Reportajes
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportajes


Johannesburgo quiere ser verde

Por Anthony Stoppard*

La Cumbre Río+10 se iniciará el 26 de este mes en la ciudad industrial más grande de Africa, donde la inequidad y la contaminación son rampantes. Se esperan más de 100 jefes de Estado y de Gobierno y unos 45.000 delegados.

JOHANNESBURGO- La ciudad sudafricana de Johannesburgo, el centro industrial más grande de Africa, procura lavarse la cara para albergar la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible (CMDS), la mayor conferencia internacional celebrada en el continente, pero sus problemas sociales y ambientales son inocultables.

Más de 100 jefes de Estado y de gobierno y unos 45.000 delegados son aguardados en la septentrional ciudad para la cumbre, que se desarrollará hasta el 4 de septiembre en el exclusivo suburbio de Sandton.

Con 3,8 millones de habitantes, Johannesburgo está marcada por la planificación urbana del apartheid --el régimen racista blanco desmantelado en 1994-- que aún separa opulentos suburbios blancos de asentamientos pobres de la mayoría negra.

En ningún lugar esas diferencias son tan visibles como en Sandton, el kilómetro cuadrado más rico de Africa, vecino del asentamiento negro de Alexandra.

En Sandton, a 15 kilómetros del centro de la ciudad, se encuentran la bolsa de valores y las sedes de varias compañías financieras. Sus tiendas están repletas de lujosos productos importados. Una leyenda urbana asegura que la zona tiene tantas piscinas y jardines panorámicos que se ve como una selva tropical en las fotografías satelitales, a pesar de estar construida sobre los secos "highvelds" (praderas altas).

Pero apenas a la vuelta de la esquina, en Alexandra, se apiñan más de 350.000 personas en un espacio concebido para 75.000. El desempleo es allí de 60 por ciento, mientras el promedio de toda la ciudad alcanza a 30 por ciento, un ejemplo de las condiciones en que vive la mayoría de los habitantes de centros urbanos sudafricanos.

Johannesburgo surgió a impulsos de la fiebre del oro, descubierto en las praderas altas en 1886. La población simplemente comenzó a asentarse cerca de los yacimientos más grandes del mundo.

La contaminación aérea es provocada por las emisiones del cinturón industrial y la central eléctrica a carbón. Al sur, los vertederos de las minas de oro arrojan arena y polvo sobre los vecindarios negros. Son frecuentes los incendios forestales y la población pobre de Alexandra y Soweto aún depende de la madera y el carbón para calentarse y cocinar. El agua es un bien escaso.

Alexandra es el eje de un programa de desarrollo sustentable impulsado por el gobierno, que procura crecimiento económico, infraestructura, servicios sociales y restauración ambiental para la zona.

La cumbre resultó un buen pretexto para iniciar cambios. En toda la ciudad se ensancharon calles y se actualizó la infraestructura de telecomunicaciones y servicios de agua. Además, las autoridades organizaron a las comunidades para que limpien asentamientos y suburbios.

La iniciativa "Poniendo verde la CMDS" pretende que la organización de la cumbre se lleve a cabo respetando el ambiente. El plan revisa, entre otros aspectos, si los hoteles donde se hospedarán los delegados cuentan con políticas de conservación de agua, y si los vehículos que los transportarán utilizan catalizadores de gases tóxicos.

La preparación de la cumbre fue encargada por el gobierno a la Compañía de la Cumbre Mundial en Johannesburgo (Jowsco).

La entrada al Centro de Convenciones Sandton, donde se reunirán los líderes mundiales, estará severamente restringida por razones de seguridad. En el centro Ubuntu (pueblo en la lengua nguni), se podrán presenciar las sesiones televisadas, y se llevarán a cabo exposiciones y seminarios. Ambos centros estarán conectados por cámaras de video al Foro Global, de las organizaciones de la sociedad civil.

Los temores de que el Foro se redujera por falta de fondos y diferencias políticas de sus participantes parecen haberse superado. Además de las conferencias principales, se llevarán a cabo 211 actividades paralelas, incluyendo conferencias, exhibiciones, debates y manifestaciones artísticas en toda la ciudad.

Pero la población sudafricana parece indiferente. Apenas 15 por ciento de los consultados en una encuesta efectuada en julio sabía que el país organiza una gran conferencia internacional.

* El autor es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 


Enlaces Externos

Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible

Compañía de la Cumbre Mundial en Johannesburgo

Joburg: sitio de la ciudad de Johannesburgo sobre la Cumbre

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos