Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate


Corredores biológicos

El concepto de corredor biológico o ecológico implica una conectividad entre zonas protegidas y áreas con una biodiversidad importante, con el fin de contrarrestar la fragmentación de los hábitats. Y en la actualidad son propuestos como una herramienta novedosa para promover la conservación de la naturaleza.

Una incursión en busca de información sobre este tipo de proyectos de conservación en Internet evidencia que el proyecto más comentado en la actualidad es el del Corredor Biológico Mesoamericano, que abarca los países de América Central y el sur de México, pero no es el único.

Hay proyectos de corredores en Brasil, en la zona amazónica y en la selva atlántica, en la zona andina de Ecuador y Perú, también son mencionados como alternativa en Argentina y hay unos cuantos proyectos de alcance menos limitado que el mesoamericano en Centroamérica, y otros en EE.UU.. Y aunque la mayoría son mencionados en América, también se cosideran como alternativa en otras regiones. Por ejemplo, en el Mar Negro o en Bután.

Una página web que explica la naturaleza del término 'corredor' utilizado en el sentido biológico, advierte que esta nomenclatura era conocida desde los años 30, aunque recién en la década del 60 surgió la propuesta de fraguarlos para unir reservas u otras zonas con diversidad de especies.

"Los corredores deben permitir el incremento en tamaño y aumentar las probabilidades de supervivencia de las poblaciones más pequeñas" de especies, advierte esta página web. Pero para que sean eficientes, estos corredores deben estar bien diseñados, añade.

La meta fundamental de los corredores biológicos es la conservación de los ecosistemas. "Los corredores incluyen áreas de excepcional biodiversidad", explica una página web sobre los proyectos brasileños.

En el caso de la selva o mata Atlántica brasileña, el proyecto destaca que los hábitat naturales que han logrado ser conservados de este ecosistema son verdaderas islas. El desafío de los corredores "es restablecer la conectividad".

En el caso del Corredor Biológico Mesoamericano se ha destacado la importancia de conservar un área relativamente pequeña de la superficie donde sin embargo hay una enorme biodiversidad.

Corredor Biológico Mesoamericano (en español)
Grupo Banco Mundial: proyecto de corredores ecológicos en Brasil (en portugués)
Corredor Biológico del Golfo de Fonseca (en español)
Corredor Biológico en el Chocó Andino en Ecuador (en español)
¿Qué es un corredor biológico? (en español)
Corredor ecológico en el Mar Negro (en inglés)
Propuesta de corredor ecológico en Puerto Rico (en inglés)
Hacia una definición de corredor biológico (en inglés)
Corredores biológicos en Bután (en inglés)

Conferencias y cumbres de la ONU

Las conferencias y cumbres internacionales convocadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) generan una gran movilización en torno a temas de interés mundial. En agenda hay dos convocatorias destacadas, una sobre desarrollo sostenible y otra sobre la sociedad de la información.

Este tipo de reuniones, que convocan a un público muy diverso desde activistas de organizaciones no gubernamentales (ONGs) hasta gobernantes, tuvieron su apogeo durante los años 90, pero continúan en el siglo XXI: a fines de agosto de 2002 comienza la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible en Johannesburgo, y para 2003 fue convocada la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información.

La ONU, que informa sobre algunos de estos encuentros en su página de 'conferencias y eventos', defiende la importancia de las conferencias por su capacidad para atraer la atención sobre temas socioeconómicos cruciales, para orientar políticas nacionales, para generar debates y búsqueda de consenso en torno a temas mundiales, y para establecer metas que los gobiernos se comprometen a cumplir.

Las principales críticas a este tipo de encuentros se refieren al incumplimiento de promesas y a la escasez de compromisos.

Las conferencias tienen sus ritos: son precedidas por un proceso preparatorio para la búsqueda de consensos entre los gobiernos, en el que también participan activamente las ONGs, implican la presentación de una gran cantidad de documentos y una fuerte organización logística para recibir a miles de participantes. Al concluir, los gobiernos suscriben declaraciones políticas y planes de acción.

En 1990 hubo una Cumbre emblemática sobre el tema de la infancia: hubo 71 jefes de Estado y de Gobierno presentes, un número sin precedentes. En la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, en 1992, participaron 108 gobernantes y delegaciones de unos 170 países.

Los resultados de esa reunión de Río de Janeiro serán analizados en la Cumbre de Johannesburgo, conocida como Río+10. Una década después el balance no es alentador, pues muchos de los compromisos contraídos por los gobiernos no se cumplieron.

Pero hay quienes argumentan en positivo: la Cumbre realizada hace 10 años puso sobre la mesa un concepto que desde entonces ha permeado los debates sobre el futuro de nuestra sociedad, el de desarrollo sustentable. En realidad, las dudas más grandes giran en torno a los resultados de la propia Cumbre Río+10, pues el proceso preparatorio no arrojó los consensos esperados.

En Internet puede encontrarse información sobre estas conferencias, incluyendo listados que dan cuenta de las convocatorias realizadas durante los últimos años, y resúmenes sobre los resultados de estas reuniones.

Organización de las Naciones Unidas: conferencias y eventos (en español)
Conferencias de la ONU: ¿qué se ha logrado? (en español)
Conferencias mundiales 2002-2003
CEPAL: sistema de información sobre cumbres y conferencias
Principales cumbres y conferencias realizadas por Naciones Unidas (en español)
Ficha: Cumbre de la Infancia (en español)
Ficha: Cumbre de la Tierra (en inglés)
Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sustentable
Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información
Isis: conferencias internacionales

Dengue

El dengue se transformó durante los últimos años en un problema de salud para las zonas tropicales de América Latina. Pero esta enfermedad provocada por cuatro tipos de virus transmitidos por un mosquito es conocida desde hace siglos.

Los virus, conocidos como DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4, pueden provocar diversas manifestaciones del dengue o de su forma más grave, el dengue hemorrágico, que puede ser mortal.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha desplegado un intenso operativo para cooperar con los países en el combate de esta epidemia, que en Internet tiene como centro de operaciones un sitio web especialmente dedicado al tema donde se informa sobre las características de esta enfermedad y sobre su presencia en la región.

De acuerdo con una relación histórica sobre la presencia del dengue en las Américas incluida en el sitio de la OPS, esta enfermedad podría haberse manifestado por primera vez en 1635 en Martinica y Guadalupe. En el siglo XVIII se registran epidemias en Estados Unidos, Asia y África, y posteriormente en Perú.

La reaparición del dengue en tiempos recientes, que durante los últimos años ha golpeado en América Latina en países como Venezuela, Colombia, Brasil y más recientemente en El Salvador y Honduras, está directamente relacionada con la proliferación del vehículo transmisor del virus, el mosquito Aedes aegypti.

Se trata de un mosquito que se mueve con comodidad en el medio urbano, y su presencia es fortalecida precisamente por fenómenos como el crecimiento de las áreas metropolitanas y el deterioro en las condiciones sanitarias. Las campañas contra el dengue tienen como punto de partida el ataque al vector, en este caso el Aedes aegypti.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la presencia del dengue ha crecido en forma dramática en las últimas décadas, y ahora se trata de una enfermedad endémica en más de 100 países, lo que pone en riesgo a unas 2 mil 500 millones de personas.

En el año 2001, hubo más de 609 mil casos reportados en la región de las Américas. Internet contiene abundante información sobre el dengue, desde sitios web con preguntas y respuestas donde se explican los principales síntomas y tratamientos de la enfermedad, hasta aquellos que agrupan a especialistas en salud dedicados a combatirla.

Organización Panamericana de la Salud: página web sobre dengue (en español)
OPS: historia del dengue en las Américas desde el siglo XVII (en inglés)
Organización Mundial de la Salud: dengue (en inglés)
OMS: Denguenet (en inglés)
Centros para control y prevención de enfermedades de EE.UU. (CDC): Página sobre dengue (en inglés, versión en español)
Imagen microscópica: virus del dengue
Ministerio de Salud de Brasil / Vigilancia epidemiológica: dengue (en portugués)
Yahoo Brasil: dengue (en portugués)
Aspectos clínicos del dengue (en español)

 


Copyright © 2002 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

. Crédito: Carlos Ravazzani/megavision.com.br
Crédito: Carlos Ravazzani/megavision.com.br


Una taza de té

Manglares

Sirenas

Mesoamérica

Estrellas de mar

Cumbre sobre la Alimentación

Día Mundial

Cactus

Cumbre ecoturística

Desiertos

Alpacas

Tornados

Rinocerontes

Planeta Tierra

La biodiversidad

La luna

Financiar el desarrollo

El Niño

Los elefantes

Cetáceos inteligentes

Aves delicadas

Fluviales




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aedes aegypti. Fuente: US CDC
Aedes aegypti. Fuente: US CDC