Diálogos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Diálogos


"No sé por qué asustan tanto los transgénicos"

Por Néfer Muñoz*

Norman Borlaug, padre de la revolución verde, cree que los cultivos modificados pueden ayudar a alimentar al mundo y a prevenir la deforestación. Además comentó a Tierramérica que en la lucha contra el hambre el gran problema es la distribución equitativa.

SAN JOSE.- El premio Nóbel de la Paz Norman Borlaug, padre de la revolución verde que multiplicó la producción agrícola en los años 50 y 60, está a favor de los transgénicos como un instrumento para superar el hambre en el mundo.

“Muchos ecologistas han desvirtuado la lucha”, dice al referirse a la oposición de sectores ambientalistas a los alimentos genéticamente modificados.

Borlaug, estadounidense, 88 años, es considerado el científico que más vidas ha salvado en el mundo, a través de investigaciones que lograron desarrollar variedades de maíz y trigo más productivas y resistentes a las plagas, que alimentaron a millones en los países pobres.

Borlaug dialogó con Tierramérica en Costa Rica, donde inauguró la Primera Conferencia Internacional sobre Globalización de la Investigación Agrícola (25-27 de febrero), organizada por el no gubernamental Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza.

P Tierramérica: ¿Cuál es su visión de la seguridad alimentaria en el mundo?
R Borlaug: Nadie puede garantizar la seguridad alimentaria en países de rápido crecimiento poblacional. En una nación como Alemania, el crecimiento demográfico es prácticamente cero, pero en otras en vías de desarrollo alcanza hasta tres por ciento anual. Estamos hablando de que cada año la población del planeta crece en 85 millones de seres humanos. Eso equivale a más de 20 veces la población de Costa Rica.

P ¿Cómo vislumbra el panorama de aquí a 25 años?
R A pesar del aumento demográfico, en los últimos 25 años la producción de alimentos ha crecido más que la población. Si hacemos una proyección, podemos predecir que en 2025 el mundo estará poblado por ocho mil 300 millones de personas. Aún así, creo que podemos producir alimentos para toda esa gente, el gran problema es la distribución equitativa. El problema que tenemos, y que espero que se resuelva tarde o temprano, es político.

P ¿Cuál es su posición ante los alimentos genéticamente modificados?
R Estoy a favor de los transgénicos. Y voy a explicar por qué. El mundo tiene dos opciones. La primera es seguir tumbando árboles, aumentar la erosión y afectar el hábitat para sembrar cultivos en suelos poco aptos con el fin de producir alimentos suficientes para la población mundial. O la segunda opción: desarrollar tecnologías nuevas, combatir más
efectivamente las plagas y producir más por hectárea. Hay que decir que el aumento de la producción de alimentos en los últimos 35 años se ha debido a la aplicación de tecnologías cada vez mejores.

P ¿Qué opina de los grupos ecologistas que combaten los alimentos transgénicos?
R Le confieso que yo mismo fui ambientalista en mi juventud. Sin embargo, veo que muchos de los ecologistas han desvirtuado la lucha. Le puedo decir que en Europa, Estados Unidos y Canadá muy pocas personas viven en el campo y por eso no saben las necesidades que pasan millones de pobres en los países en vías de desarrollo.

P Como científico, ¿descarta usted los riesgos que se atribuyen a los alimentos transgénicos?
R Hasta ahora no hay evidencia científica que demuestre que sean peligrosos. Obviamente, los productos químicos se tienen que utilizar en dosis bajas y no se debe abusar de ellos.

P ¿Usted recomienda el consumo de transgénicos?
R Los transgénicos se comenzaron a usar hace más de 20 años en productos farmacéuticos, en las medicinas. No sé por qué la gente está tan asustada por su uso en los alimentos, pues es lo mismo que en los productos médicos. Es más, la mayoría de las medicinas se toman por la boca o por inyección. No hay evidencia que diga que los productos transgénicos causen daño.

Si deseas saber más sobre Borlaug y su fundación, conéctate a: http://www.normanborlaug.org

* El autor es corresponsal de IPS




Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Norman Borlaug
 
Norman Borlaug