Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate

Mesoamérica

El Corredor Biológico Mesoamericano que abarca los países de América Central y el sur de México es un proyecto importante para el futuro del Planeta: busca detener el deterioro ambiental en una región donde viven 8 por ciento de las especies conocidas.

Diversos organismos internacionales participan junto a los gobiernos de la zona en la cruzada del Corredor Biológico Mesoamericano que agrupa a los países bajo el lema "naturalmente unidos" en la búsqueda de fórmulas para preservar la biodiversidad y fomentar el desarrollo sostenible.

La región mesoamericana, de unos 800.000 kilómetros cuadrados, abarca los siete países de América Central (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá) y los cinco estados del sudeste de México (Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán).

Un recorrido en busca de información sobre el proyecto en Internet revela el interés de instituciones como el Banco Mundial, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) o la agencia aeroespacial estadounidense NASA.

La estrategia de creación de un Corredor que atraviese todos estos países surge ante la evidencia sobre destrucción de hábitats debido a su cambio de uso para actividades como agricultura, ganadería y turismo, a la degradación de los ecosistemas por actividades como la sobreexplotación de recursos, y a la fragmentación de las zonas naturales.

De acuerdo con algunas estimaciones divulgadas en sitios web relacionados con este proyecto, la tasa de pérdida de bosques es tan alta que si no se toman medidas estos podrían desaparecer para el año 2015.

Las metas específicas de un proyecto como este son variadas. En busca de mejores posibilidades de conservación apunta a lograr capacidad de gestión, concientización de la población, información geográfica, monitoreo de los cambios, armonización de políticas, estimulos a la sostenibilidad, entre otros.

Estos son algunos sitios web de Internet donde puede encontrar información sobre el Corredor Biológico Mesoamericano:

Corredor Biológico Mesoamericano: naturalmente unidos
PNUMA: Corredor Biológico Mesoamericano
Banco Mundial: proyectos ambientales en Centroamérica
Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD)
WRI: En busca de un enfoque común para el Corredor Biológico Mesoamericano
PNUD-GTZ-CCAD: Corredor Biológico
NASA/CCAD: Corredor Biológico Mesoamericano
Craig Metrick: The Mesoamerican Biological Corridor
Fauna-Flora.org: Mesoamerican Biological Corridor

Estrellas de mar

Las estrellas de mar son seres de fantasía: parecen habitantes del cielo y el nombre científico que las agrupa, asteroidea, refleja esa condición. Además llaman la atención por sus formas y colores, y por tener una naturaleza que a primera vista es misteriosa.

La denominación de asteroidea comprende a unas 1.500 especies agrupadas en diversas familias. Son parte de los equinodermos (también citados como echinodermos), que además comprenden otros misteriosos seres del océano, como los pepinos de mar o los erizos, que son muy cercanos a las estrellas.

El sitio web de Soles bajo el mar informa que las estrellas de mar habitan este planeta desde hace unos 500 millones de año, y esa persistencia está claramente reflejada en una gran cantidad de fósiles que hablan de su historia pasada.

Una gran parte de las especies de asteroidea tienen cinco tentáculos en torno a un núcleo, lo que les permite alcanzar esa asombrosa forma de estrella. Sin embargo hay otras especies que pueden tener más brazos, incluso decenas de ellos, como la denominada 'corona de espinas', que según algunas investigaciones afecta los arrecifes de coral.

El núcleo o disco central de las estrellas de mar contiene la boca. Son animales con un sistema nervioso primario, sin cerebro. Para entender lo que sucede en su entorno tienen sensores capaces de detectar la luz y el contacto.

Una de las características más asombrosas de las estrellas de mar es su capacidad de regeneración, que entra en acción cuando pierden algunos de sus brazos. Y hay algunas especies que incluso pueden regenerarse a partir de un único tentáculo.

En Internet las estrellas de mar generan una gran cantidad de información. Allí es posible conocer su naturaleza, contemplar las diversas formas que pueden exhibir, o buscar respuestas a lo más básico: ¿qué es una estrella de mar?

Las estrellas de mar desde la ciencia (en inglés)
Estrellas de mar, galería y descripción (en inglés)
Starfish, Asteroidea (en inglés)
Soles bajo el mar (en español)
Crown-of-thorns, ¿qué es una estrella marina? (en inglés)
Echinodermata: sobre los echinodermos (en inglés)
Los equinodernos (en español)
Fósiles de estrellas de mar (en inglés)
Familia asteroidea (en español)
Estrella corona de espinas (en español)

Cumbre sobre la Alimentación

La Cumbre Mundial sobre la Alimentación fue convocada entre el 10 y el 13 de junio de 2002 en la capital italiana con la finalidad de reforzar un compromiso clave asumido por los países del mundo: que en 2015 el número de hambrientos en el mundo se haya reducido a la mitad.

Esta Cumbre Mundial, que inicialmente había sido convocada para noviembre de 2001, lleva como subtítulo la frase 'cinco años después', que hace alusión al compromiso asumido en 1996, cuando 185 países suscribieron una Declaración de Roma y un Plan de Acción.

En esa primera Cumbre Mundial sobre la Alimentación se planteó que la humanidad debía actuar para aliviar el hambre de más de 815 millones de personas, y que en el 2015 la cifra debería haberse reducido hasta un máximo de 400 millones de personas.

Cinco años después existe preocupación por el logro de esta meta, pues el número de hambrientos disminuye con demasiada lentitud. La nueva Cumbre no busca reformular los objetivos ya trazados, más bien pretende generar herramientas para poder cumplir los compromisos. Lo que, por cierto, hace necesaria la voluntad política de las naciones del mundo.

La Cumbre es realizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con sede precisamente en Roma, que días antes del encuentro presentó un informe titulado Programa Mundial contra el Hambre, en el cual advierte que será necesario invertir 24.000 millones de dólares anuales para reducir a la mitad el número de personas hambrientas el 2015.

Durante una reunión preparatoria para la Cumbre de los países de América Latina y el Caribe, sus representantes endosaron la idea de formar una coalición internacional para combatir el hambre.


Cumbre Mundial sobre la Alimentación
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO
FAO: Programa contra el hambre (en español)
Metas de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación
Cumbre Mundial sobre la Alimentación, 1996
Declaración de Roma sobre la seguridad alimentaria mundial
Reunión preparatoria de América Latina y el Caribe para la Cumbre Mundial
Programa Mundial de Alimentos
Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA)
El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo

 


Copyright © 2002 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Crédito NASA/CCAD
Crédito NASA/CCAD

Día Mundial

Cactus

Cumbre ecoturística

Desiertos

Alpacas

Tornados

Rinocerontes

Planeta Tierra

La biodiversidad

La luna

Financiar el desarrollo

El Niño

Los elefantes

Cetáceos inteligentes

Aves delicadas

Fluviales

Alimento de Dioses

Aire en movimiento

Inseguridad Alimentaria

Rocas Espaciales

Alto relieve

 

 

Fuente: NOAA
Fuente: NOAA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Crédito: FAO / Bizzarri
Crédito: FAO / Bizzarri