Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate

Sirenas

El manatí y el dugong son potentes representantes de la fauna acuática que pertenecen a una misma orden natural: sirenia. Existen en el planeta desde hace millones de años, pero su futuro no está garantizado.

Estos animales son mamíferos adaptados al medio acuático, donde pasan toda su vida pues son incapaces de desplazarse en tierra. De acuerdo con información disponible en Internet, sus antepasados existieron hace unos 60 millones de años.

Aunque su parecido con las sirenas de la mitología puede ser cuestionado, se asegura que los marineros que los divisaron por primera vez en la antigüedad los confundieron con estos seres. En el sitio Descubriendo a las Sirenas recuerdan un pasaje del viaje de Cristóbal Colón en 1493 cuando "vio tres sirenas que aparecieron en la superficie del mar; estas no eran hermosas como se pintan, aunque tienen algo en la cara de humanas".

Los 'sirenidos' en realidad son animales con cuerpos voluminosos, llamados también "vacas marinas". Existen cuatro especies: el manatí de África Occidental, el manatí del Amazonas, el manatí de las Antillas o caribeño, y el dugong. También hubo otro llamado vaca marina de Steller, exterminado por los cazadores.

Las amenazas para esta familia de especies tienen que ver principalmente con la pérdida o el deterioro de su hábitat debido al avance de la civilización humana. Los problemas van desde la mala calidad de las aguas, a actividades de cacería furtiva. Son especies protegidas por tratados internacionales.

Y una rápida navegación por Internet revela que hay una preocupación mundial por su futuro, lo que se refleja en la existencia de organizaciones como Savethemanatee.org o Sirenian.org.

El año 2002, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lanzó una llamada de alerta mundial en favor de los dugong.

Perfil de la especie: manatíes (en español)
Especies de sirénidos y hábitat (en español)
PNUMA/Dewa: Dugong Report (en inglés)
Sirenews, boletín del Grupo Especialista en Sirenia (en inglés)
Salven al manatí (en inglés)
Sirenian.org
Manatíes y Dugones (libro infantil del PNUD, en español)
Descubriendo las sirenas (en español)
Alerta mundial por el dugong
La página del dugong

Mesoamérica

El Corredor Biológico Mesoamericano que abarca los países de América Central y el sur de México es un proyecto importante para el futuro del Planeta: busca detener el deterioro ambiental en una región donde viven 8 por ciento de las especies conocidas.

Diversos organismos internacionales participan junto a los gobiernos de la zona en la cruzada del Corredor Biológico Mesoamericano que agrupa a los países bajo el lema "naturalmente unidos" en la búsqueda de fórmulas para preservar la biodiversidad y fomentar el desarrollo sostenible.

La región mesoamericana, de unos 800.000 kilómetros cuadrados, abarca los siete países de América Central (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá) y los cinco estados del sudeste de México (Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán).

Un recorrido en busca de información sobre el proyecto en Internet revela el interés de instituciones como el Banco Mundial, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) o la agencia aeroespacial estadounidense NASA.

La estrategia de creación de un Corredor que atraviese todos estos países surge ante la evidencia sobre destrucción de hábitats debido a su cambio de uso para actividades como agricultura, ganadería y turismo, a la degradación de los ecosistemas por actividades como la sobreexplotación de recursos, y a la fragmentación de las zonas naturales.

De acuerdo con algunas estimaciones divulgadas en sitios web relacionados con este proyecto, la tasa de pérdida de bosques es tan alta que si no se toman medidas estos podrían desaparecer para el año 2015.

Las metas específicas de un proyecto como este son variadas. En busca de mejores posibilidades de conservación apunta a lograr capacidad de gestión, concientización de la población, información geográfica, monitoreo de los cambios, armonización de políticas, estimulos a la sostenibilidad, entre otros.

Estos son algunos sitios web de Internet donde puede encontrar información sobre el Corredor Biológico Mesoamericano:

Corredor Biológico Mesoamericano: naturalmente unidos
PNUMA: Corredor Biológico Mesoamericano
Banco Mundial: proyectos ambientales en Centroamérica
Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD)
WRI: En busca de un enfoque común para el Corredor Biológico Mesoamericano
PNUD-GTZ-CCAD: Corredor Biológico
NASA/CCAD: Corredor Biológico Mesoamericano
Craig Metrick: The Mesoamerican Biological Corridor
Fauna-Flora.org: Mesoamerican Biological Corridor

Estrellas de mar

Las estrellas de mar son seres de fantasía: parecen habitantes del cielo y el nombre científico que las agrupa, asteroidea, refleja esa condición. Además llaman la atención por sus formas y colores, y por tener una naturaleza que a primera vista es misteriosa.

La denominación de asteroidea comprende a unas 1.500 especies agrupadas en diversas familias. Son parte de los equinodermos (también citados como echinodermos), que además comprenden otros misteriosos seres del océano, como los pepinos de mar o los erizos, que son muy cercanos a las estrellas.

El sitio web de Soles bajo el mar informa que las estrellas de mar habitan este planeta desde hace unos 500 millones de año, y esa persistencia está claramente reflejada en una gran cantidad de fósiles que hablan de su historia pasada.

Una gran parte de las especies de asteroidea tienen cinco tentáculos en torno a un núcleo, lo que les permite alcanzar esa asombrosa forma de estrella. Sin embargo hay otras especies que pueden tener más brazos, incluso decenas de ellos, como la denominada 'corona de espinas', que según algunas investigaciones afecta los arrecifes de coral.

El núcleo o disco central de las estrellas de mar contiene la boca. Son animales con un sistema nervioso primario, sin cerebro. Para entender lo que sucede en su entorno tienen sensores capaces de detectar la luz y el contacto.

Una de las características más asombrosas de las estrellas de mar es su capacidad de regeneración, que entra en acción cuando pierden algunos de sus brazos. Y hay algunas especies que incluso pueden regenerarse a partir de un único tentáculo.

En Internet las estrellas de mar generan una gran cantidad de información. Allí es posible conocer su naturaleza, contemplar las diversas formas que pueden exhibir, o buscar respuestas a lo más básico: ¿qué es una estrella de mar?

Las estrellas de mar desde la ciencia (en inglés)
Estrellas de mar, galería y descripción (en inglés)
Starfish, Asteroidea (en inglés)
Soles bajo el mar (en español)
Crown-of-thorns, ¿qué es una estrella marina? (en inglés)
Echinodermata: sobre los echinodermos (en inglés)
Los equinodernos (en español)
Fósiles de estrellas de mar (en inglés)
Familia asteroidea (en español)
Estrella corona de espinas (en español)

 


Copyright © 2002 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Fuente: USFWS
Fuente: USFWS


Cumbre sobre la Alimentación


Día Mundial

Cactus

Cumbre ecoturística

Desiertos

Alpacas

Tornados

Rinocerontes

Planeta Tierra

La biodiversidad

La luna

Financiar el desarrollo

El Niño

Los elefantes

Cetáceos inteligentes

Aves delicadas

Fluviales

Alimento de Dioses

Aire en movimiento

 

Crédito NASA/CCAD
Crédito NASA/CCAD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: NOAA
Fuente: NOAA