Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


Renace el marfil vegetal

Por María Isabel García*

En estado natural tiene aspecto de lo que es: una nuez producida por una palma. Pero en manos de artesanos o joyeros la tagua, apreciada por cualidades como la dureza y el color, cambia de apariencia.

BOGOTA.- En un pequeño taller del centro de Bogotá un joven artesano da el toque final a un juego de gargantilla y aretes en plata y tagua, el marfil vegetal que causa furor entre los diseñadores de joyas.

La tagua es la nuez del fruto de la palma de marfil (Phytelephas seemannii, Phytelephas macrocarpa) explotada desde la época colonial y conocida por marfil o mármol vegetal, cabeza de negro, nuez de piedra del Brasil o chichón.

Ahora “la tagua renace y está de moda“ dice a Tierramérica Josué, joyero del centro de Bogotá, mientras lustra un pequeño triángulo de la corteza engarzado en hilos de plata.

Este juego es el primero de una docena que le encargó una exclusiva tienda del norte de la ciudad, donde su precio se triplicará con sólo exponerlo en la vitrina.

La palma, de cinco metros de altura y tronco pequeño y rastrero, tiene manojos de frutos que pueden pesar hasta 12 kilogramos. Cada fruto, similar a una piña, contiene entre seis y nueve semillas recubiertas.

Durante la maduración –entre seis y 12 meses— la semilla se endurece, adquiere un grosor de 1,5 centímetros y su color cambia de blanco a ocre claro.

Dureza y color son las propiedades que identifican la calidad de esta materia prima vegetal, una de las primeras explotadas en la América colonial.

En 1880, se exportaban cuatro mil toneladas de tagua desde el meridional puerto de Tumaco, sobre el océano Pacífico. Por entonces, la libra (450 gramos) de semilla se cotizaba a siete centavos de dólar en el mercado de Nueva York.

La demanda procedía de la industria de botones, mangos de paraguas y bastones, pipas y otros utensilios. Pero el marfil vegetal cayó en desgracia al ser sustituido por el plástico.

“Yo conocía la tagua, pero en juguetes y miniaturas decorativas que mi abuela traía de Chiquinquirá”, recuerda Josué.

Esa ciudad, en el central departamento de Boyacá, es famosa por la Basílica de la Virgen y por los objetos de tagua que sus artesanos trabajan con maestría desde comienzos del siglo XX.

Allí y en la vecina Tinjacá reside la familia Bonilla, tres generaciones que atesoran la tradición del trabajo en tagua desde 1917, cuando Horencio Bonilla viajó a la selvática zona del Carare y regresó con algunas semillas.

“Le causaron curiosidad porque era ebanista y vio que podía trabajarlas con la misma herramienta que usaba para la madera”, relató a Tierramérica la artesana Carmen Elisa Bonilla, una de las nietas de Horencio, quien aprendió el oficio de su padre.

"Mi abuelo, mi padre, mis tíos y hermanos han enseñado a trabajar la tagua a unos cien artesanos quienes han montado sus propios talleres”, sostuvo.

Pero la tagua se trabaja en otras zonas, como la bahía Solano en el departamento del Chocó (costa del Pacífico), donde la empresa estatal Artesanías de Colombia impulsa un proyecto de formación en diseño y producción con tagua para 30 artesanos negros y de la etnia emberá.

Desde allí y otras zonas salen joyas, bandejas, servilleteros y diversos utensilios hacia la feria anual de artesanías en Bogotá, donde las ruedas de negocios abren canales para la exportación.

* La autora es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

Tagua

Tagua nuts

Renace un arte tradicional

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos