Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


Reactor nuclear desata polémica en Argentina

Por Redacción Tierramérica*

Para unos la construcción del reactor nuclear encargado por Australia es un extraordinario logro tecnológico, para otros un impulso al nefasto negocio de la basura atómica.

BUENOS AIRES.- El acuerdo para la venta de un reactor nuclear de fabricación local a Australia causó revuelo en sectores ambientalistas en Argentina, temerosos de que el negocio convierta al país en basurero atómico.

En lo que se considera la exportación de tecnología más importante de la historia del país, el INVAP (Instituto Nacional de Investigaciones Aplicadas) ganó una licitación en 1999 para construir un reactor nuclear de investigación para Australia por 180 millones de dólares, derrotando a rivales como Siemens de Alemania.

Según las autoridades, el reactor ya está construido en un 16 por ciento, en las instalaciones del INVAP en Bariloche, unos 1,600 kilómetros al sudeste de la capital, y en el proceso están involucrados más de 300 científicos y técnicos locales.

El contrato comercial para la construcción del reactor entre el INVAP y la empresa australiana ANSTO (Australian Nuclear Science and Technology Organization) fue avalado por el gobierno argentino, a través de un acuerdo de cooperación con Australia en agosto de 2001.

El acuerdo fue ratificado por el Senado argentino y deberá ser debatido ahora en la Cámara de Diputados.

Sectores ambientalistas, sin embargo, se oponen férreamente al proyecto. Aseguran que, según el contrato, el INVAP se compromete a “acondicionar” los residuos atómicos de Australia en territorio argentino, en abierta violación a la Carta Magna.

Según la no gubernamental Greenpeace, que bloqueó la aprobación del acuerdo de cooperación en la Cámara de Diputados en noviembre pasado, los desechos nucleares serían destinados al Centro Atómico Ezeiza, cerca del aeropuerto internacional de Buenos Aires, a unos 30 kilómetros del centro de la ciudad.

Los ambientalistas señalan el riesgo de fuga de radiación en el transporte y la manipulación de los residuos, que en contacto con seres humanos pueden provocar cáncer y malformaciones.

Sin embargo, las autoridades niegan tal cosa. Héctor Otegui, gerente general del INVAP, aseguró a Tierramérica que Argentina tiene una larga trayectoria de seguridad nuclear y que “es falso” que se esté pensando en depositar definitivamente en Argentina los residuos del reactor atómico.

Lo que el contrato comercial prevé, explicó Otegui, es que si Australia lo solicita en el futuro, los combustibles residuales del reactor argentino pueden ser “procesados y acondicionados en la Argentina para su almacenamiento en Australia”.

Dichos combustibles, aceptó Otegui, son radiactivos, pero no violan la Carta Magna, según le aseguraron, dijo, varios constitucionalistas.

Por su parte, algunos analistas han calificado de “inexistente” el peligro nuclear.

“Porque, primero, habría que ver si Australia llega a necesitar el procesamiento del combustible. Segundo, si Australia quisiera ese procesamiento, el potencial riesgo es ínfimo: la tecnología de traslado de materiales nucleares es peligrosa sólo en la percepción distorsionada de las organizaciones antinucleares”, escribió hace poco Julio Orione, del diario Clarín.

Pero los grupos verdes no se rinden. Insisten en que el INVAP "tiene la intención de ofrecer servicios de procesamiento de basura nuclear al mundo”, según dijo Raúl Montenegro, de la Fundación para la Defensa del Medio Ambiente.

Juan Carlos Villalonga, director de energía de Greenpeace, considera por su parte que el colapso económico, político e institucional que vive Argentina puede ser terreno fértil para el negocio de la basura nuclear.

“La vulnerabilidad argentina de hoy se parece mucho a la observada tras la crisis rusa de 1998 que derivó en una ley que permite el ingreso de residuos atómicos”, aseguró Villalonga a Tierramérica.

“La avidez de divisas por parte de países con problemas económicos hace que en muchos casos se termine por aceptar residuos nucleares que nadie desea en su territorio”, observó.

Estas advertencias fueron consignadas por unos 70 grupos ambientalistas en una carta al presidente Eduardo Duhalde.

* Con información de Marcela Valente, corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Crédito: Photo Stock
 
Crédito: Photo Stock

Enlaces Externos

Instituto Nacional de Investigaciones Aplicadas

INVAP: firma del contrato con organización australiana

Australian Nuclear Science and Technology Organization

ANSTO: construcción de un reactor en Argentina

Centro Atómico Ezeiza

Greenpeace Argentina: no a la basura nuclear de Australia

Fundación para la Defensa del Ambiente: problemas del reactor

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos