Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Noticias

MEXICO-EEUU: El agua enciende la discordia
por Diego Cevallos

MEXICO, may (IPS) La tensión crece en la frontera de Estados Unidos y México por el uso del agua, un hecho que apuntala las advertencias de expertos sobre el papel de los ríos en futuros conflictos mundiales.

Disputas como la que tiene por objeto el agua del río Bravo, fronterizo entre Estados Unidos y México, ya ocurren o podrían ocurrir en otras zonas del planeta debido a la escasez de agua o a la falta de acuerdos en la materia, dijo a IPS la consultora ambiental Karina Hoffman.

El gobierno de Estados Unidos y el del meridional estado de Texas, fronterizo con México, reclaman a México, amparados en el tratado de 1944 que rige el uso compartido del río Bravo, el pago de una deuda de unos 2.000 millones de metros cúbicos de agua.

México respondió que no puede pagar, por las sequías que sufre, pero también admitió que más de 70 por ciento del agua disponible en su frontera con Estados Unidos se pierde en forma de fugas y evaporación y en ineficientes sistemas de riego. El río Bravo marca 61 por ciento de la frontera de 3.200 kilómetros entre los dos países.

En la disputa, Texas amenazó con iniciar acciones legales contra México, mientras el gobierno de Vicente Fox prometió que cumplirá con los compromisos internacionales, pero sin sacrificar a sus compatriotas.

Diputados de oposición en México anunciaron este miércoles que están dispuestos a comparecer ante la Corte Internacional Justicia, radicada en La Haya, para defender a los consumidores de este país.

La población urbana de la frontera mexicano-estadounidense cuenta con servicio de agua potable. El despilfarro en México es muy elevado, reconoció la estatal Comisión Nacional del Agua.

Mientras el agua en el río Bravo y en sus afluentes fue suficiente, no hubo roces entre los dos países, pero ahora surgen reclamos y amenazas, pues la sequía golpea con fuerza la frontera.

El agua es un recurso limitado, por lo que su mal uso es un grave error y un atentado para las siguientes generaciones, expresó Hoffman.

Más allá de este episodio concreto, es evidente que la falta de un elemento tan básico como el agua podría causar guerras internacionales, apuntó Hoffman, quien es asesor de empresas privadas en materia de ambiente.

El agua podría ser el móvil de las guerras del siglo XXI, señalaron en numerosas ocasiones expertos y funcionarios de la Organización de Naciones Unidas. Aunque no todos comparten esa afirmación, pocos dudan de que el agua es una fuente de crecientes conflictos.

Se avecina una crisis mundial por el agua, advirtió en marzo Koichiro Matsuura, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Si la gestión del agua no mejora, dos tercios de la humanidad padecerán escasez grave o moderada en 2025, agregó Matsuura.

El consumo mundial de agua dulce aumentó seis veces entre 1990 y 1995 y un tercio de la población del planeta vive en países con problemas de abastecimiento, según estudios del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

El único caso conocido de guerra por el agua se remonta a 4.500 años, cuando el uso de los ríos Tigris y Eufrates enfrentó a dos ciudades del actual Iraq, dijo el geógrafo de la estadounidense Universidad de Oregon Aaron Wolf, director de la base de datos Conflictos Transfronterizos sobre el Agua.

Pero pueblos rivales, como los de India y Pakistán o Israel y Palestina, suelen resolver conflictos por el agua al mismo tiempo que luchan sin tregua en otros terrenos, sostuvo Wolf.

Cincuenta y un países de todas las regiones del mundo están en riesgo de afrontar conflictos por el agua en los próximos 10 años, afirmó la directora del Proyecto de Políticas Mundiales sobre el Agua, Sandra Postel, también integrante del Instituto Worldwatch.

Para concertar la posición de América Latina frente al Foro Mundial de Agua, que se celebrará en Japón en 2003, gobiernos y expertos se reunirán en México en octubre, en la conferencia denominada Agua para las Américas en el Siglo XXI.

La cita de México será una oportunidad para definir estrategias que libren a la región de futuros conflictos por el agua, dijo la estatal Comisión Nacional del Agua, anfitriona de la reunión.

Con 12 por ciento del área terrestre total y seis por ciento de la población, América Latina y el Caribe poseen alrededor de 27 por ciento del agua dulce del planeta, indicó el Pnuma.

No obstante, casi un tercio de la población de la región carece de acceso al agua potable y una proporción similar no cuenta con servicios de alcantarillado y saneamiento. Además, dos tercios del territorio regional son como áridos o semiáridos, apunta el Pnuma.

En todo el mundo, 1.400 millones de personas no tienen acceso adecuado al agua potable y 3,4 millones mueren cada año por causas relacionadas con el consumo de agua contaminada.


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados