Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


Aqua revolucionará predicción del clima

Por Mario Osava*

La sonda brasileña incorporada al satélite Aqua permitirá desde agosto pronosticar lluvias y sequías de América del Sur con una precisión de 90 por ciento, una información crucial para zonas del trópico donde es difícil prever las condiciones metereológicas.

RIO DE JANEIRO.- La Sonda de Humedad de Brasil (HSB por sus siglas en inglés), uno de los dispositivos del satélite Aqua que orbita la Tierra a 705 kilómetros de altura por iniciativa de la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA), producirá información meteorológica vital para América del Sur.

A partir de agosto, el HSB suministrará datos dos veces al día y hará un perfil de la atmósfera, midiendo la temperatura en cada kilómetro y la humedad cada dos kilómetros, lo cual permitirá identificar los factores que modifican el clima.

La información se procesará en la estación instalada en Cuiabá, capital del noroccidental estado de Mato Grosso, por ser el centro geográfico de América del Sur, dijo a Tierramérica el director de proyectos de la Agencia Espacial Brasileña (AEB), Carlos Eduardo Santana.

El satélite, aún en periodo de ajuste, comenzó a enviar las primeras imágenes de los mares y océanos en julio, tras su puesta en órbita el pasado 4 de mayo. Su misión de seis años es analizar el ciclo global del agua en el planeta.

La probabilidad de acierto en las predicciones climáticas brasileñas era hasta hace una década de 65 por ciento, ahora alcanza a 75 u 80 por ciento, pero con el Aqua se elevará a 90 por ciento, sostuvo Santana.

La información del HSB es crucial para las regiones tropicales, donde las enormes variaciones de humedad en el tiempo y de un punto a otro atentan contra la capacidad de prever condiciones meteorológicas, sostuvo Santana.

Aunque el perfil climático podría obtenerse con radiosondas en globos aerostáticos, sería imposible cubrir así todo el territorio brasileño, por la cantidad de aparatos y recursos humanos necesarios, y porque hay zonas de difícil acceso para esos equipos, como la Amazonia, explicó Santana.

Es imposible llevar a cabo estudios amplios del clima sin los satélites, sobre todo en el hemisferio Sur, que tiene una superficie líquida mayor que la del Norte, estimó el investigador de la Universidad Estadual de Sao Paulo, Roberto Vicente Calheiros, quien colabora en este proyecto con la AEB y el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

El HSB representa “una revolución” para los servicios meteorológicos y su tecnología abre paso a innovaciones de importancia económica, como los detectores remotos de humedad en gasoductos y depósitos de cereales, o instrumentos para conocer el estado de los motores de los aviones al momento del despegue, explicó Calheiros.

Esta técnica también puede aplicarse en el campo de la salud, para estudiar por ejemplo los efectos de las microondas en el organismo humano.

Calheiros está encargado de coordinar la implantación de un sistema de control de calidad de las previsiones efectuadas a partir de los datos de los sensores satelitales.

Los demás países sudamericanos podrán acceder a la información proporcionada por el HSB a través de la cooperación, a cambio de alguna contrapartida para mejorar el sistema, sostuvo Santana.

Brasil no tiene capital, tecnología ni recursos humanos suficientes para fabricar un satélite que cuesta mil millones de dólares, aseveró Santana. Pero la AEB firmó en 1996 un acuerdo con la NASA para incorporar la sonda brasileña al Aqua.

El HSB costó apenas once millones de dólares y fue fabricado por la empresa británica Astrium y por la brasileña Equatorial Sistemas, bajo coordinación del brasileño INPE.

El Aqua transporta junto al HSB otros cinco instrumentos destinados a medir humedad y evaporación, volumen de las masas de agua, grosor de las capas de hielo y de nieve y otros parámetros que influyen en el estudio del clima.

El Aqua es el segundo de los tres satélites del Sistema de Observación de la Tierra, un programa de la NASA destinado a conocer los factores que determinan los cambios climáticos globales. El primero, Terra, fue puesto en órbita en 1999 y el tercero, Aura, será lanzado en enero de 2004.

* El autor es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Satélite Aqua. Fuente: NASA
 
Satélite Aqua. Fuente: NASA

Enlaces Externos

Agencia Espacial Brasileña (AEB)

Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (INPE)

Programa HSB

NASA Top Story: proyecto Aqua

Aqua: sitio web de la NASA

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos