Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


¿Hacia una cuarentena global?

Por Rahul Goswami*

Se registran más de dos mil casos de una nueva y letal forma de neumonía. Pero mientras más se expande el virus por el mundo, menos se sabe del Síndrome Respiratorio Agudo Severo o SRAS.

SINGAPUR.– Con dos niños pequeños recluidos en casa, a Lily Ang no le alcanzan las manos para mantenerlos ocupados e ir al trabajo medio tiempo. “Es duro, pero nada es peor que el riesgo de que ellos se contagien con el bicho”, dijo Ang a Tierramérica.

El “bicho” es el temible Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS), y los niños de Lily son parte de los 600 mil estudiantes que están por ahora alejados de las aulas en Singapur, tras el anuncio de las autoridades de cerrar las escuelas entre el 27 de marzo y el 6 de abril.

La última vez que esa isla asiática tomó una medida similar fue en 1958, cuando 250 mil estudiantes fueron obligados a permanecer en sus hogares durante una virulenta epidemia de poliomielitis.

Los padres apoyan la decisión oficial. Y no es para menos. Singapur, con 95 casos de SARS registrados según la Organización Mundial de la Salud, OMS, está entre el grupo de países con mayor riesgo de que se propale el misterioso mal: China, Taiwán, Vietnam y la región administrativa especial de Hong Kong, en Asia, y Canadá en el continente americano.

En el mundo, dos mil 223 personas resultaron infectadas y 78 murieron a causa del SRAS (hasta el dos de abril), que se caracteriza por fiebre de más de 38 grados, tos seca y dificultades respiratorias y dolores musculares.

“Este es el peor desastre médico que he visto” dijo a la prensa Sydney Chung Sheung-chee, decano de Medicina en la Universidad China de Hong Kong. La OMS reportó hasta el 2 de abril 708 casos de SARS en Hong Kong, y al menos once muertes.

Es “una guerra contra un enemigo desconocido”, dijo Chung.

La OMS recomendó no viajar a Hong Kong y a Guangdong, en China, para evitar la propagación de la neumonía atípica.

Tras vencer reticencias de Beijing, el organismo logró trasladar una misión de investigación a ciudades de Guangdong --la provincia del sur de China considerada presunto punto de origen del virus --, en busca de datos que puedan permitir hallar la cura a la mortífera enfermedad, para la que aún no hay tratamiento médico.

La comisión de la OMS busca corroborar la teoría de que el virus es transmitido a los humanos por animales.

En el gigante asiático la nueva forma de neumonía mató a 46 personas y contagió a mil 190 en todo el territorio, de acuerdo con la OMS.

Las primeras investigaciones señalan que el brote de SRAS surgió en Guangdong el pasado mes de noviembre, de donde pasó a Hong Kong antes de afectar a ciudadanos en Australia, Francia y Canadá.

Pese a todo, el ministro chino de Salud, Zhang Wenkang, intentó calmar las inquietudes asegurando que las autoridades de su país mantienen la epidemia bajo control.

Mientras, en Sudamérica, las autoridades de salud de Brasil reportaron el dos de abril un presunto caso de SRAS: una periodista británica que llegó a Sao Paulo desde Malasia. Muchos países han implementado medidas de emergencia.

El Ministro de Salud de Singapur, Lim Hng Kiang, ordenó el 24 de marzo un periodo de cuarentena en sus hogares a 740 personas afectadas. Una multa de dos mil 800 dólares será impuesta a quienes infrinjan la cuarentena.

Esas duras medidas fueron emuladas por Hong Kong, donde desde el 27 de marzo más de mil personas sospechosas de haber contraído la infección fueron recluidas, y se ordenó la suspensión de clases a un millón de estudiantes.

El escritor sobre salud mundial Robert Walgate dijo a Tierramérica desde Londres que la comunidad médica se encuentra confundida por el avance lento por parte de China en informar sobre el tamaño del problema a la OMS o con los Centros de Control de Enfermedades Transmisibles de los Estados Unidos.

En la última quincena de marzo se reportaron posibles transmisiones de neumonía atípica en barcos y aviones.

Con el tráfico congestionado de las aerolíneas que sobrevuelan Asia --sólo tres grupos de aviación de China tienen más de mil 350 rutas-- los directivos de salud en la región saben lo que están enfrentando.

* El autor es corresponsal de IPS.


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

OMS: página sobre SRAS

OMS: envío de misión a China

Ministerio de Salud de Singapur: preguntas frecuentes sobre SRAS

Comunicados del Ministerio de Salud de Singapur

China.org.cn: declaración del ministro de Salud sobre SRAS

Autoridad de salud de Hong Kong: neumonía atípica

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos