Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


No es El Niño, pero se parece

Por Abraham Lama*

La detección de un recalentamiento del mar causante de intensas lluvias en la costa del pacífico peruano hizo temer una repetición del fenómeno climatológico de El Niño que en su última manifestación causó estragos. Pero los metereólogos ahora descartan esa posibilidad.

LIMA.- Los peruanos temieron a comienzos de este mes estar ante al inicio de una nueva manifestación del fenómeno de El Niño, cuando la temperatura del agua frente a su costa aumentó hasta tres grados, y el susto aún no se les ha pasado del todo.

Esa variación causó lluvias incesantes que desbordaron los ríos. Las inundaciones causaron al menos cuatro muertes, destruyeron centenares de hectáreas sembradas, dañaron miles de viviendas de marginados rurales y urbanos y provocaron aludes que interrumpieron el tránsito en carreteras.

La última aparición de El Niño, en 1998, causó en todo el mundo daños estimados en decenas de miles de millones de dólares.

En Perú, ascendieron a tres mil millones las pérdidas por la destrucción de 62 puentes y cientos de kilómetros de carreteras, y hubo daños en 113 mil viviendas, mil 550 escuelas, 380 centros médicos y siete aeropuertos.

El Niño es una corriente de agua cálida que nace en el océano Pacífico frente a Australia, con intervalos de tres a siete años, y fluye hacia la costa sudamericana, la que recorre de norte a sur. Sus efectos son graves trastornos del clima mundial, con catastróficas inundaciones y sequías.

Sólo a mediados del siglo XX la comunidad científica mundial estableció que El Niño era la causa común de fenómenos en áreas distantes como vientos monzones de India, inundaciones en China, Indonesia y América Latina e inclementes sequías en Sudáfrica y Australia.

Sistemas de vigilancia de la temperatura del mar y la tendencia del viento alimentan bases de datos de organizaciones científicas que intercambian información al respecto desde 1990, por recomendación de las Naciones Unidas.

"Se trata de descubrir los ciclos que gobiernan la periodicidad y la intensidad de este fenómeno, que parece enloquecer el clima mundial pero que obedece a una lógica interna que debemos conocer y anticipar", explicó a Tierramérica Ena Jaimes, del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología de Perú.

El Centro de Previsión Climatológica de Estados Unidos registró en enero una tendencia al recalentamiento del mar frente a las costas de Ecuador y Perú, y consideró probable el comienzo de nuevas manifestaciones de El Niño en los próximos tres meses.

El Comité Científico para el Estudio Regional del Fenómeno de El Niño de América del Sur, integrado por expertos de Colombia, Chile, Ecuador y Perú, confirmó ese recalentamiento al reunirse en Lima en enero, pero descartó que eso indicara el inicio de un nuevo episodio de El Niño.

Pero el 5 de febrero se registró en Lima la lluvia más intensa en 32 años. En el resto del país, el desborde de ríos y los aludes causaron ocho muertes y afectaron a ocho mil 500 personas, arrasando cientos de hectáreas de cultivos.

Ena Jaimes, así como el almirante Hugo Arévalo, presidente del comité a cargo del estudio del fenómeno en Perú, y Ronald Woodman, del Instituto Geofísico, informaron al presidente Alejandro Toledo que, "a pesar de parecerlo, no está comenzando un Niño".

"Hay un recalentamiento del mar que incrementa las lluvias, pero no es El Niño", dijo Woodman.

Por su parte, Arévalo precisó: "El recalentamiento del mar no fue provocado por una corriente de agua cálida procedente del otro lado del océano Pacífico, como ocurre con El Niño, sino por el paso de humedad procedente del océano Atlántico".

"Esa diferencia de origen es importante, sobre todo por la previsible duración de las lluvias. Si se tratara de El Niño habría que prepararse para un periodo de lluvias extraordinarias de unos 12 meses", precisó Arévalo.

* El autor es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología de Perú

Senamhi: El Niño

Yahoo!: links sobre El Niño

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos