Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate

Financiar el desarrollo

La movilización de recursos para financiar al desarrollo es un reto apremiante para un mundo donde 1.200 millones de personas están condenadas a la extrema pobreza. Y además es la clave para lograr la sustentabilidad ambiental de nuestro planeta.

Los países del mundo se movilizaron en marzo de 2002 hasta la ciudad mexicana de Monterrey para participar en una Conferencia Internacional sobre Financiación al Desarrollo, y deberán volver a abordar este mismo tema durante la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sustentable en Sudáfrica a fines de agosto.

La conexión entre los dos encuentros es importante, porque en Sudáfrica se revisarán los compromisos adquiridos durante la "Cumbre de la Tierra" realizada en Río de Janeiro en 1992. En esa oportunidad los gobiernos del mundo emitieron un documento conocido como Agenda 21 o Programa 21, en el cual entre otras cosas se detallan los costos del desarrollo sustentable: 600.000 millones de dólares anuales.

Un documento del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), presentado en octubre como preparación para la reunión sudafricana, conocida como "Río + 10", destacó que los objetivos de financiamiento al desarrollo no se han cumplido.

Uno de ellos era el de lograr que los países industrializados aportaran unos 125.000 millones de dólares anuales en cooperación al desarrollo, equivalente a 0,7 por ciento de sus productos nacionales (PIB). La meta no se alcanzó, y en el 2000 la cooperación rondaba el 0,22.

Como quedó demostrado en Monterrey, hay visiones divergentes sobre la cooperación al desarrollo. En la reunión mexicana la ONU destacó que en este momento sería necesario aportar unos 50.000 millones de dólares anuales para combatir la pobreza, por debajo de las metas del Programa 21, pero aún así un inmenso desafío.

Un Grupo de Alto Nivel sobre Financiación al Desarrollo llamado por la ONU para preparar un estudio previo a la reunión de Monterrey, advirtió que si no se llega a compromisos concretos no se cumplirán las metas trazadas por la Declaración del Milenio, presentadas a los países al comienzo de este siglo.
Esas metas incluyen disminuir a la mitad el número de personas en extrema pobreza para el 2015. Y eso implicaría también cambiar la situación de un mundo polarizado donde 80 por ciento de toda la población vive con 20 por ciento de los recursos.

Un amplio despliegue de información sobre estos temas disponible en Internet detalla también otros desafíos relacionados con la movilización de recursos para el desarrollo, para comenzar la voluntad de los propios países en desarrollo por planificar en forma más eficientes sus políticas económicas y financieras.

Los países en desarrollo deberán preocuparse por invertir sus propios recursos nacionales.

Las naciones del mundo también han sido exhortadas a buscar alivios para los problemas de deuda externa que absorben grandes cantidades de recursos, a estimular los flujos de inversión privada y a mejorar el acceso a los mercados por parte de los países en desarrollo. Uno de los objetivos del desarrollo debe ser una mundialización (globalización) más equitativa, dicen los documentos que sustentan estas conferencias.

Conferencia Internacional sobre la Financiación al Desarrollo
Foro Global, la sociedad civil frente a la conferencia
Kofi Annan: lo que se necesita para el desarrollo (en inglés)
Grupo de Alto Nivel sobre la Financiación al Desarrollo
Agenda 21
PNUD: Financiación para el desarrollo
CEPAL/PNUD: Financiamiento al desarrollo sostenible
Declaración del milenio: Nosotros los pueblos
Cumbre de Johannesburgo: Río + 10
Tierramérica: la ruta de México a Sudáfrica

El Niño

El fenómeno de El Niño es un acontecimiento climatológico a gran escala que se manifiesta en todo el mundo. Y para muchos es un motivo de preocupación pues provoca lluvias o sequías fuera de lo común que impactan severamente las condiciones de vida.

La alteración del clima se produce por un aumento en las temperaturas del mar en gran parte de la superficie del Océano Pacífico, una anomalía que impacta las condiciones atmosféricas. La variación es descrita como una oscilación, que después de subir puede registrar temperaturas bajas, en cuyo caso el fenómeno se denomina La Niña.

El fenómeno de El Niño se produce cíclicamente, cada cuatro a siete años, y su intensidad es variable. Sin embargo algunos episodios considerados graves han provocado trastornos climáticos con consecuencias como hambrunas o inundaciones.

Aunque el fenómeno ocurre en el Pacífico sus consecuencias se sienten en todo el planeta. Algunas personas asocian a El Niño con un exceso de lluvias, pero también es fuente de sequías inusuales.

En Perú, país donde en forma regular se presenta la corriente cálida también llamada El Niño, se habría originado el nombre debido a que los pescadores detectaban las anomalías cerca de la navidad. Es uno de los países más afectados por el fenómeno, y por lo tanto vigilan en forma permanente las temperaturas en el Pacífico.

Pero también otros países mantienen esa vigilancia. En el sitio web de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA) de EE.UU. supervisan en forma constante las temperaturas del Océano Pacífico, incluso con satélites.

La prevención es importante, ya que El Niño no puede evitarse porque se trata de un acontecimiento natural. Existen menciones a alteraciones del clima en el pasado remoto que han sido asociadas a este fenómeno. Y hay registros históricos sobre su aparición desde fines del siglo XVI.

Meteorología de Perú: El Niño (en español)
NOAA: página sobre El Niño (en inglés)
El fenómeno de El Niño (en español)
¿Qué es El Niño? (en español)
Tierramérica: los secretos de El Niño (en español)
El Niño, un fenómeno que afecta todo el planeta (en español)
Los 10 episodios más graves (en inglés)
Niños del trópico: El Niño y la Niña (en inglés)
El Niño para niños (en inglés)
El Niño en la historia (en español)

Los elefantes

Los elefantes africanos y asiáticos son los animales terrestres más grandes del planeta, únicos sobrevivientes de una gran familia conocida como Proboscidea. Y su vida en los tiempos modernos está marcada por una conflictiva convivencia con los seres humanos.

De acuerdo con información disponible en Internet, en el pasado la orden Proboscidea tuvo más de 300 integrantes, pero todos se extinguieron, salvo las dos especies que conocemos hoy en día. El elefante africano lleva el nombre científico de Loxodonta africana, mientras que el asiático es llamado Elephas máximus.

Características como su tamaño y su trompa siempre han llamado la atención. Pero además los elefantes tienen otras peculiaridades: viven en familias estrechamente vinculadas, tienen manifestaciones de afecto inusuales y poseen excelente memoria.

Y también llevan un raro adorno, los colmillos de marfil, un atributo que paradójicamente ha sido la principal causa de disminución de las poblaciones de estas especies, debido a que se trata de un material altamente cotizado.

La caza de elefantes para la extracción de marfil es considerada aún como la peor amenaza contra estas especies y ha generado una serie de iniciativas de conservación a nivel internacional, incluyendo la restricción al comercio de este producto.

Entretanto, cada vez hay más conflictos entre las poblaciones de elefantes y de humanos que comparten los mismos ecosistemas, otro factor capaz de alterar el potencial de supervivencia de esta especie.

En algunos casos los pobladores humanos se quejan de una excesiva presencia de elefantes como resultado de las iniciativas de conservación y en algunos casos han pedido suavizar las restricciones al marfil. En otros casos, las familias de estos mamíferos enfrentan difíciles condiciones de vida en ecosistemas alterados por prácticas agrícolas.

En Internet hay un excelente portal con información sobre elefantes. Pero además abundan los sitios web que informan tanto sobre las características de estas dos especies como sobre los peligros que las acechan.

Portal: centro de información sobre elefantes (en inglés)
WWF: especies amenazadas: elefantes (en inglés)
Elefantes: características (en español)
Los elefantes (en español)
Save the Elephants (en inglés)
Antepasados del elefante (en español)
Vivir con los elefantes (en inglés)
Santuario de elefantes en EE.UU.
Elephant Care International
CITES y el marfil (en inglés)

 

 


Copyright © 2002 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Fuente: UN Photo #149134C
Fuente: UN Photo #149134C


Cetáceos inteligentes

Aves delicadas

Fluviales

Alimento de Dioses

Aire en movimiento

Inseguridad Alimentaria

Rocas Espaciales

Alto relieve

Hielos a la deriva

Los que huyen

Planetas en vecindad

Poder terrenal

Inmunodeficiencia humana

El poder del viento

Una bacteria peligrosa

Gatos feroces y amenazados

Astro Rey

Camino a Johannesburgo

Dientes feroces

El gran pájaro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: NOAA
Fuente: NOAA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Crédito: USFWS
Crédito: USFWS