Reportajes
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportajes


América Central flaquea ante el dengue

Por Néfer Muñoz*

La epidemia tropical se ensaña con la región y desnuda la vulnerabilidad de los más pobres. Hay más de 10.000 casos detectados, principalmente en Honduras y El Salvador, pero las autoridades sanitarias temen que la mayoría aún no hayan sido reportados.

SAN JOSE, 22 jul. - Más de 3 mil 400 personas contagiadas y ocho muertas en El Salvador, y 6 mil 500 casos y nueve muertos en Honduras obligaron a los gobiernos de ambos países a declarar el estado de emergencia.

Hay cientos de infectados en los demás países centroamericanos, donde los hospitales de muchas ciudades se vieron desbordados en las últimas semanas por cuadros de fiebre alta, deshidratación y erupciones cutáneas, síntomas clásicos del dengue, que también puede provocar hemorragias internas mortales.

La dimensión de la epidemia podría ser más grave, pues por cada caso registrado hay hasta cinco sin reportar, según algunos expertos.

El dengue prolifera por la pobreza, el hacinamiento, la falta de higiene, agua potable y saneamiento y el ineficaz tratamiento de la basura, afirmaron especialistas a Tierramérica.

“El dengue no es exclusivo de un solo país, está atacando a toda América Central y a muchos otros países de América Latina”, dijo a Tierramérica el ministro de Salud de El Salvador, José Francisco López.

Las autoridades salvadoreñas iniciaron en junio una campaña, vivienda por vivienda, para erradicar los lugares de cría del mosquito Aedes aegypti, transmisor del virus del dengue.

El insecto se reproduce en el agua estancada, ya sea en depósitos descubiertos, charcos, llantas viejas o cacharros. La epidemia recrudeció en la estación lluviosa, que se extiende de mayo a noviembre, propicia para la reproducción del mosquito.

“Esta enfermedad es urbana porque el mosquito que la transmite es muy urbano”, explicó a Tierramérica la microbióloga y especialista en epidemias costarricense Teresita Solano.

La vulnerabilidad del istmo obedece en parte al deficiente suministro de agua de muchas ciudades, donde la falta de un buen servicio de agua potable obliga a miles de familias a guardarla en sus hogares.

Las condiciones de almacenamiento no son apropiadas, muchos depósitos quedan al descubierto, permitiendo la anidación del mosquito y el ingreso de residuos.

Otros factores que favorecen la propagación de cualquier brote epidémico son el hacinamiento y la alta densidad de población en algunas ciudades.

El Salvador, con seis millones de habitantes viviendo en 21 mil kilómetros cuadrados, es el país más densamente poblado de América Central y uno de los de mayor densidad de América Latina.

En promedio, la nación tiene más de 250 personas por kilómetro cuadrado, pero en algunas zonas de la capital viven entre 3 mil y 9 mil personas por kilómetro cuadrado.

Por otra parte, la multiplicidad de dialectos indígenas en muchas zonas de la región complica los intentos de información sobre la enfermedad, agregó Solano, jefa de la unidad de vigilancia epidemiológica del Ministerio de Salud de Costa Rica.

De acuerdo a un análisis de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, de El Salvador, la epidemia está afectando a los “más pobres y desatendidos”.

Aunque la gran mayoría de los entrevistados en una encuesta de la salvadoreña Universidad Francisco Gavidia aseguraron que conocen la infección, 53 por ciento admitieron que no hacen nada para prevenirla.

“El dengue es una enfermedad muy peligrosa, pero se puede superar si se detecta a tiempo y se da al paciente una atención adecuada”, apuntó Solano.

Aunque no hay curas ni vacunas contra el dengue, sus efectos pueden sortearse exitosamente con reposo total, hidratación permanente y la administración de la medicina acetaminofén.

El virus manifestado en América Central presenta las cuatro variedades, o serotipos, conocidas: dengue 1, 2, 3 y 4. Por lo común provocan dengue clásico, que produce fiebre, erupción en la piel, debilidad general, dolor en los ojos y ardor de cabeza.

El peligro sobreviene cuando una persona es sucesivamente contagiada por diferentes serotipos. Es entonces cuando puede presentarse el dengue hemorrágico, que ocasiona sangrados internos que pueden conducir a la muerte.

América Central es campo fértil para las enfermedades contagiosas por el deficiente sistema de recolección de basura y la debilidad de las normas de higiene en muchas familias.

“Hay una clara vinculación de la salud con la pobreza”, dijo a Tierramérica el especialista dominicano Delmín Cury, asesor sobre enfermedades contagiosas de la Organización Panamericana de la Salud en Honduras.

Cury apuntó que la solución al dengue requiere el abordaje de varios sectores de la sociedad para resolver los problemas de saneamiento, la disponibilidad de agua y la recolección de residuos. La mitigación de la epidemia sólo será posible con la participación de la población, concluyó.

* El autor es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Crédito: Sergio Dorantes
 
Crédito: Sergio Dorantes

Enlaces Externos

Organización Panamericana de la Salud: Dengue

OPS: dengue en El Salvador

Ministerio de Salud de El Salvador: dengue 2002

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos