Reportajes
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportajes


Joya marina abre sus puertas

Por Néfer Muñoz*

La Isla del Coco, cuyas riquezas fueron internacionalizadas por el ya fallecido científico francés Jacques Cousteau, es una de las principales atracciones de un nuevo parque en Costa Rica.

SAN JOSE.- El Parque Marino del Pacífico, inaugurado por el gobierno de Costa Rica a fines de abril, procurará promover la investigación científica y convertirse en centro vital del turismo ecológico de América Latina y el Caribe.

Ubicado en el occidental puerto de Puntarenas, el más importante del país sobre el océano Pacífico, y a 130 kilómetros de San José, el parque fue diseñado para atraer a amantes de la naturaleza marina, turistas, investigadores y estudiantes.

"La idea es que Costa Rica sea vista en el mundo no sólo como un país verde sino también como un país azul", afirmó la vicepresidenta de Costa Rica, Elizabeth Odio, principal impulsora de la iniciativa y destacada jurista internacional.

En una superficie de tres hectáreas frente a la playa se inauguró el 26 de abril la primera etapa del proyecto, que consta de tres fases, con un costo que superará los 4,8 millones de dólares.

"Por un lado educamos a los visitantes sobre la conservación y, por otro, promovemos la reactivación económica de Puntarenas", dijo Odio, nativa de esta ciudad donde la pobreza es creciente.

Los visitantes del parque, diseñado en armonía con la naturaleza, pueden disfrutar de varios acuarios, 28 grandes peceras y módulos educativos.

El complejo ofrece además exhibición de videos y exposiciones, pantallas interactivas, salas con conexión a la red informática Internet, laboratorios y juegos infantiles ecológicos.

El acuario principal, con un volumen de 90 metros cúbicos, alberga las riquezas biológicas de la sudoccidental Isla del Coco, un paraíso tropical declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Esta enorme pecera es una de las mayores atracciones del parque, pues exhibe parte de la variedad de la isla, que adquirió notoriedad internacional gracias a las filmaciones realizadas por el ya fallecido científico francés Jacques Cousteau.

Con apenas 51 mil 100 kilómetros cuadrados, Costa Rica concentra 5 por ciento de la diversidad biológica del planeta. Políticos, científicos, empresarios y organizaciones de la sociedad civil insisten en que el país debe sacar provecho de esa riqueza en forma sustentable.

Por eso, el Parque Marino pretende convertirse en centro de investigación, educación y producción de alternativas económicas.

Para impulsar una transformación de la cultura marina local, por ejemplo, cuenta con estanques para el cultivo de peces y crustáceos a los que el público también tiene acceso.

En esta sección se capacita a los pescadores del Pacífico para que no dependan exclusivamente de la captura, siempre irregular, y exploren opciones alternativas de cultivo de especies marinas en estanques.

El parque está concebido además para el disfrute simultáneo de niños y niñas en edad escolar, turistas extranjeros e investigadores.

"El parque hará un fuerte trabajo en un programa especial de reciclaje, aprovechando los cartílagos de moluscos", explicó a Tierramérica Juana María Coto, presidenta de la Fundación Parque Marino del Pacífico, institución administradora del proyecto.

Los cartílagos de los camarones, por ejemplo, hoy son descartados por los pescadores y general gran contaminación al ser arrojados a las playas o el mar.

El Parque cuenta con un área para la recolección de los cartílagos, que serán procesados para extraer una sustancia llamada quitina, un producto muy apetecido por compañías farmacéuticas internacionales que la usan en farmacia, cosmetología y agricultura orgánica.

"El beneficio es doble, evitamos la contaminación y enseñamos a la gente a vender productos", sostuvo Coto.

El Parque es administrado en forma conjunta por el Ministerio del Ambiente, los estatales Instituto Nacional de Aprendizaje y Universidad Nacional, y el no gubernamental Instituto Nacional de Biodiversidad (Inbio).

El Inbio, una organización sin fines de lucro integrada por biólogos, geólogos, historiadores y especialistas ambientales, se ha convertido en líder mundial en el desarrollo de conocimiento sobre diversidad biológica.

Estas instituciones aspiran a que el Parque Marino del Pacífico concentre la investigación científica en especies marinas.

La mayoría de quienes trabajan en este complejo son mujeres que pertenecen a asociaciones civiles de desarrollo y que fueron capacitadas en administración de empresas, ecología e inglés.

Ubicado a 200 metros del muelle del puerto de Puntarenas y abierto desde las 8:00 hasta las 16:00, hora local, el parque espera atraer a cientos de turistas que recorren en cruceros las bellas costas ticas.

* El autor es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Crédito: Photo Stock
 
Crédito: Photo Stock

Enlaces Externos

UNESCO: Isla del Coco

Presidencia de Costa Rica: inauguración del Parque Marino

Instituto Nacional de Biodiversidad de Costa Rica

Isla del Coco web

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos