Diálogos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Diálogos

Franklin Chang


La ciencia es antídoto a la pobreza

Por Néfer Muñoz*

El calentamiento global debería ser prioritario para la comunidad científica, pues sus calamidades cambiarán nuestro modo de vida, advierte el astronauta costarricense Franklin Chang, quien ha participado en siete misiones espaciales.

SAN JOSE. "Los países de América Latina deben invertir más en investigación", ya que el desarrollo sólo es posible cuando la educación es prioridad, dijo en entrevista exclusiva con Tierramérica el costarricense Franklin Chang, de 52 años, primer astronauta latinoamericano de la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA).

Como tantos en la región, Chang emigró a Estados Unidos cuando tenía 18 años sin saber inglés, pero persiguiendo el sueño de ser astronauta. Allí se recibió de ingeniero y doctor en física.

En 1980 ingresó a la NASA, donde acumuló más de 1.600 horas en el espacio, en siete misiones espaciales, la última en el transbordador Endeavour. Entre 1983 y 1993 encabezó el programa de propulsión a plasma del Massachusetts Institute of Technology, en procura de desarrollar esa tecnología para futuros viajes a Marte. En 1993 fue nombrado director del Laboratorio de Propulsión Espacial Avanzada de la NASA, donde continúa su investigación.

Chang mantiene el contacto con su país y América Latina, y apoya investigaciones de enfermedades que afectan a millones de personas en la región, como el mal de Chagas. Sigue creyendo que la educación es el medio para alcanzar los sueños, y así lo reitera en conferencias y charlas que comparte con estudiantes y escolares cada vez que visita Costa Rica, donde es recibido como un héroe nacional.

P: ¿Cuál es el problema ambiental que debería ser prioridad para la comunidad científica internacional?

R: El recalentamiento de la atmósfera, pues trae consigo muchas otras calamidades que pueden cambiar el modo de vida de nuestro planeta. Para contrarrestar estos problemas se requiere un cambio en la forma de vida y en las costumbres de nuestros pueblos. Por eso es muy importante que expliquemos esto a los niños desde muy pequeños, para que vayan tomando conciencia de la importancia de proteger el ambiente.

P: ¿Usted tiene la visión apocalíptica de muchos ecologistas sobre el futuro del planeta?

R: Yo tengo una visión menos apocalíptica que otros científicos. Soy más optimista en las capacidades del planeta para sobrevivir. Pero sí tenemos que tomar conciencia de los problemas.

P: ¿Cómo podría la ciencia ayudar a combatir la pobreza en América Latina?

R: Hay que educar a la población y los gobiernos deben tener más perseverancia. Tenemos que gastar más dinero en investigación.

P: ¿Cómo reducir la brecha tecnológica entre países ricos y pobres?

R: La brecha se irá cerrando con visitas recíprocas de los científicos, con intercambios culturales y con pasantías de jóvenes de los países en desarrollo en los países desarrollados.

P: ¿En qué estado se encuentran las investigaciones que está apoyando desde la NASA para encontrar una cura al mal de Chagas, que afecta a 20 millones de personas en América Latina?

R: El Proyecto Chagas involucra a la NASA y a varias instituciones de América Latina. Lo que hemos hecho es tomar compuestos medicinales que existen en nuestros bosques (tropicales) y llevarlos al espacio para encontrar posibles curas a enfermedades que nos afectan. En el caso del mal de Chagas hemos hecho pruebas en el espacio con ciertos compuestos que se están cristalizando para estudiar su estructura molecular.

P: ¿Cuál es su mayor preocupación sobre el futuro de la humanidad?

R: Asegurar la supervivencia de nuestra raza humana, de nuestra civilización. Y creo que ese es el objetivo primordial del programa espacial.

P: ¿Qué misterio científico querría develar?

R: La existencia de vida fuera del planeta. Yo opino que debe existir, pero no la hemos encontrado. Ese descubrimiento cambiaría totalmente la perspectiva del ser humano.

* El autor es corresponsal de IPS




Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Franklin Chang. Crédito: Gentileza diario La Nación de Costa Rica
 
Franklin Chang. Crédito: Gentileza diario La Nación de Costa Rica