Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


Nace laboratorio de ciudadanía ambiental

Por Diego Cevallos*

Argentina, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, México y Perú serán desde ahora y hasta 2006 sede de un experimento que tiene como meta crear conciencia ambiental entre la ciudadanía.

MEXICO.- Crear conciencia pública sobre el ambiente es remar contra la corriente en América Latina, pues la realidad impone otras prioridades. Pero siete países y seis redes regionales de grupos no gubernamentales lo intentarán con un nuevo proyecto.
Argentina, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, México y Perú serán desde ahora y hasta 2006 el laboratorio del experimento, que cuenta con un presupuesto de seis millones de dólares.
En esas naciones trabajarán juntos gobiernos, iglesias evangélicas, radios comunitarias, parlamentarios y asociaciones de consumidores y de autoridades locales para transmitir a la ciudadanía mensajes sobre la importancia del ambiente. Si el plan da frutos, se extenderá a toda la región.
“Este proyecto no es la solución ni lo máximo, pero es una contribución que sienta bases para una ciudadanía ambiental”, dijo a Tierramérica Ricardo Sánchez, director del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en América Latina y el Caribe, agencia promotora del plan.
El objetivo es transmitir al público latinoamericano nuevos mensajes sobre lo que es el ambiente y profundizar la comprensión y fomentar la movilización social sobre asuntos como biodiversidad, cambio climático y destrucción de la capa de ozono, según explicaron los socios reunidos esta semana en México.
La tarea, sin embargo, es cuesta arriba, pues crear conciencia ambiental no parece prioritario cuando hay 220 millones de pobres en América Latina y el Caribe, recurrentes crisis económicas y políticas, baja calidad educativa y una explotación intensiva de los recursos naturales, reconoció Sánchez.
“Crear conciencia ambiental es una frase que ha perdido significado, diría que es casi un ‘cliché’, pero ahora queremos aterrizarla en los hechos”, señaló a Tierramérica Manuel Quintero, portavoz del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), que reúne a 150 iglesias evangélicas y unos cinco millones de fieles.
El CLAI transmitirá los nuevos mensajes a su público en los siete países, así como lo harán la Unión Internacional de Autoridades Locales en su capítulo latinoamericano, la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, el grupo Consumers International y la Unión Mundial para la Naturaleza.
Participarán también gobiernos y legisladores a través del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), que se comprometió a trabajar en una serie de documentos con recomendaciones.
“El tema ambiental y la necesidad de participación social traspasan fronteras por lo que deben atenderse con leyes y normas comunes”, expresó a Tierramérica Amadeu da Costa Ribeiro, director general del Parlatino.
Los frutos, sin embargo, tardarán en madurar, según Angela Zambrano, del grupo Consumers International. En América Latina “tomará varias generaciones generar conciencia ambiental y nuevos patrones de consumo amigables con el ambiente. Este proyecto es apenas una semilla”, advirtió la activista.

* El autor es corresponsal de IPS.


Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

Programa de Ciudadanía Ambiental del PNUMA

Consejo Latinoamericano de Iglesias

Parlatino

Asociación Mundial de Radios Comunitarias

Unión Mundial para la Naturaleza

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos