Diálogos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Diálogos


“Esperamos sensibilidad de los militares”

Por Carla Maldonado*

Una fuerza especial de la UNESCO evaluará los daños al patrimonio cultural de Iraq. La guerra implica múltiples amenazas para el legado histórico, advirtió en diálogo con Tierramérica Mounir Bouchenaki, vicedirector de esa organización.

ROMA.- En la movilización mundial de arqueólogos y expertos para preservar los vestigios de seis mil años de historia contenidos en Iraq, el vicedirector general de Cultura de la UNESCO, Mounir Bouchenaki, lleva la batuta.

Al iniciar la tercera semana del conflicto bélico en Iraq, el funcionario del Fondo de las Naciones Unidas para la educación la Ciencia y la Cultura analizó, en diálogo exclusivo con Tierramérica desde París, el tamaño de la amenaza que acecha a uno de los legados culturales de mayor importancia para Oriente y Occidente.

- ¿Podrán conservarse bienes de la llamada cuna de la civilización en medio de una guerra devastadora?

- Hasta ahora ha resultado muy difícil realizar cualquier trabajo concreto para proteger este patrimonio cultural de la humanidad. La UNESCO es sólo un testigo lejano de lo que sucede, aún cuando ha lanzado un llamado de atención para que todos los tesoros sean protegidos y respetados al igual que los seres humanos. Lo único que la institución puede hacer es informar a las partes involucradas, la opinión pública y la Organización de las Naciones Unidas acerca de las convenciones internacionales y las recomendaciones en casos de conflicto armado.

- ¿Qué medidas ha adoptado la UNESCO para proteger esta herencia cultural?

- El primer paso fue ordenar una fuerza especial de trabajo para Iraq que abarque todos los aspectos, en particular las áreas de educación y cultura. Ese grupo especial se apresta a elaborar la estrategia que será desarrollada tras el cese de las hostilidades. Además, fueron seleccionados expertos de diferentes países en arqueología, museología y restauración de monumentos destruidos para integrar una comisión que se trasladará a Iraq, cuando las condiciones de seguridad lo permitan, a realizar una evaluación de los daños.

- ¿Cuáles son los principales peligros que acechan la riqueza cultural iraquí?

- Una guerra acarrea múltiples amenazas. Una proviene de los bombardeos que puedan destruir edificios históricos y museos, aun cuando éstos no sean blanco de ataque. Incluso las ondas expansivas que crean los proyectiles pueden ser letales para monumentos antiguos con estructuras frágiles. La experiencia que dejó la primera guerra del Golfo es que durante los combates existe una tendencia a tirar los objetos y a acribillar los sitios arqueológicos.

- ¿Cuál sería el destino previsible de ciudades como la histórica Ur, cercana a una base militar, o del árbol de Adán, ubicado en una zona de instalaciones químicas, o de la torre de Babel?

- Eso es parte de la responsabilidad de las autoridades de Bagdad. El gobierno iraquí firmó la Convención sobre la Protección de los Bienes Culturales en Caso de Conflicto Armado (1954) que obliga a las partes en conflicto a respetar el patrimonio cultural. Los combatientes deben asegurarse que en el área en disputa no contenga sitios arqueológicos o culturales. En relación con las miles de ruinas en territorio de Iraq, la UNESCO entregó a Estados Unidos y a Gran Bretaña una lista de las más importantes, así como de los museos con la esperanza de que esa información evite la destrucción de esos sitios.

- ¿Considera que los instrumentos del derecho internacional en vigor son suficientes para proteger los lugares históricos iraquíes?

- Los textos normativos sólo pueden tener poder efectivo si se los respeta, pero en este caso la Convención de 1954 no fue firmada por todas las naciones del mundo. Por lo tanto, hay sólo un poder moral en las leyes que conciernen a la conservación y protección de la herencia cultural en caso de conflicto. Esperamos que haya sensibilidad de parte de los militares para respetar las reglas.

- Otro problema es el tráfico de piezas ¿La guerra alentará ese tipo de delitos?

- Ese es uno de los problemas más grandes que hemos enfrentado después de la primera guerra del Golfo. Arqueólogos de todo el mundo han denunciado el robo de miles de objetos para comercializarlos ilegalmente. La UNESCO lucha por encontrarlos y recuperarlos.

- ¿La UNESCO ha calculado a cuánto ascendería el costo de la reconstrucción de este patrimonio?

- Es realmente imposible evaluar los costos sin conocer la naturaleza de la destrucción. Sólo queda esperar y desear que este conflicto termine rápidamente para enviar ayuda humanitaria y cultural a Iraq.

- ¿A qué países corresponde pagar la reconstrucción?

-Usualmente, después de estos conflictos la UNESCO hace un llamado a la comunidad internacional. Pero es claro que hay países que hacen más donaciones y esperamos que los ricos contribuyan para restaurar esta herencia de la humanidad.

* La autora es colaboradora de Tierramérica




Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados