Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


470 millones de dólares para el Corredor Biológico Mesoamericano

Por Julio Godoy*

Donantes, gobiernos y agencias multilaterales aseguran la continuidad del plan destinado a restaurar la cadena de biodiversidad en Mesoamérica, un territorio con 768 mil kilómetros cuadrados y cerca de 8 por ciento de la biodiversidad mundial

PARIS.- El Corredor Biológico Mesoamericano (CBM), que procura integrar áreas naturales protegidas de América Central y el sur de México, se afirma como plataforma de lanzamiento de estrategias de desarrollo y conservación ambiental, con un presupuesto de 470 millones de dólares para el periodo 2003-2007.

Gobernantes de la región, organismos financieros internacionales y gobiernos donantes aprobaron en París ese presupuesto para el programa del CBM en el próximo quinquenio, en una reunión realizada el 12 y 13 de diciembre, convocada por el Banco Mundial.

El CBM, lanzado en 1997, comprende la región conocida como Mesoamérica: Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, y los cinco estados mexicanos de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

Se trata de un territorio de 768 mil kilómetros cuadrados, con 45 millones de personas y cerca de ocho por ciento de la biodiversidad mundial. En el CBM subsisten unas 24.000 especies de flora y 521 especies de mamíferos, la mayor cifra documentada en el mundo en una región de similar extensión.

La riqueza biológica contrasta con la pobreza humana del área. Unos 27 millones de habitantes de la región, 60 por ciento del total, son pobres, según datos del Banco Mundial.

El CBM "representa la visión compartida por todos los pueblos de la región, duramente golpeados por guerras civiles y desastres naturales, de que un futuro de paz y estabilidad basado en un desarrollo económico responsable y sostenible es posible", afirmó en París el ministro de Ambiente de Costa Rica, Carlos Manuel Rodríguez.

Rodríguez preside la intergubernamental Comisión Centroamericana para el Ambiente y el Desarrollo (CCAD), administradora del programa.

Esta iniciativa es una "vitrina de la idea de combinar crecimiento económico y protección de la naturaleza", y muestra que esa idea es viable al ponerla en práctica, dijo la directora del departamento de Medio Ambiente del Banco Mundial, Kristalina Georgieva.

Uno de los resultados logrados es que Mesoamérica ha comenzado a recuperar sus bosques, destacó el secretario ejecutivo de la CCAD, Mauricio Castro.

"Hemos podido comprobar que la reforestación de Mesoamérica ha comenzado, mediante la comparación de imágenes obtenidas recientemente por satélites con otras tomadas hace varios años", explicó Castro.

Esas imágenes muestran que "Costa Rica ha recuperado bosque, y que la deforestación en países como Guatemala se ha detenido", añadió.

En un futuro cercano, los "monos podrán deambular desde el sur de México hasta Panamá sin tocar el suelo", indicó Rodríguez para ilustrar el alcance de la reforestación.

La meta del CBM es lograr también desarrollo rural sostenido y compatible con la conservación de los recursos naturales, y si eso se logra los monos atravesarán "una región donde los campesinos trabajarán la tierra de manera orgánica, y gozarán de un mejor nivel de vida que el actual", apuntó Castro.

La agricultura orgánica busca gestionar los ecosistemas sin insumos como fertilizantes o plaguicidas sintéticos, para evitar problemas ambientales y sociales.

El CMB busca valorizar los recursos naturales y los proyectos concebidos por grupos sociales productivos de la región, destacó el secretario ejecutivo de la CCAD durante la presentación del plan de trabajo para los próximos cinco años.

"El CBM no debe ser un programa dominado por burócratas, sino por los productores rurales y por los grupos representativos de la sociedad civil," agregó.

Los donantes participantes en la conferencia de París autorizaron el uso de 70 millones de dólares para proyectos implementados por varios países mesoamericanos, y otros 400 millones para programas nacionales.

Guatemala "no disponía de una legislación de protección del medio ambiente", pero "gracias al CBM, hemos empezado a crear el aparato legal y las estructuras de trabajo para la conservación y la utilización responsable de nuestros recursos", comentó el ministro de Ambiente guatemalteco, Carlos Cáceres.

Agricultores independientes elogiaron el proyecto, pero también demandaron que su producción orgánica de café, cacao y frutos obtenga acceso al mercado internacional.

"No basta con donar unos millones para financiar un proyecto, mejor es que nos paguen el precio justo por nuestro trabajo", opinó Ovidio López, secretario general del Frente Solidario, federación latinoamericana de pequeños caficultores.

* El autor es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

Corredor Biológico Mesoamericano

Banco Mundial: runión en París

CCAD

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos