Acentos.
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos.


Basura se desborda a cielo abierto

Por Nohelia González*

Olores nauseabundos y nubes de humo negro y tóxicos como el gas metano emanan de cientos de vertederos en las capitales centroamericanas. Este problema ambiental se ve agravado por la falta de recursos y de planes oficiales.

MANAGUA.- Miles de toneladas de desperdicios se acumulan a diario en vertederos de basura al aire libre, formando gigantescos focos de contaminación en las capitales de países de América Central y representando uno de los mayores desafíos para los gobiernos.

Tan persistente como el problema de la basura es la falta de recursos económicos y de planes oficiales para un tratamiento adecuado de los residuos, coincidieron autoridades y ambientalistas consultados por Tierramérica.

Un gran barranco ubicado casi en el centro de ciudad de Guatemala --a sólo mil 500 pasos de la sede de gobierno-- recibe cada día unas dos mil 500 toneladas de desechos, sometidos luego a un reciclaje artesanal por miles de recolectores.

“Se trata de un botadero de basura a cielo abierto”, admitió el jefe del Departamento de Control Ambiental de la alcaldía, Nery Pazzetti, quien recordó el fracaso de varios proyectos para construir un relleno sanitario fuera de la capital.

La basura no es tratada, apenas cubierta con tierra, lo cual permite que muchos tóxicos se filtren a desagües naturales del barranco y de allí a un río cercano, reconoció Pazzetti.

En cambio, subrayó el gran avance de la aprobación el año pasado de una ley que obliga a incinerar desechos hospitalarios y peligrosos, tarea controlada por el Ministerio de Salud y ejecutada por una empresa privada.

Los habitantes de la capital guatemalteca soportan olores nauseabundos, nubes de humo negro y de contaminantes como el gas metano, además de plagas de ratas e insectos que pululan en barrios vecinos, admitió Pazzetti.

El departamento de limpieza de la alcaldía invierte 5,9 millones de dólares al año en la tarea.

En San José, la capital de Costa Rica, el vertedero de Río Azul, que según ambientalistas agotó su vida útil hace más de una década, recibe hasta mil 500 toneladas de basura al día, y apenas diez por ciento de ese total es reciclable.

Las autoridades costarricenses han reportado medidas para la recuperación de ese vertedero como el control de gases y fauna nociva.

Mil toneladas diarias de basura son depositadas a cielo abierto y sin ningún tratamiento en “La Chureca”, el basurero municipal de Managua, Nicaragua, desde hace 35 años.

Edgardo Cuarezma, director general de Ambiente de la alcaldía de Managua, explicó que dar tratamiento a una tonelada de basura cuesta unos 17 dólares, un monto “impagable” para la municipalidad.

Los desechos que llegan a “La Chureca” son triturados sin clasificar y, a veces, se les echa tierra encima para evitar las explosiones por el gas metano que emana de la basura.

La alcaldía desembolsa unos 5,8 millones de dólares anuales para la recolección y busca, junto con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Ministerio de Salud, una salida al problema.

En Managua existen 70 botaderos ilegales de basura, pese a que las autoridades erradicaron otros 120.

El jefe de la Unidad de Desechos Sólidos de la alcaldía de Tegucigalpa, Walter Maldonado, asegura que la capital de Honduras jamás había contado con un plan sostenido de tratamiento de basura.

Pero en enero de 2002 se inició un programa intenso de recolección en barrios marginales de Tegucigalpa.

Como resultado, de 420 toneladas recogidas en 2001 en esas áreas, se pasó a 650 toneladas en 2002.

Según el funcionario, el próximo año será instalado un relleno sanitario en Tegucigalpa, que dispone de un solo botadero de basura controlado desde hace 30 años, además de otros 25 en zonas marginales.

La alcaldía llama “botadero controlado” a aquel donde llega la basura, es clasificada de alguna forma y, tras ser triturada, se le echa tierra.

Pero los rellenos sanitarios de residuos domiciliarios requieren una infraestructura que asegure la impermeabilización del suelo, la circulación de líquidos del lixiviado (o descomposición de la basura orgánica) hasta estanques de tratamiento, y la recolección de gases como el metano, que puede incluso aprovecharse como fuente de energía.

Álvaro Cálix, del grupo ambientalista Aire Puro, calificó de “bomba de tiempo” el vertedero de Tegucigalpa, pues allí se queman residuos tóxicos.

* Con información de Thelma Mejía (Honduras) y Jorge Alberto Grochembake (Guatemala).


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 


 
Vertedero a cielo abierto, en Managua. Crédito: Mauricio Ramos

Enlaces Externos

Municipalidad de Guatemala

Municipalidad de Managua

Municipalidad de San José

Alcaldía de Tegucigalpa

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos