Reportajes
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportajes


Ambiente bajo fuego enemigo

Por Diego Cevallos*

Pozos incendiados, fuentes de agua contaminadas, temibles epidemias y devastación atómica, química o bacteriológica son algunos posibles efectos ambientales de una guerra en Iraq, según especialistas consultados por Tierramérica.

MEXICO.- Cuando el científico estadounidense Matthew Naud visitó Kuwait en 1998, le fue fácil descubrir pruebas del impacto ambiental de la guerra del Golfo, ocurrida siete años antes: introdujo su mano en la arena y a pocos centímetros encontró aún frescos los restos de derrames petroleros.

Hoy, Naud teme que aquellas evidencias empalidezcan ante el desastre ambiental que podría desatarse si Estados Unidos cumple su plan de guerra contra Iraq, un conflicto en el que ni siquiera podría descartarse el uso de armamento nuclear.

“No me preocupa tanto que se repita esta vez la catástrofe de los pozos en Kuwait, (algo que ya sabemos cómo enfrentar). Me inquietan los escenarios que no conocemos”, dijo a Tierramerica Naud, catedrático de la Universidad estadounidense de Michigan.

Naud se refería así al desastre provocado en 1991 cuando fuerzas iraquíes que habían invadido Kuwait en 1990, incendiaron instalaciones petroleras mientras eran expulsadas del territorio por una coalición militar de 34 países, encabezada por Estados Unidos.

Cientos de pozos de petróleo en llamas, aire contaminado con radioactividad, sustancias tóxicas químicas y biológicas, mantos acuíferos envenenados y miles de personas muertas, enfermas y desplazadas, son parte del escenario probable que dejará una nueva guerra en la región del Golfo.

El científico Zia Mian, de la Universidad de Princeton, Estados Unidos, cree que a Washington no le preocupa el daño ambiental de sus operaciones militares. Y que tampoco tendría reparos el presidente iraquí Saddam Hussein, quien podría incendiar pozos petroleros y lanzar armas químicas y biológicas.

“Si un ecosistema resulta afectado, dicen: es daño colateral. Nadie acepta que el medio ambiente es un blanco bélico”, comentó Mian a Tierramérica.

Para Naud, la guerra en Iraq tendría consecuencias mucho peores que las padecidas por Kuwait, pues es un país más poblado y depende de dos ríos, el Tigris y el Eufrates, cuya contaminación comprometería el suministro de agua dulce a toda la zona del Golfo.

El experto, que en 1991 investigó para Washington los efectos ambientales de la guerra en Kuwait y en 1998 efectuó un trabajo similar para la Cruz Verde Internacional, declaró que los daños deberían ser considerados en cualquier plan bélico.

Pero Estados Unidos no da señales de preocupación, mientras acumula armas y tropas cerca del Golfo.

Según los planes Washington, en las primeras 48 horas de ataque, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos arrojarán una lluvia de más de tres mil bombas sobre Iraq, entre ellas las electrónicas que paralizan los aparatos eléctricos, y las que contienen uranio empobrecido, un material cancerígeno, según especialistas.

En caso de que Saddam Hussein incendie los pozos de crudo, “habrá gran cantidad de petróleo que se quemará, será enviado a la atmósfera, se replegará luego sobre el suelo y se filtrará a los suministros subterráneos de agua dulce”, advirtió Mian, profesor de la Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Internacionales y Públicos, de la Universidad de Princeton.

“Toda el área será muy contaminada por mucho tiempo, pues este tipo de incendios de petróleo son muy peligrosos para las personas, que deben respirar el aire contaminado con partículas de crudo”, sostuvo Mian.

Sin embargo, el experto británico de origen paquistaní cree que esto no sería lo peor que podría pasar en Iraq.

“El secretario de Defensa de Estados Unidos Donald Rumsfeld dijo públicamente que su país no descarta el uso de armas nucleares contra Iraq. Debemos tomarlo seriamente. Estados Unidos está en condiciones de usar armamento atómico de nueva generación, lo que tendrá graves repercusiones ambientales”, expresó.

Se trata de bombas que explotarían en el subsuelo, arrojadas con el propósito de destruir los refugios secretos de Saddam Hussein.

Aunque los creadores de este nuevo armamento lo promocionan como “armas nucleares limpias”, eso no es verdad, pues su explosión propagará grandes cantidades de material radiactivo en la atmósfera, aseguró Mian.

En la guerra del Golfo de 1991, más de 500 pozos petroleros fueron quemados, lo que expulsó a la atmósfera tres millones de toneladas de humo, una espesa capa que cubrió 100 millones de kilómetros cuadrados, según expertos.

La nube de humo afectó a más de cuatro países del área, provocando a su paso enfermedades respiratorias, mientras los restos de uranio empobrecido expulsados por las bombas estadounidenses esparcieron la radiactividad por extensas zonas.

En cierto punto, se formaron 300 lagos de petróleo, que cubrieron 500 kilómetros cuadrados de desierto con 10 millones de metros cúbicos de crudo, varios de los cuales llegaron a las aguas del Golfo, afectando a ocho países.

Murieron unas 25 mil aves, y la pesca en el Golfo quedó en ruinas. Millones de personas fueron desplazadas de sus hogares por la contaminación del aire y del agua.

Los residuos tóxicos de la guerra del Golfo continuarán “afectando a la industria pesquera por más de 100 años”, indicó Jonathan Lash, director del World Resources Institute de Estados Unidos.

El Instituto de Investigación Científica de Kuwait indica que más de 900 kilómetros de desierto fueron dañados por el paso de vehículos militares y los movimientos de tierras, que hicieron más frecuentes las tormentas de arena y alteraron todo el ambiente del país.
Estos daños podrían multiplicarse en el caso de Iraq, sostienen activistas y científicos.

“Estados Unidos bombardeará intensamente las principales ciudades iraquíes, lo que destruirá infraestructura de agua y alcantarillado y provocará grandes incendios”, dijo a Tierramérica el activista Bill Hackwell, miembro del no gubernamental Act Now to Stop War & End Racism (Actuemos Ahora para Detener la Guerra y Terminar con el Racismo), de Estados Unidos.

Un estudio de la Organización de las Naciones Unidas, difundido a inicios de año, estima que la guerra haría huir a unas 500 mil personas a países vecinos en las primeras semanas, y provocaría entre nueve y 10 millones de refugiados.

“Será un genocidio, es por esto que nosotros decimos no a la guerra, pues será una catástrofe natural y social”, señaló Hackwell.

El grupo no gubernamental británico Medact calculó que entre 48 mil y 260 mil personas podrían morir durante la guerra, y que otros 200 mil decesos se registrarían a causa de los efectos en la salud de los iraquíes a largo plazo.

“Se avecina una crisis de salud pública en Iraq. Miles sufrirán infecciones, cáncer y desnutrición. Los niños nacerán con bajo peso, muchos estarán sujetos a continua tensión, enfermedades mentales y disturbios en el comportamiento”, dijo a Tierramérica Francesco Martone, diputado del Partido Verde italiano y presidente de la comisión de derechos humanos del parlamento.

“Las nuevas estrategias de guerra quieren desarticular el tejido social y productivo de Iraq”, sostuvo Martone, para quien hay un interés aún más perverso.

“La reconstrucción en Iraq se convertirá en un enorme negocio. Sólo las empresas italianas podrán ganar 14 mil millones de dólares por hacer este trabajo”, aseguró.

Para el estadounidense Matthew Naud, la guerra que se avecina debería ser siempre, por sus temibles efectos, la última opción.

* El autor es corresponsal de IPS. Con aportes de Haider Rizvi/Nueva York, Cristina Hernández/San Francisco y Carla Maldonado/Italia.

De nuestros archivos

 


Copyright © 2003 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 


Enlaces Externos

IPS: Objetivo Iraq

La guerra hará humo el ambiente

Cruz Verde Internacional

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos