerca del agua, el acceso a la tierra y la soberanía alimentaria. Las salas con capacidad para dos mil personas no daban abasto. Se expresó ahí la necesidad de una resignificación del desarrollo, porque ambiente y sustentabilidad incluyen los aspectos de equidad social. Este paradigma socio-ambiental fue un aporte fundamental.

P - ¿Cómo se concreta este paradigma?

R - Es muy difícil que el movimiento ciudadano a nivel global supere una agenda reactiva a la globalización neoliberal. Para tener iniciativa política, la sociedad civil requiere su propio proyecto de sociedad y de desarrollo. En este foro se ha dado el primer paso en esa dirección. Vamos a avanzar quizás más el próximo año, en el tercer FSM, aquí mismo en Porto Alegre.

P - ¿Qué elementos surgieron del Foro, en el ámbito de América Latina, para la cumbre Río + 10?

R -Hubo una reunión preparatoria de la sociedad civil de América Latina en octubre de 2001 en Brasil. Allí se ratificó la validez de la Agenda 21 adoptada en la Cumbre de la Tierra de 1992 (Río de Janeiro), pero se reconoció el fracaso de la implementación de los compromisos. Tanto entonces como ahora en Porto Alegre, se establece que la Agenda 21 no puede ser implementada debido a un obstáculo fundamental: la nueva institucionalidad internacional, comandada por la Organización Mundial de Comercio (OMC). De una u otra forma este sistema ha contradicho todos los compromisos ambientales y laborales, de salud, educación y alimentación vinculados al ambiente, y acordados en el seno de las Naciones Unidas.

P -¿Qué proponen hacer frente a esto?

R -Es muy claro que mientras no haya una reforma estructural de los organismos financieros internacionales y de la OMC no va a ser posible seguir avanzando en una agenda política internacional. Para América Latina, la agenda de la sustentabilidad no es sólo ambiental. Es una agenda de desarrollo, donde se conjugan la sustentabilidad ambiental y la equidad social. Sin superación de la pobreza no hay desarrollo sustentable y sin protección ambiental tampoco.

P -¿Surgieron propuestas concretas en esa línea?

R -Muchas. Se propuso, por ejemplo, un tratado de protección de los bienes comunes de la humanidad, se dijo no a las patentes sobre la vida, no a la privatización del agua y la tierra. Se planteó avanzar hacia acuerdos que establezcan prioridad de los tratados multilaterales ambientales por sobre los de comercio, así como crear un capítulo en la Corte Internacional de Justicia para temas vinculados a violación de los derechos ambientales y sociales. Otra propuesta establece la vinculación entre la deuda externa y la deuda ecológica y la necesidad de encontrar instrumentos de tratamiento común de ambas.
Pero tal vez lo fundamental fue la concepción de que la democracia es prerrequisito para la sustentabilidad. No podemos avanzar si no hay posibilidades de negociación democrática con participación de las comunidades sobre los estilos de desarrollo.

* El autor es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Activistas en Porto Alegre pidieron dar prioridad al medio ambiente y no al comercio. Crédito: Photo Stock
 
Activistas en Porto Alegre pidieron dar prioridad al medio ambiente y no al comercio. Crédito: Photo Stock

Enlaces Externos

Foro Social Mundial

Terra Viva: especial FSM

Cumbre Río + 10

Cono Sur Sustentable

International Forum on Globalization

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos