Acentos.
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos.


Deforestación abona el hambre en Honduras

Por Thelma Mejía*

El agotamiento de los recursos naturales es la causa de la recurrente sequía y el hambre que ahora amenaza a 150 mil familias hondureñas. En un país que pierde unas 80.000 hectáreas de bosques cada año.

TEGUCIGALPA. Unas 150 mil familias de los 24 municipios más pobres de Honduras están al borde del hambre por la sequía que se prolonga desde enero, advirtieron el estatal Comité Permanente de Contingencias (Copeco), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Unión Europea.

Los municipios afectados corresponden a la franja menos desarrollada: del centro hacia el sur del territorio, caracterizada por la intensa deforestación y la sequedad de las cuencas de los ríos.

La demora de las lluvias hizo que la siembra de granos básicos se perdiera, y hoy el país tiene que importar casi 500 millones de dólares en productos agropecuarios y derivados, sostuvo el agricultor Marvin Ponce, del Consejo Coordinador de Organizaciones Campesinas.

El gobierno firmó convenios con el PMA y el UNICEF para distribuir raciones y desarrollar la modalidad de "alimentos por trabajo" en la zonas más afectadas, dijo a Tierramérica el ministro de Agricultura y Ganadería, Mariano Jiménez.

Se contempla así mismo financiar proyectos de riego para los pequeños productores, a fin de garantizar el abastecimiento de granos, así como el otorgamiento de un seguro agrícola que los proteja de la pérdida de cosechas por falta de lluvias o desastres naturales, agregó.

Pero esos préstamos --de un fondo aprobado este año para ejecutar proyectos de riego, reactivar la agricultura e impulsar el desarrollo rural sustentable— se han demorado, dijo Ponce.

“Los fondos nunca salieron a tiempo y ahora es tarde, porque la primera cosecha se perdió, los bancos sólo ponen trabas a los campesinos, y con estos estímulos, ¿quién quiere sembrar?”, se preguntó.

“Imagínese cómo estamos que los organismos destinados a ayudar en emergencias, como el PMA, se han quedado (en Honduras) en forma permanente. Nos volvimos un país que pide donaciones para comer”, dijo a Tierramérica el experto en agricultura y forestación Rigoberto Sandoval.

La asistencia alimentaria es en una necesidad del país, que no produce lo suficiente para alimentar a 6,7 millones de hondureños, agregó.

“Un pequeño agricultor no puede sembrar porque los bancos prestan a intereses exorbitantes, y entonces no hay producción”, agregó Sandoval.

Honduras no es el misma desde hace tres años. Quienes más lo recuerdan son los agricultores que llevan el mayor peso de la escasez de comida, no sólo por la sequía, sino por la recesión, la más grave en diez años.

Desde 2000, los meses de julio y agosto son fatídicos, pues el país advierte el grave efecto de la sequía.

Los hondureños aún sufren por el devastador paso del huracán Mitch en octubre de 1998, que provocó 14.000 muertos, dos millones de damnificados y un retroceso de 20 años en el desarrollo nacional.

El Mitch dejó al descubierto la fragilidad ambiental hondureña. Ahora cualquier lluvia intensa acaba en inundación, y si el clima más benigno del invierno se demora, se secan las cosechas, pero también las represas abastecedoras de agua potable.

Tegucigalpa vivió un severo racionamiento de agua en abril y mayo, pues las principales represas estaban agotando sus depósitos y sólo lograron recuperarse en junio, cuando cayeron las últimas lluvias.

La esperanza de un invierno húmedo y con temperaturas más bajas depende de muchos factores, inclusive de El Niño, la corriente cálida que recorre periódicamente el océano Pacífico de sur a norte, y que puede provocar graves alteraciones a su paso.

De hecho, la falta de lluvias obedece al calor propio de los meses de julio y agosto, pero también a la cercanía de El Niño, que se hará sentir hasta mediados del próximo año, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Para el experto Sandoval, faltan políticas que den prioridad a problemas ambientales, especialmente en materia forestal, ya que el agotamiento de los recursos naturales es el factor central de sequías y pérdida de cosechas.

La deforestación "se come" 80 mil hectáreas de bosques por año debido al avance de la frontera agrícola, los incendios forestales, la tala ilegal y la escaso valor que se otorga a los recursos naturales, según estudios oficiales.

Por primera vez el gobierno trabaja en una política agraria efectiva y oportuna, porque hasta ahora sólo hubo "paliativos ante la crisis del campo. Queremos dar el salto para evitar esa labor de bomberos que tiene el gobierno cada vez que se anuncia o presenta una sequía o hambruna", dijo el ministro Jiménez.

Las autoridades convocaron a mediados de agosto a las "mesas agrícolas", ámbitos para identificar los ejes de una política sostenible para reactivar la agricultura y reducir la importación de maíz, arroz y frijoles para alimentar el país.

* La autora es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

En busca de leña en Honduras. Fuente: FAO photo 10203
 
En busca de leña en Honduras. Fuente: FAO photo 10203

Enlaces Externos

Comité permanente de contingencias de Honduras

Programa Mundial de Alimentos: Honduras

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos