Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Noticias

AMBIENTE: La cumbre de desarrollo en Johannesburgo será "verde"
por Anthony Stoppard

JOHANNESBURGO, may (IPS) La Organización de las Naciones Unidas (ONU) trabaja para minimizar el impacto ambiental de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, a realizarse en agosto y septiembre en esta ciudad del norte de Sudáfrica.

"Hay un creciente consenso sobre la necesidad de reducir el efecto ambiental de las grandes convenciones, en cualquier lugar en que se lleven a cabo", dijo el representante en Sudáfrica del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Nik Sekhran.

Más de 60.000 personas participarán en la cumbre, entre el 16 de agosto y el 4 de septiembre próximos. La reunión internacional será la primera organizada de forma de proteger el ambiente y los recursos de la ciudad anfitriona.

La ONU convocó esta conferencia para evaluar el cumplimiento de los objetivos establecidos en 1992 en la Conferencia Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Cumbre de la Tierra) realizada en Río de Janeiro.

La iniciativa "Cumbre Verde" dispone que bienes y servicios por 34 millones de dólares a ser utilizados durante la conferencia se produzcan y desechen de modo sustentable.

Parte de las medida consiste en asegurar que todas las fotocopias sean a doble faz, los delegados puedan consumir alimentos orgánicos y los vasos y platos descartables que utilicen sean biodegradables.

Además, se estimula a los hoteles, restaurantes y centros de conferencias que prestarán servicios a la cumbre a funcionar también de modo sustentable, con sistemas eficientes de abastecimiento de agua y energía y de tratamiento de desechos.

También se discute la posibilidad de que los delegados puedan invertir en tecnologías de fuentes de energía sustentables para programas de desarrollo en Sudáfrica.

Los beneficios derivados de estos proyectos compensarán las emisiones de gases con efecto invernadero asociadas a la cumbre, incluso las causadas por el viaje aéreo de los delegados a Sudáfrica.

Durante la reunión, la iniciativa pondrá en funcionamiento el "barómetro del consumo", y todos los días los delegados serán informados sobre la cantidad de alimentos, agua, papel, energía y otros recursos que han utilizado.

Al demostrar la forma en que la cumbre, y la ciudad, puede operar respetando el ambiente, la iniciativa espera dejar como legado una nueva conciencia sobre el desarrollo sustentable.

Activistas ambientalistas señalan que las metas de la iniciativa son ambiciosas, y quizás no sea viable en todos los aspectos de la organización de la cumbre. No obstante, celebran la posibilidad de que puedan darse varios ejemplos de cómo cuidar los recursos.

Antes, durante y después de la cumbre se realizarán auditorías ambientales para medir el impacto de la reunión sobre el ambiente y el alcance de la iniciativa verde para reducir los desechos.

Las lecciones de la experiencia serán recogidas en un informe que podrá utilizarse para ayudar a la organización sostenible de futuras conferencias internacionales.

La financiación de la iniciativa ha sido cubierta por el Departamento de Agricultura, Conservación y Ambiente de la septentrional provincia sudafricana de Gauteng, El Fondo Mundial para el Medio Ambiente del PNUD, y este último organismo.

La asistencia técnica es brindada por estas entidades y la oficina en Sudáfrica de la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN).

Mientras, el Congreso de Uniones Sindicales Sudafricanas (Cosatu) y el ministro de Asuntos Ambientales y Turismo, Vally Moosa, negocian el uso de sacos de nailon.

Moosa intenta prohibir en el país el uso de los sacos de nailon fino, a los que llamó "flor nacional" no oficial, por la forma en que cubren el paisaje.

Pero Cosatu, temiendo la pérdida de empleos y que el costo de los nuevos envoltorios sea pagado por los consumidores, se mantiene inamovible en su oposición al ministro.

Una declaración del sindicato afirma que "las nuevas disposiciones sobre los sacos de plástico no establecen un equilibrio apropiado entre una ambiente limpio y la necesidad de retener y crear puestos de trabajo.

"Tememos que esta situación tenga consecuencias sobre la capacidad de Sudáfrica para abordar la Cumbre de modo unificado", agrega la declaración.


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados