Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate

Cetáceos inteligentes

Los delfines son conocidos por los humanos desde la antigüedad por su inquietante capacidad para aprender y por su extraordinario comportamiento. Pero aunque son admirados por grandes y niños, sufren los rigores de la civilización y no son ajenos al peligro de extinción.

Hay unas setenta especies agrupadas en la suborden de cetáceos conocida como 'Odontoceti' en la clasificación animal. En forma más vulgar se los conoce como 'ballenas dentadas' o con dientes, y abarca tanto a los delfines de mar como a los de río.

De acuerdo con información disponible en Internet hay una treintena de especies de delfines oceánicos y unas cinco especies de delfines de río.

Los delfines son mamíferos, amamantan a sus crías, y son el resultado de un largo proceso evolutivo que según los expertos comenzó con criaturas terrestres. Hay otra característica importante de esta especie: a diferencia de los peces, y al igual que sus primas las ballenas, necesitan respirar aire.

Se trata de excelentes nadadores que pueden alcanzar velocidades de 40 kilómetros por hora. Además poseen un sofisticado sistema de sonar natural, que les permite ubicar los objetos en el agua.

Pero una de sus características más sorprendentes para los investigadores del delfín es el gran tamaño de su cerebro, que determina su inteligencia. Los delfines son curiosos y pueden aprender a realizar algunas tareas enseñadas por los humanos.

La supervivencia de los delfines, sin embargo, está amenazada. Muchos de ellos son víctimas de las redes de pesca, un hecho destacado por numerosas campañas de conservación en el mundo. Y también se critica con insistencia su cautiverio para espectáculos, o su uso en experimentos.

Especies de delfines
Cetáceos: delfines (en español)
Programa Internacional para la Conservación de los Delfines (en español)
Thinkquest: Delfines (educativo, en inglés)
Planeta ecológico: delfines (en español)
Discovery Channel: Guía sobre delfines (en inglés)
Preguntas frecuentes sobre delfines (en inglés)
Semejanzas entre humanos y delfines (en inglés)
Características de los delfines (en español)
Delfinoterapia (en español)
Campaña delfines libres (en español)

Aves delicadas

Los colibríes son conocidos con varios nombres: picaflor, beijaflor, kolibri, hummingbird, o por su denominación científica como Trochilidae. Pero en todos los casos las palabras describen lo mismo, una maravilla de la naturaleza americana.

Cuando los primeros europeos llegaron al "nuevo mundo" de aquellos tiempos fueron sorprendidos por la existencia de estas aves mínimas. Al principio las confundieron con insectos, asombrados por su capacidad de vuelo y por su dedicación a las flores, donde obtienen su alimento.

Desde entonces los colibríes maravillan a la gente. Aparecen en numerosas estampillas del mundo, son sujetos habituales de cuadros y fotografías, y llevan a muchos a diseñar mecanismos para atraerlos a bebederos artificiales de néctar. Sin embargo, en países como Estados Unidos está prohibido tenerlos como mascota.

La familia Trochilidae, que como ya dijimos está compuesta exclusivamente por americanos desde Alaska hasta Tierra del Fuego, tiene como integrantes a unas 328 especies catalogadas.

En Internet existe abundante información sobre la biología de los colibríes y sobre cómo atraerlos para gozar de su presencia, la mayor parte agrupada bajo la palabra clave en inglés: hummingbird.

En los portales podemos leer que el colibrí más grande pesa 20 gramos y vive en América del Sur, mientras que el más pequeño alcanza 2,2 gramos en Cuba. Y que una de las especies interesantes es la de la isla chilena de Juan Fernández, cuyo picaflor sólo habita en ese territorio a 600 kilómetros de la costa.

El vuelo del colibrí es sorprendente. El batir de alas es tan veloz que apenas se intuye. Eso les permite alcanzar grandes velocidades, pero también realizar proezas como detenerse o retroceder.

Toda esa capacidad de los colibríes implica un metabolismo acelerado y un gran consumo de energía. Para compensarlo toman abundante agua, y se alimentan unas 300 veces al día. Según uno de los sitios web, para un humano sería como comer 130 kilos de pan y beber 150 litros de agua...

Por otra parte, se trata de una especie muy valiosa para la naturaleza. Como nos explica un sitio brasileño, los colibríes "minúsculas aves sensibles", cumplen un papel crucial en el proceso de polinización de las plantas.

Los picaflores, joyas aladas (en español)
Los colibríes, familia Trochilidae (en español)
El web de los colibríes (en inglés)
Kolibri Homepage (inglés y alemán)
Hummingbirds.net (en inglés)
Beija flor tambem aprende (en portugués)
Sitios sobre colibrís (en inglés)
La sociedad de los colibríes (en inglés y otros idiomas)
Picaflor de Juan Fernández (en español)
Colibríes: especies en sellos postales

Fluviales

Los ríos son sinónimo inequívoco de vida. Sus cursos esculpieron la geografía terrestre, determinaron las características de los ecosistemas y guiaron el establecimiento de civilizaciones. Pero pese a su importancia muchos de ellos están amenazados.

Casi todos los ríos tienen características afines. Nacen en una 'fuente' de agua, generalmente elevada, desde donde empiezan a recorrer un camino trazado a lo largo del tiempo, donde su caudal puede ser aumentado con el aporte de los tributarios.

Los sitios de Internet dedicados a explicar la naturaleza de los ríos desde un punto de vista educativo recuerdan que suelen recorrer planicies, irrigar tierras a su alrededor y luego desembocar en cuerpos de agua mayores, que pueden ser otros ríos, lagos o el mar.

Los ríos son fuente imprescindible de agua dulce que auspicia la vida. El área de influencia de estos cursos fluviales se denomina como cuenca, y su preservación es prioritaria para los promotores de la conservación de la naturaleza.

Durante toda la historia de la civilización los humanos han entendido la importancia de los ríos, y por eso grandes ciudades y culturas enteras han florecido en sus riberas. Sin embargo estas fuentes de agua dulce también han sido afectadas por nuestra presencia en el planeta.

Los humanos somos productores de contaminación y de proyectos de desarrollo que afectan el destino de las vías fluviales. Una de las situaciones más conflictivas se produce con las decenas de miles de represas capaces incluso de acabar con los ríos, un hecho que ha provocado gran preocupación.

Una travesía a través de Internet revela que gran parte de los recursos de información son aportados por organizaciones dedicadas a la conservación de estos cursos de agua.

Portal: Red para la protección de los ríos (en inglés)
Principales ríos del mundo (en español)
Thinkquest: A lo largo de un río (en inglés)
Los ríos más largos del mundo
BBC: ríos en peligro
National Geographic: los ríos 2001 (en inglés)
Yahoo!: sitios web sobre ríos
Coalición ríos vivos (portugués, español)
Comisión Mundial de Represas

 


Copyright © 2002 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Crédito: NOAA
Crédito: NOAA


Alimento de Dioses

Aire en movimiento

Inseguridad Alimentaria

Rocas Espaciales

Alto relieve

Hielos a la deriva

Los que huyen

Planetas en vecindad

Poder terrenal

Inmunodeficiencia humana

El poder del viento

Una bacteria peligrosa

Gatos feroces y amenazados

Astro Rey

Camino a Johannesburgo

Dientes feroces

El gran pájaro

Hielos australes

Montañas de fuego

Un agujero amenazante


Crédito: Freestockphotos.com
Crédito: Freestockphotos.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Crédito: Amazoneb
Crédito: Amazoneb