Reportajes
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportajes


Revive fantasma del nemagón

Por Néfer Muñoz*

Casi 40 años después, trabajadores de fincas bananeras en América Central se movilizan para exigir indemnizaciones por las secuelas del uso del plaguicida, entre ellas, esterilidad y cáncer.

SAN JOSE.- “Esto es un crimen de lesa humanidad”, dice a Tierramérica Victorino Espinales, campesino nicaragüense de 48 años, quien es el portavoz de siete mil compatriotas con presuntas secuelas del nemagón, un temible plaguicida que se usó ampliamente en las fincas bananeras de América Central en los años 60 y 70.

El nemagón, cuyo principio activo es el dibromocloropropano (DBCP), se utilizó para combatir plagas que atacan al banano, uno de los principales rubros de exportación de la región.

Pero, según los campesinos, el plaguicida no sólo terminó con los insectos, sino con la salud de hombres, mujeres y niños que trabajaban o vivían cerca de las plantaciones de banano en todo el istmo.

Diversas secuelas, entre ellas esterilidad y cáncer, se atribuyen al contaminante, según Espinales, presidente de la Asociación de Trabajadores y ex Trabajadores Afectados por el nemagón y fumazone, otro nombre comercial del DBCP.

Campesinos de fincas bananeras de Costa Rica y Nicaragua se lanzaron a las calles en las últimas semanas reclamando indemnizaciones a compañías de Estados Unidos. Varias decenas de litigios están en marcha en tribunales centroamericanos y estadounidenses.

En el banquillo están Dow Chemical, Occidental Chemical Company y Shell Oil Company, fabricantes del nemagón, y Del Monte Corporation International, Standard Fruit Company, Dole Limited Company y Chiquita Brands, las transnacionales bananeras que aplicaron el producto en las plantaciones.

Según Espinales, durante años las empresas litigadas vendieron o utilizaron el plaguicida a sabiendas de que era dañino. En efecto, los primeros estudios confidenciales sobre los efectos del DBCP fueron efectuados en 1958, por encargo de Dow Chemical y Shell.

Debido a su volatilidad y persistencia, la sustancia provocó lesiones en los trabajadores de las fincas y en las familias que vivían en comunidades aledañas, alegan los demandantes. Sólo en Nicaragua, habría 110 mil afectados directos e indirectos.

“Este es un ejemplo de cómo los plaguicidas pueden dañar la salud pública”, dijo a Tierramérica la microbióloga Ana Ramírez, de Costa Rica.

A comienzos de los años 80, Ramírez llevó a cabo un estudio que logró vincular el aumento de problemas de esterilidad ante mayor tiempo de exposición al nemagón.

El DBCP es una sustancia altamente reactiva que choca contra las moléculas de ADN y puede ocasionar mutaciones genéticas, según Ramírez. Cuando esas alteraciones se producen en células sexuales, se manifiestan daños reproductivos o esterilidad, cuando ocurren en otras células, pueden desatar cáncer.

En 1977 se descubrieron varios casos de esterilidad en trabajadores de una de las fábricas de DBCP en California, Estados Unidos. Una investigación estadounidense con conejos, publicada en 1980, reveló que la exposición al DBCP producía atrofia parcial o total de espermatozoides y testículos.

Estas conclusiones son muy parecidas a las que arribó Ramírez en Costa Rica, aunque ella estudió a humanos expuestos.

El nemagón fue retirado de Estados Unidos en 1979 por la gubernamental Agencia de Protección Ambiental (EPA), que argumentó los efectos tóxicos del plaguicida en los cromosomas, así como su persistencia en el ambiente y su capacidad de contaminar el aire y el agua. Costa Rica lo prohibió en 1978.

Pero, según los sindicatos de trabajadores bananeros, en muchos sitios de América Central el nemagón se siguió utilizando durante los años 80, y las compañías enterraron grandes recipientes con el veneno, cuyos efectos contaminantes continúan.

Las mujeres centroamericanas afectadas por el nemagón presentan cuadros de abortos frecuentes, cáncer de útero y mamas, dolencias en el hígado y las articulaciones.

En los hombres las secuelas son esterilidad, reducción de peso, pérdida del cabello y manchas en la piel.

“Esto es una verdadera tragedia”, dijo a Tierramérica el procurador general de Nicaragua, Francisco Fiallos, quien indicó que el Estado nicaragüense dará pleno apoyo a las demandas de los afectados.

En los litigios interpuestos en Nicaragua se establecieron tres categorías de reclamos: 100 mil dólares a cada hombre estéril, 50 mil dólares a quienes padecen problemas severos en sus espermatozoides y 25 mil dólares a víctimas de otras dolencias.

Los afectados que llegaron a acuerdos extrajudiciales recibieron compensaciones de apenas cien dólares.

Sin embargo, advirtió Fiallos, el Estado no puede embargar bienes de las compañías litigadas que se retiraron del país luego de 1979, cuando tomó el poder el Frente Sandinista de Liberación Nacional. La vía judicial podría tener más éxito en los tribunales estadounidenses.

El representante local de la compañía bananera Chiquita Brands declinó hacer declaraciones a Tierramérica, señalando que la cuestión es manejada por la sede central de la firma, en Estados Unidos.

* El autor es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Trabajador en una plantación bananera en Honduras. Crédito: Sergio Dorantes
 
Trabajador en una plantación bananera en Honduras. Crédito: Sergio Dorantes

Enlaces Externos

EPA: clasificación del DBCP como sustancia peligrosa

Centro de Control de Enfermedades de EE.UU.: pruebas al DBCP

Campaña en favor de los contaminados con nemagón (italiano)

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos