Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Noticias

AMERICA LATINA: Crisis en gestión del agua
por Gustavo González

SANTIAGO, mar (IPS) La celebración del Día Mundial del Agua el 22 de marzo planteó a América Latina el difícil desafío de superar la "crisis de gobernabilidad" en la gestión de sus abundantes y amenazados recursos hídricos.

El Día Mundial del Agua, instituido en 1992 por la Organización de Naciones Unidas (ONU), tiene como objetivo "hacer conciencia en la humanidad de la importancia del agua como un recurso natural clave para superar el subdesarrollo y la pobreza", dijo Humberto Peña, jefe de la Dirección General de Aguas en Chile.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, entregó un mensaje este viernes para señalar que "la falta de acceso a un suministro y control de agua potable es causa de 80 por ciento de la tasa de enfermedad y muerte en los países en vías de desarrollo".

Un informe de la organización mundial señaló a su vez que "incluso los países que tienen una gran disponibilidad de agua potable se encuentran en situación de riesgo, debido a los efectos negativos de la contaminación sobre la calidad de las aguas".

"Los efectos del cambio climático sobre el ciclo del agua hacen que el futuro del agua potable sea más precario que nunca", agregó la ONU, que estableció como lema de este día el de "Agua para el desarrollo".

América Latina, y en particular América del Sur, posee grandes recursos de agua dulce en formaciones lacustres y ríos, alimentados por regímenes de lluvias abundantes, comparables sólo a los de Asia, según la Asociación Mundial del Agua.

Sin embargo, 25 por ciento de los territorios de América del Sur son áridos o semiáridos, 20 por ciento de sus habitantes no tienen acceso a agua potable y 30 por ciento carecen de un sistema apropiado de saneamiento, consignó el comité técnico sudamericano de la asociación en un informe basado en datos de 2000.

La Asociación Mundial de Agua fue creada en 1996 como una red internacional abierta a todas las organizaciones gubernamentales, privadas y de la sociedad civil involucradas en la gestión de los recursos hídricos.

América Latina muestra uno de los mayores índices mundiales de consumo de agua por habitante, tanto por el uso doméstico o agrícola, como por el empleo de ríos para la generación de energía y en la explotación de otros recursos naturales.

"Cada chileno requiere diariamente unos 4.000 litros de agua para regar y otros 900 litros se reparten equitativamente en la producción industrial, la minería y el uso doméstico. Estos valores superan a los europeos y son similares a los consumos en Estados Unidos", señaló Peña.

En el desértico norte de Chile, cada litro de agua por segundo de que se disponga permite la realización de inversiones en proyectos mineros por un monto medio de un millón de dólares, indicó el funcionario gubernamental.

El viceministro de Obras Públicas, Juan Carlos Latorre, señaló este viernes que es indispensable reformar el Código de Aguas vigente desde 1981 para una buena administración del recurso e impedir situaciones de arbitrariedad y especulación.

Latorre señaló que la compañía minera La Escondida tuvo que pagar 100 millones de dólares a personas que habían obtenido derechos de aguas gratuitamente del Estado, para poder realizar un gran proyecto de expansión de esa mina de cobre.

El caso chileno es ilustrativo de la "crisis de gobernabilidad en la gestión del agua", analizada en un informe que lleva ese título por dos expertos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Axel Dourojeasnni y Andrei Jouravlev, de la División de Recursos Naturales e infraestructura de la agencia regional de la ONU con sede en Santiago de Chile, indicaron que la dispersión e inestabilidad de las políticas hídricas es uno de los obstáculos para que América Latina cumpla los compromisos ambientales de la Agenda 21.

Ese instrumento, aprobado en la Cumbre de Ambiente y Desarrollo de 1992 en Río de Janeiro, será evaluado en agosto en la conferencia "Río más 10" convocada por la ONU en Sudáfrica.

En América Latina se pretende pasar súbitamente de las políticas de aprovechamiento de agua con fines sectoriales a propuestas de gestión integrada del recurso, sin haber sentado antes bases necesarias para "lograr el uso múltiple del agua por cuenca (hidrográfica)", señalaron los expertos.

Las tensiones permanentes por el desconocimiento de los sistemas ancestrales de gestión del agua de las comunidades indígenas es otro de los elementos de la crisis, según Dourojeasnni y Jouravlev.

Se advierte "una generalizada dispersión y descoordinación institucional y legal entre los múltiples organismos del Estado, organizaciones no gubernamentales, gobiernos locales, universidades, organismos de cooperación multilateral y bilateral y organismos internacionales que intervienen en la gestión del agua", dijeron.

"Un solo tramo de un río, sin hablar de su cuenca, puede ser fácilmente intervenido (en América Latina) por más de 150 actores diferentes (municipios, secretarías regionales, ministerios, empresas públicas, superintendencias y varios usuarios), sin que ellos se comuniquen entre sí o coordinen sus acciones", agregaron.


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados